CINE DEBATE EN ZONA OESTE



    El lunes 20, nos sumamos a las actividades con motivo de los cien años de la Revolución Rusa proyectando en nuestro local de Ramos Mejía la película «El cuarenta y uno», una producción soviética de 1956 dirigida por Grigori Chujrai.
    Esta película trata de la lucha por la supervivencia en las arenas del desierto de un grupo de soldados rojos en retirada, en los primeros e inciertos momentos de la guerra civil, donde tiene lugar una historia de amor imposible, entre la única mujer del grupo y un oficial blanco prisionero.
    «Ese tiempo se fue para siempre, y se quedó para siempre entre nosotros». Con estas palabras se inicia la película, y las interpretamos como un llamado a no tomar esta fecha como una excusa para la mera conmemoración, sino como un recordatorio de la gran tarea que tenemos todavía por delante.
    El director de la película, un ex combatiente de la Gran Guerra Patria*, consigue transmitir su propia experiencia en esta nueva versión**. Los pueblos no quieren la guerra sino la paz. Pero es preciso combatir al enemigo de clase, como al enemigo invasor, para ganar la paz, que no puede significar otra cosa más que el pleno acceso al bienestar y la cultura para todos y no para unos pocos.

    Corresponsal

    *Nombre que recibió en la Unión Soviética la guerra de 1941-1945 contra la Alemania nazi y sus aliados.
    **La novela El cuarenta y uno, de Boris Lavrenev, fue publicada en 1924 y llevada al cine por primera vez en 1927.

    Print Friendly, PDF & Email

    Colaborá con la izquierda


    Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

    Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

    Me quiero suscribir




    Recomendadas

    Internacional

    Lectura recomendada

    La abnegación no es una palabra menor en la vida de los revolucionarios, y en esto el Che Guevara fue un ejemplo. Su impulso revolucionario lo llevó a dejar la comodidad de las oficinas del Banco Central de Cuba, del cual era presidente, para internarse en el monte nuevamente y luchar hasta su muerte. El imperialismo y la burguesía, después de matarlo, han buscado mercantilizarlo y ubicarlo como fetiche de vidriera. Por nuestra parte, creemos que debemos partir de su reivindicación como revolucionario y de una evaluación objetiva pero tambié...

    Trabajadores

    Las Rojas

    Últimas noticias