China: rebelión obrera en Foxconn, la fábrica de IPhone más grande del mundo

Las protestas estallaron en la planta de la taiwanesa Foxconn, donde se ensamblan la mayor parte de los iPhone que se producen a nivel mundial. El gobierno chino respondió con una feroz represión.

0
273

Trabajadores de Foxconn, la empresa taiwanesa radicada en China que fabrica la mayor parte de los iPhone que se producen a nivel mundial, realizaron este miércoles una serie de protestas por demandas laborales relacionadas con salarios, condiciones de trabajo y el confinamiento estricto que implica la política de ‘covid cero’.

Las plantas que Foxconn tiene en la región de Zhengzhou reúnen a más de 200.000 trabajadores. Se trata del principal subcontratista de la empresa estadounidense Apple y el lugar donde se ensamblan el 80% de los teléfonos iPhone que salen al mercado en todo el mundo.

En videos que se conocieron a través de las redes sociales pueden verse cómo cientos de trabajadores chocan con la policía antidisturbios y con personal de seguridad vestidos con trajes de protección contra el coronavirus. Los agentes estatales golpearon ferozmente a los trabajadores que se manifestaban.

Las protestas estallaron por las terribles condiciones en las que los empleados son obligados a trabajar mientras el gobierno y la empresa imponen las duras restricciones del ‘covid cero’.

El mes pasado, miles de trabajadores escaparon de la fábrica como si se tratara de una cárcel, debido a las restricciones por las políticas de confinamiento. Se conocieron videos donde cientos de obreros huyen caminando por las carreteras, debido a la suspensión del transporte público durante el confinamiento. Los trabajadores denunciaron que adentro de la fábrica había unas 20.000 personas covid positivo, las cuales se las obligaba a mantener sus puestos de trabajo en contacto con el resto del personal no contagiado.

Foxconn desmintió las cifras, aunque tras el incidente admitió que necesita de unos 10.000 trabajadores para normalizar la cadena de producción.

Este miércoles, al grito de «defendamos nuestros derechos» cientos de trabajadores organizaron protestas que reclamaban por los bajos salarios, las jornadas laborales extenuantes y las condiciones sanitarias, en donde se obliga al personal a estar en contacto con personas covid positivo, mientras la empresa mantiene un estricto régimen de «circuito cerrado» donde los trabajadores no pueden entrar en contacto con el exterior.

Desde que estalló la pandemia, la empresa prefirió la mayoría de las veces mantener a sus trabajadores en aislamiento a cambio de no interrumpir la producción. Cabe recordar que se trata de una «fábrica-ciudad» donde la mayoría de los trabajadores duermen en dormitorios adentro de la planta o en vecindarios aledaños. A principios de este mes, el gobierno confinó a 600.000 personas de toda la Zona Económica del Aeropuerto de Zhengzhou, que incluye la fábrica de Foxconn.

Antes de la pandemia Foxconn ya había adquirido notoriedad por las jornadas laborales extensísimas y los ritmos de trabajo frenéticos y extenuantes. En semejantes condiciones, se volvieron moneda corriente los suicidios de trabajadores, incluso en sus puestos de trabajo. La «solución» que encontró la empresa en aquel entonces fue incluir una «cláusula anti-suicidios» en los contratos de los nuevos trabajadores, que desliga a la empresa de su responsabilidad civil en el caso de que un trabajador se quite la vida en la fábrica.

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí