Entrega de los archivos de la dictadura

Archivos de la dictadura: Una deuda pendiente que podría “destapar muchas ollas”

El pedido fue entregado al gobierno en diciembre del año pasado, en ocasión de la realización de la 40° Marcha de la Resistencia en Plaza de Mayo, por organismos de derechos humanos, personalidades, luchadores y partidos de izquierda. Fue acompañado por miles de firmas que avalaban el reclamo de entrega total de los archivos desde 1974 a 1983, en los cuales están registradas las acciones criminales de las bandas fascistas que operaron en esos años y de la dictadura militar.

Ana Vázquez
Redacción Semanario Socialismo o Barbarie.


Carlos Loza y Carlos Lordkipanidse, integrantes del Encuentro Militante Cachito Fukman.

Archivos de los aparecieron algunos rastros de ellos en forma casual o por búsquedas de familiares y sobrevivientes, lo cual reafirma su existencia y las posibilidades de encontrar los que aún faltan si hay voluntad política de parte del Estado.

Hubo una respuesta que los peticionantes consideraron totalmente insuficiente. “La respuesta llegó ese mismo mes desde la Secretaría de DDHH de la Nación. ‘Los archivos de la CONADEP están a disposición, contestaron entre otras vaguedades’, aseveran desde el organismo.” (ANRed, 13/2/21, negritas en el original)

Una nueva reunión con la AFI

En esta nueva oportunidad, a pedido de una entrevista por parte del espacio de derechos humanos Encuentro Militante Cachito Fukman, la titular de la AFI (Agencia Federal de Inteligencia), Cristina Caamaño, los recibió el 6 de mayo pasado.

Posteriormente, brindaron una conferencia de prensa informando de la reunión. De la misma transcribimos los párrafos del Comunicado que nos parecen fundamentales:

“(…) Si bien la respuesta dada por la interventora, no responde a lo solicitado oportunamente, queda definitivamente demostrado  que los archivos existen y  que a pesar del los 37 años  transcurridos,  en ningún momento fueron quemados como los gobiernos post-dictatoriales se empeñan en decir.

Prueba de ello es La ficha de nuestro compañero Cachito Fukman, que demuestra que la persecución continuó luego de 1983.

Las administraciones de la SIDE y luego AFI, no buscaron nada hasta el año pasado.

Los documentos hallados son:

  1. a) Álbum con fotos e identificación de Aproximadamente 500 compañeras y compañeros.
  2. b) Las 250.000 fichas microfilmadas en tres archivos metálicos de un total de 13. De 10 de ellos se desconoce su ubicación. Dichas fichas corresponden al año 1986.
  3. c) En el altillo se encontró material deteriorado por el paso del tiempo, sucio y comido por ratas.

Según los dichos de la Interventora esa documentación no sería pública y el acceso a la información se encuentra restringida a familiares directos, víctimas y jueces que lo soliciten. mediante correo electrónico a la AFI.

La búsqueda permanece restringida a las delegaciones de la AFI en todo el país.

Queda claro que tanto la Secretaría de DDHH, como la Interventora de la AFI y en definitiva el Presidente de la República no están dando respuesta a nuestro requerimiento. (…)”. (La Retaguardia, 5/5/21)

Con estas respuestas de parte del Estado y sus organismos de Inteligencia, además del dolor y la bronca que nos generan, también queremos sacar algunas conclusiones.

Mirá también:  No perdonamos, no nos reconciliamos: Documento del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia

Como queda corroborado con documentación encontrada que data de 1986, los servicios de Inteligencia del Estado siguieron espiando a los/as luchadores/as. Siempre al servicio de la supervivencia del capitalismo y sus intereses, aunque la movilización en las calles les hizo cambiar abruptamente el tono de su furor represivo. Los decibeles bajaron en picada, pero su función al servicio del Estado y su aparato represivo no se modificó.

Las respuestas del gobierno actual al pedido de los organismos y personalidades de los derechos humanos fueron, esquivas en algunas oportunidades, o una pantalla para mostrar algo en otras, sin poner en serio a disposición de sus legítimos dueños la documentación que ya fue encontrada “casualmente” e iniciar la búsqueda de la que aún está en la oscuridad.

No es un capricho ni un pedido imposible. Es una necesidad para poder avanzar en el castigo de muchos genocidas y sus cómplices civiles y eclesiásticos, así como la recuperación de centenares de nietos/as a sus abuelas o de hijos/as a sus padres o madres, así como identificación de cuerpos.

Son una caja de Pandora que el Estado se niega a entregar porque, justamente, se conocerían seguramente nuevos implicados en los juicios de lesa humanidad y se conocerían muchos nombres y mujeres de nombres “respetables” que pasarían a engrosar la lista de cómplices del genocidio. Porque, detrás de los ataques a los derechos humanos, también hubo pingües negocios, también escondidos bajo siete llaves. Rodolfo Walsh lo explicó de esta manera: “Se empieza reprimiendo por supuestos ideales y se termina asesinando por dinero. La represión y la corrupción pueden andar separadas unos meses, pero siempre acaban por juntarse”. (Cit en Diario Registrado, 17/11/14)

Además de la insistencia en el reclamo justo y legítimo, también confiamos en que la consecuencia en esta pelea titánica seguirá dando sus frutos. Los dio aun en los momentos más difíciles, cuando detenidos/as-desaparecidos/as, arriesgando su pellejo, escondieron información que luego pudieron hacer pública, a veces a través de otros/as, y muchos genocidas están en la cárcel por la documentación por ellos transmitida.

Ahora y siempre: Memoria, Verdad y Justicia

El genocidio perpetrado en nuestro país no sólo ha trascendido las generaciones, sino también ha traspasado los poros de la sociedad de tal forma, que así es como aparecen evidencias aun cuando se está intentando ocultarlas.

Mirá también:  27 de abril de 1979: Una huelga que empezó a dar vuelta la historia

Mostramos a modo de ejemplo, pequeño en magnitud pero “grandioso” en significado, lo ocurrido el 10 de mayo pasado en la audiencia del juicio del circuito de Campo de Mayo, lugar desde donde se llevaron adelante la mayoría de los Vuelos de la Muerte, en los cuales arrojaban al Río de la Plata, el Paraná o el Océano Atlántico a secuestrados/as.

Un testigo presentado en la causa, que era soldado conscripto en ese centro militar, Alejandro Héctor Astudiano, aportó información de que había visto cómo subían a una persona agarrada de los brazos a uno de los aviones del Batallón de Aviación 601 del Ejército, así como testificó que otro soldado lo llamó una noche porque escuchaba gritos en el campo. Esto, junto con datos de que los soldados debían guardarse en sus dormitorios a determinado horario y tenían prohibido salir al predio del campo, fueron parte de testimonios de un gran valor.

Y continuó su testimonio brindando datos sustanciales, como que los amedrentaban diciendo que podían atacarlos “terroristas”, que en varias oportunidades les decían que no salieran y hasta fueron encerrados, que siempre había un avión listo y limpio en la pista de aterrizaje.

¿A título de qué participó del juicio este señor Astudiano? Como testigo de la defensa del acusado Horacio Alberto Conditi, que era oficial de personal en Campo de Mayo en ese momento, quien es juzgado en este juicio por el Tribunal Oral Federal 2 de San Martín junto a Santiago Omar Riveros, ex comandante del Batallón de Aviación 601 y tres más de sus subordinados.

Es una Memoria y una Verdad tan cristalinas que se filtran hasta en los testimonios de los que son citados para atacarlas quienes, al contar lo que vieron y escucharon fielmente, las defienden.

Con la misma firmeza y convicción con la que emprendimos esta pelea histórica, la siguieron las nuevas generaciones y la continuamos reclamando:

-Entrega de parte del Estado de todos los archivos de la represión desde 1974 hasta 1983

-Juicio y castigo a todos los genocidas, sus cómplices y encubridores civiles y eclesiásticos

-Justicia por Sergio Maldonado, Rafael Nahuel y Facundo Astudillo Castro

-¡Nunca Más!

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

1 COMENTARIO

  1. Buenos días. A propósito de los archivos realizados durante los años 1.974 al `83, 3n Mendoza se encontraron cientos de carpetas elaboradas por los servicios de inteligencia y policiales. Aparentemente, el hallazgo, fue «casual.»

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre