Avanza el ajuste en el comedor universitario UNC

Luego del triunfo de Boretto como rector, comenzaron nuevas restricciones para el acceso al comedor universitario.

0
369

Vuelven a exigir un certificado de pobreza para acceder a las becas, solo se reparten 2100 raciones diarias para más de 8 mil inscriptos, y los módulos de alimento mensuales se están entregando con irregularidad.

Durante el inicio del ciclo lectivo 2022 en la UNC, el Rectorado (en ese entonces con Juri y Yanzi Ferreira) avanzó en un intento de cierre del Comedor Universitario, otra medida de recorte al presupuesto para la educación pública. El acceso al comedor dejaría de ser libre, para el conjunto de la comunidad universitaria, para restringirse únicamente a estudiantes que pudiesen acceder a las Becas Nutrirse- becas totalmente restrictivas que piden casi un certificado de pobreza.

Frente a esta situación desde el ¡Ya Basta! impulsamos una gran campaña de difusión, junta de firmas, asambleas y concentraciones, exigiendo la apertura y el acceso libre al comedor para toda la comunidad universitaria. Luego de la enorme campaña, se evidenció la indignación en el estudiantado que permitió presionar a las autoridades y combinado a la proximidad de las elecciones rectorales, se logró que quiten la mayoría de los requisitos para el acceso a las becas y la extensión del plazo de inscripción.

La gestión tuvo que dar marcha atrás, pero no en todo. No se abrió al conjunto de la UNC (docentes, no docentes) ni se aumentaron la cantidad de raciones. Por eso, llamamos a toda la comunidad universitaria a poner atención frente a cualquier restricción.

En las elecciones a rector, como es sabido ganó la fórmula que es continuación de Juri y Yanzi, ahora con Boretto a la cabeza. Y desde entonces, comenzaron las restricciones. Para empezar, los módulos de alimentos se repartieron con mucha irregularidad, incluso hubo meses donde no se entregaron. Estos consisten en la entrega mensual de una canasta de productos alimenticios básicos que a duras penas llega para una quincena y está destinada para aquelles estudiantes que no puedan dirigirse al comedor, estudiantes trabajadores en su inmensa mayoría.

Otro ataque, es que para poder acceder a la ración diaria, además de ser becarie, tenés que realizar una reserva entre las 8 y las 11 de la mañana. En el último mes, a partir de las 9am ya no quedan más raciones disponibles para reservar. Esto sucede porque se extendieron las inscripciones, pero no las raciones diarias, teniendo más de 8 mil becaries pero sólo 2100 raciones diarias, ¡para un total de 300 mil personas en la UNC!

Para colmo, en la última convocatoria para acceder a las becas imponen los requisitos que quisieron instalar a principio de año.

En un panorama de profundización de la crisis económica, donde la inflación prevista por el banco nacional estima un piso del 90%, el rectorado profundiza el ajuste al comedor universitario, un ataque a una conquista histórica del movimiento estudiantil, no solo por el acceso a un menú saludable y barato, sino además por significar un lugar de encuentro, debate, discusión y organización de les estudiantes. Esto se enmarca en un ajuste generalizado del presupuesto educativo que impacta en el conjunto de las becas que otorga la universidad y al mismo tiempo en el presupuesto hacia facultades que no poseen ningún interés para las políticas mercantiles del rectorado. 

Desde el Ya Basta exigimos a las autoridades de la UNC acceso irrestricto a menús saludables y de calidad para el conjunto de la comunidad universitaria e inmediata regularización en la entrega de los módulos alimenticios.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí