Aprobaron por decreto el inicio de la actividad petrolera en costas bonaerenses

La realización de la exploración sísmica para encontrar los puntos de perforación había estado en suspenso desde fines de septiembre de 2021, producto del rechazo ciudadano expresado en múltiples manifestaciones y en la participación masiva en la Audiencia Pública convocada por el Ministerio de Ambiente.

0
16

Siendo 30 de diciembre, el gobierno decidió cerrar el año cumpliendo con los objetivos que se había planteado desde su asunción. ¿La recuperación económica de los de abajo? No, por supuesto que no. Nos referimos a la entrega sistemática de recursos naturales para que sean explotadas por multinacionales que dejan centavos de dolar en el país mientras destruyen nuestro ecosistema de forma irreversible. El gobierno tuvo como objetivo aprobar la ley de la megaminería en Chubut y creyó que lo lograba, pero la movilización popular le hizo dar vuelta atrás. Ahora volvieron a la ofensiva con el proyecto de extracción petrolifera offshore en las costas de la provincia de Buenos Aires, particularmente frente a las ciudades de Mar del Plata y Necochea.

La concesión de los bloques de la plataforma marítima había sido hecha por el gobierno macrista, quien los puso en manos de la empresa noruega Equinor. Esta se asoción con Shell e YPF para el desarrollo del proyecto de estrcción, que comenzaría con actividades de exploración sísmica.

La exploración sísmica consiste en la generación de explosiones submarinas cuyo eco se utiliza para rastrear los lugares perforables. Las consecuencias inmediatas de esta exploración (que es solo un paso previo de la actividad petrolera) son el éxodo de la fauna marítima, que no soporta el ruido ensordecedor. Esto implica un fuerte desequilibrio del medio ambiente, pero también una catástrofe para la actividad pesquera y la perdida de miles de puestos de trabajo en el sector.

Más tarde se realizaría la perforación y extracción misma de petroleo. Esta actividad realizada en alta mar es altamente riesgosa, ya que cualquier pérdida irá a parar directamente al mar. Un estudio de la UNICEN indica que existe 100% de posibilidad de derrame en las perforaciones de los bloques señalados. A las perdidas laborales en el sector pesquero se suman las que ocurrirían en el sector turístico con semejante contaminación de las aguas marítimas.

Hoy, en una resolución firmada por el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandie, el gobierno levantó la suspensión de plazos en que el proyecto había entrado a fines de septiembre, dando vía libre a que comience la actividad. Esto lo hizo el día anterior al año nuevo, apostando a encontrar con la guardia baja al activismo que repetidas veces demostró en las calles que no está dispuesto a tolerar este ataque a nuestro medio vital.

Sin embargo, aun hay un camino abierto. Es el camino de Chubut, donde la masiva movilización popular hizo recular al gobernador Arcioni y derogó la ley de la megaminería. El camino de Mendoza un año antes, cuando lograron recuperar la ley que protege su agua. El gobierno de Fernandez es una maquina de dar via libre al extractivismo, pero sabe que se viene encontrando resistencias muy duras. Aun no está dicha la última palabra en el Mar Argentino. La movilización y el repudio masivo pueden frenar esta ofensiva reaccionaria y ecocida.

Si llegaste hasta acá es porque valorás que, entre tantos medios que defienden intereses capitalistas, exista un portal de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Izquierda Web se sustenta con el aporte solidario de nuestros lectores. Sumate a nuestra comunidad para que crezca la voz de los de abajo.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí