Deuda, expectativas, ajuste

Arranca la primera misión (informal) del FMI en la Argentina

Llega una nueva visita de los viejos nuevos amigos del gobierno nacional, el FMI. Hay una memoria social que enciende las alarmas cuando se siente que el fondo anda cerca, cinematográfica: flash, hambre, flash, desocupación, flash, pobreza, flash, 2001. Tranqui, por ahora vienen nada más a "ver qué onda".



Y es que las autoridades del Fondo enseguida intentaron poner paños fríos a esta manifestación de autodefensa de la memoria colectiva. Anunciaron públicamente que de ninguna manera esta visita implicaría un eventual pedido de mayor ajuste, en el actual contexto marcado por la crisis pandémica que azota a nuestro país y el mundo.

¿Para qué van a adelantar planes, cuando el acuerdo se estima que será de largo plazo? más que un «romance de verano», esta parece ser la previa de un enlace nupcial con perspectivas de por vida, y si alguien se opone que hable ahora o que calle para siempre, los aguafiestas no serán escuchados.

Los padrinos de la boda no podrían ser otros que la estructura pejotista que es sostén del gobierno de Fernández. Entidades empresarias de distintos rubros, la dirección peronista de la burocracia sindical de la CGT y los infaltables movimientos sociales oficialistas, siempre prestos a la contención de un eventual desborde social, quienes se reunieron ayer en la Casa Rosada, en un gesto que el gobierno busca mostrar como «de apoyo a las negociaciones».

Esta unidad policlasista, lejos de venir a «poner los puntos» a los futuros ajustes exigidos por el FMI, son una muestra de gobernabilidad. Un tributo que exhibe Alberto ante la gente importante de Washington. «Acá, lo que hagamos, lo vamos a hacer bien».

Desde el FMI aclaran que: «La misión que llega no es parte de un programa nuevo. Es informal, en modo escucha», guardan las cartas y no tiran ni señas, que «cante» Alberto que es mano.

Citamos entrevista para la CNN: «Venimos a la Argentina ante todo para escuchar a las autoridades, para escuchar al pueblo argentino. Hemos tenido muy claro en esta crisis que es importante brindar apoyo a las empresas y, lo que es más importante, a los trabajadores». Lágrimas de cocodrilo. Hasta acá, todo muy lindo, nada de data.

Mirá también:  Aborto libre, legal, seguro y gratuito: el único consenso aceptable para la marea verde

«Esperamos ayudar a la Argentina a definir objetivos de crecimiento a mediano plazo. Ver cuáles son los obstáculos al crecimiento. Y también para que la economía salga más fuerte para que pueda cumplir con las expectativas del pueblo argentino». En esta última declaración se empieza a ver el hilo del obillo. Esos «obstáculos para el crecimiento» para el fondo, por lo general son los que producen el déficit fiscal (planes sociales, subsidio a las tarifas, salarios estatales, gastos en salud y educación etc…), gastos «superfluos» para los capitalistas, que no tienen prioridad en que la gente coma y viva dignamente.

Rápidamente el ministro de economía, Guzmán, salió a atajarse: «¿Por qué tiene que bajar el gasto público? No es a lo que apuntamos».

Según se estima desde su ministerio, 2021 tendrá casi la mitad del rojo primario que este año (de 8 puntos del PBI pasará a 4,5). Pero el dato que enciende las alarmas es que se dice oficialmente que aumentarán tarifas de servicios en base a la inflación (para no sumar subsidios) y no avalará más los programas de asistencia en la pandemia (IFE y ATP), que generaban gasto por $75.000 millones anuales. Es decir, un nuevo tarifazo y recorte en planes y ayudas sociales… y ahí ya empezamos a ver para donde va la mano, huele al viejo ajuste imperialista de siempre pero con caras nuevas ¿no?.

Aunque todavía no se haya anunciado claramente el plan, la visita del FMI no augura nada bueno para la economía Argentina. Si por ahora se callan, es para no adelantar malas noticias. Seguramente el gobierno anunciará el avance con bombos y platillos, como una muestra de que tenemos la confianza del fondo para salir de la crisis. Sin embargo, la única garantía de que los platos rotos no los paguemos siempre los de abajo será nuestra férrea oposición a sus planes de ajuste. No queremos ser el «pato» de la boda. Como un recuerdo de futuro que viene del 2001, cuando sin que nos preguntaran, elegimos la calle para siempre. FMI: no, gracias.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre