Golpe de estado del 2019

Bolivia: Fiscalía pidió diez años de prisión para la golpista Jeanine Añez

En marzo de este año fue detenida por sus responsabilidades en el golpe de estado contra Evo Morales en octubre de 2019.

Redacción de IzquierdaWeb.


En Octubre de 2019, un movimiento callejero fascistoide comenzó a exigir la renuncia de Evo Morales acusándolo de fraude electoral. La vieja derecha aprovechó la situación para mover su poder institucional y tratar de arrasar con el poder del MAS. El resultado fue el gobierno de Añez, barnizado con institucionalidad, traído al mundo por las movilizaciones fascistoides de Santa Cruz, con el apoyo militar y policial como partero.

La movilización de masas intentó derribar al nuevo régimen golpista, pero las masacres de Senkata y Sacaba pusieron un freno a la manifestación de la ira popular. Sin embargo, el gobierno nació ya profundamente odiado, deslegitimado y relativamente débil. Si ese gobierno se sostuvo durante casi todo 2020 fue porque derramó sangre popular y originaria desde el primer día.

Luego de no lograr estabilizarse durante un largo año e intentar arrasar con la influencia electoral del MAS por la vía de la fuerza, perdieron las elecciones del año pasado de manera arrasadora.

“Les digo a todos aquellos que están en sedición que van a ir a la cárcel (…) Empiecen a correr” dijo el ministro Murillo, en referencia al MAS. “Vamos a ir a la cacería”. Hoy tiene orden de detención junto a Añez y los ex ministros Negrette, Coimbra y Guzmán. Los dos últimos ya se encuentran detenidos. Murillo está refugiado en Estados Unidos.

La persecución política ha comenzado. El Movimiento al Socialismo (MAS) ha decidido volver a los estilos de la dictadura. Una pena porque Bolivia no necesita dictadores, necesita libertad y soluciones” dijo cuando supo de su detención en una extraña mezcla de conceptos. Pues, el gobierno con la mayoría de los votos sería dictadura, el suyo que no fue votado por nadie fue democracia y república, la persecución sistemática del MAS fue democrática, encerrar a los golpistas que perpetraron las masacres de Senkata y Sacaba es dictadura. Libertad es el de un mundo sin fascistas, soluciones es que haya golpistas presos.

Acerca del golpe de Estado, dijimos en su momento en Bolivia: Las masas de El Alto se insurreccionan contra el golpe: El gobierno de Evo Morales fue en muchos sentidos una “transacción” entre las organizaciones de masas surgidas de la lucha y el estado boliviano. Sin tocar las bases sociales del capitalismo boliviano, Evo trató de institucionalizar y domesticar esos organismos de lucha. Se trató para la clase capitalista de una concesión necesaria frente a los peligros que implicaban las movilizaciones radicalizadas que echaron a los gobiernos anteriores. El golpe de estado ahora implica la voluntad de la burguesía de acabar con esa “transacción” y volver a gobernar sin ningún condicionamiento obrero, indígena y popular.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Este artículo se escribe estimulado luego de la lectura de la novela-ensayo “La sombra de Heidegger”, del recientemente fallecido pensador argentino José Pablo Feinmann. En ella, fundamentalmente en la primera parte (carta del padre), se aborda la relación entre la filosofía de Heidegger y el nazismo a la manera de una relación de causa-consecuencia. Este enfoque, que también sostienen otros autores como Rockmore, Nicolás González Varela, y Emanuel Faye, permite una comprensión más cabal de su filosofía y posibilita, según creo, una crítica mej...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre