Contra los despidos persecutorios: carta abierta de Facundo Díaz a los obreros del neumático

Carta abierta a los compañeros del SUTNA. ¡Quiero mi reincorporación definitiva y la de todos los despedidos!

Facundo Díaz difundiendo su reclamo en la puerta de la fábrica Pirelli.

Compañeros soy Facundo Díaz trabajador de NA en la provincia de Córdoba, el 6 de octubre la patronal me echó con motivos claramente anti sindicales y persecutorios como parte de una ofensiva de todas las empresas contra las condiciones de trabajo.

Participé de varios eventos con el sindicato y me iba a presentar para delegado por la lista Negra. Me echan por esto y por tratar, junto a mis compañeros, de mejorar las condiciones de laburo.

Desde ese momento arranqué un camino de lucha, con una carpa en la puerta de la fábrica, con cortes de calle, de la ruta 9 donde se encuentra la misma, en el ministerio, etc. En ese recorrido me acompañaron diferentes organizaciones políticas, sociales y sindicales, como por ejemplo la 18 de Diciembre, la Lista Marrón, etc. Recibí el apoyo de Nora Cortiñas y de decenas de organizaciones de derechos humanos, sindicales, políticas, estudiantiles y de compañeros solidarios como los compañeros Martín Rigaudi y Néstor Castelli de la directiva nacional.

Lamentablemente la delegación Córdoba y el enviado de Buenos Aires, que es el que realmente “corta el Bacalao” y responde directamente a Crespo, el Vocal “Mukeño”, no estuvieron a la altura, no hicieron hasta el momento ninguna acción, ni un corte, como hicieron ustedes acá por los compañeros de Bridgestone.

Me acompañaron a las audiencias, pero no hicieron ninguna medida de fuerza… y no solo adentro de la planta, ni siquiera llamando a un mínimo de compañeros del gremio para concentrar en las puertas del ministerio, o para ayudarme a sostener la carpa. A pesar de esto, por toda la lucha que se dió y por bancar el desgaste que me quisieron hacer tanto la patronal como el Ministerio, se logró una conciliación obligatoria, que significó un paso adelante.

Campaña por Facundo Díaz en Pirelli.

El 5 de diciembre volví a entrar a la planta y mis compañeros estaban muy contentos, diciéndome que ahora no podíamos dejar que me vuelvan a sacar. La patronal siguió intentando desgastarme, aislándome en un galpón del fondo para que no me cruce con mis compañeros, cambiándome las tareas, demorándome los pagos, todavía me debe plata de los salarios caídos. La prórroga de la conciliación termina el 10 de enero, con la planta cerrada por vacaciones.

Compañeros, sé que están viviendo una situación similar. Sé que en los últimos meses las grandes patronales están intentando cambiarles las condiciones de trabajo, suspendiéndolos y en las últimas semanas echaron a laburantes de Bridgestone.

Las patronales del neumático están intentando avanzar en todo el gremio, en todos lados. En Córdoba, en Buenos Aires. No se pueden tomar las cosas por separado, la lucha debería ser una sola, una pelea de todo el gremio! En Buenos Aires se llamó a un paro de las tres grandes fábricas y al otro día salió la conciliación… la delegación de Córdoba no puede garantizar un paro, ni un corte adelante del Ministerio!

Por eso es que vengo hasta acá, para hacer conocer mi situación, para solidarizarme con los compañeros despedidos de Bridgestone y para pedir que en la próxima audiencia nuestro secretario general Alejandro Crespo se conecte a la audiencia que seguramente sea de manera virtual y que puede ser la última. Estoy seguro que tanto la patronal como el Ministerio van a tomar nota de eso.

Por último compañeros quiero decirles que durante este tiempo la patronal al mismo tiempo que me demoraba los pagos por lo bajo venía a ofrecerme guita. Los encargados, el abogado que los representa, incluso el mismo gerente vino a decirme que no había problema de números que agarre la guita y me vaya. Me quisieron comprar para que deje de pelear por mi puesto de trabajo. Pero no quisieron comprarme solamente a mí, me querían comprar para después pasar puesto por puesto y decirles a mis compañeros: vieron que este que se hacía el luchador terminó agarrando guita?. Pero no, no todo se puede comprar y vender. Los derechos de los trabajadores y tus compañeros no se pueden vender, ni nuestra dignidad. Por eso es que voy a pelear hasta el final, hasta volver a mi puesto de trabajo. Por mí, por mis compañeros y por todos los laburantes que estamos en la misma situación.

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí