Presupuesto 2022

Alberto Fernández consolida un ajuste brutal en la UBA

Alberto profundiza un ajuste brutal para pagarle al Fondo Monetario Internacional. La situación de la educación superior es de un tremendo ajuste, reflejado en el presupuesto 2022.

Ramiro Manini

El Poder Ejecutivo Nacional, presidido por Alberto Fernández, envió recientemente al Congreso el proyecto de ley del presupuesto del Estado Nacional para el año 2022. En el mismo se desnuda la verdadera política económica del gobierno: en lugar de defender a los más débiles “contra los vivos”, Alberto profundiza un ajuste brutal para pagarle al Fondo Monetario Internacional. La situación de la educación superior es de un tremendo ajuste presupuestario.

Pandemia, clases virtuales y ajuste fiscal

La pandemia fue durísima con los estudiantes. La extensión de la Covid-19 por todo el mundo significó el cierre de escuelas, colegios y universidades, dejando a millones de jóvenes a la deriva. La educación virtual no es ninguna sustituta de la presencial. No solo por la falta de conectividad de miles de estudiantes y docentes, sino por algo fundamental: la verdadera educación es crítica y social. Es un quehacer colectivo, que solo puede hacerse en diálogo con docentes y compañeros de cursada. Con debates, dudas, y también atravesada por lo que ocurre fuera del aula. La mayoría de les estudiantes universitaries, al preguntarles, responden que tienen muy claro que aprenden mucho menos con la educación virtual. Por eso desde el ¡Ya Basta! venimos exigiendo la vuelta urgente a clases presenciales optativas, no en un lejano 2022, sino ya, este año, de manera inmediata, para revertir la catástrofe educativa que estamos viviendo.

Sin embargo, el gobierno nacional y las autoridades de la UBA se niegan sistemáticamente a este pedido. Es que para abrir las universidades, obviamente, se necesita plata. Y el gobierno está llevando adelante un recorte enorme del presupuesto educativo en general y de la UBA en particular: el presupuesto de la Universidad de Buenos Aires para funcionar en 2022 va a ser, en términos reales, un 22% menor al de 2020, siendo generosos con la inflación. El aumento nominal del presupuesto entre esos años es del 54%, mientras que la inflación va a estar arriba de 100%. Es decir, el gobierno aprovechó que las Facultades estaban cerradas para hacer pasar el ajuste, y ahora lo redobla. Un recorte brutal, con pocos antecedentes en la historia de la Universidad. La UBA no tiene plata para abrir la cantidad de cursos que había en 2019, no le alcanza para pagar la miserable paritaria docente que corresponde al año que viene (como han denunciado incluso las autoridades de la UBA en diversos medios de comunicación), no puede dar las becas que daba en 2019. Ni siquiera se puede dar el “lujo” de prender la misma cantidad de luces que en 2019. En la Facultad de Derecho, por ejemplo, la gestión admite que no le alcanza la plata para iluminar toda la planta principal… Por eso no quisieron abrir las facultades en la última mitad del 2021, cuando hubo una importante caída de los casos de coronavirus: porque con la virtualidad tienen más chances de disimular lo que es cada vez más evidente, que están rifando el futuro educativo de cientos de miles de estudiantes para pagar la deuda externa.

Mirá también:  Santa Cruz | Alicia Kirchner, la mejor alumna de Macri

Por eso están comenzando a dejar correr ataques a la educación superior. Por ejemplo, el secretario de Políticas Universitarias, Oscar Alpa, propone que las universidades de todo el país comiencen a funcionar de manera permanente con el “sistema bimodal” de clases presenciales y virtuales. Y, mientras tanto, desliza como quién no quiere la cosa que habría que trabajar en “acortar las carreras”. Un eufemismo que en realidad significa eliminar contenidos de nuestras carreras de grado, y pasarlos a posgrados pagos carísimos. El ajuste en la educación es bien concreto: si necesitás un ingreso para poder cursar, no hay becas, andá a laburar. Si no llegás a cursar por el trabajo, no te preocupes, podés conectarte a una clase virtual donde no vas a aprender nada desde tu casa o incluso mientras volvés del trabajo. Si no hay presupuesto para que cursen todes les estudiantes, que te asignen una materia presencial y el resto de tu educación que sea de segunda. Y esta destrucción de la educación pública la quieren vender como la solución a todos los problemas. Desde el ¡Ya Basta! somos claros: es fundamental volver de manera inmediata a la presencialidad, de manera optativa en 2021 y de manera plena en 2022, para defender la enorme conquista que es la educación pública gratuita en nuestro país. Las propuestas de “bimodalidad” y “acorte” de las carreras en realidad son maniobras para destruir la educación universitaria, rebajando las carreras, pasando contenidos fundamentales a posgrados pagos, en definitiva devaluando nuestros títulos. Desde el ¡Ya Basta! apoyamos que haya diferentes modalidades de cursada, para que todes les que quieran puedan estudiar. Pero esto que proponen las autoridades no es una ampliación de derechos, es un recorte liso y llano.

Pero además, no quieren que les estudiantes volvamos a llenar las Facultades porque a los gobiernos y las gestiones la Universidad que más les gusta es la Universidad vacía, porque así pueden decidir lo que quieran sin oposición. En el video de 5 minutos que lanzó la UBA para festejar los 200 años de su fundación, no puede verse ni un estudiante. Es un monumento a los edificios vacíos. Limpios, arreglados, bien pintados (solo por afuera, porque no hubo una sola inversión real en infraestructura edilicia y hay instalaciones de la UBA literalmente infestadas por excrementos de paloma), pero vacíos. Es la confesión de lo que siempre pensaron, que el problema de la UBA somos sus estudiantes, que hacemos quilombo. Pegamos carteles, hacemos asambleas, tenemos mesitas de las agrupaciones políticas, militamos, pasamos por cursos, y también dialogamos, debatimos, aprendemos, criticamos, cuestionamos todo. La verdadera educación viene con estudiantes revoltosos, y de eso Argentina tiene una enorme tradición. Por eso al gobierno y la gestión les encantan las Universidades vacías: por más abandonados que estén, los edificios no pueden rebelarse contra los de arriba. Por más ajuste que haya, los edificios no pueden salir a luchar y tomar decenas de Facultades exigiendo más presupuesto. Les estudiantes organizades, sí.

Mirá también:  Ahora | Movilización en Congreso contra el presupuesto del ajuste

Pongamos de pie al movimiento estudiantil para luchar contra el ajuste

Muches estudiantes ven con buenos ojos las propuestas de virtualidad y recorte de carreras, porque creen que pueden facilitarles la cursada universitaria, hacerla más “cómoda”. Sabemos que es difícil cursar una carrera de 6 años de manera presencial cuando se trabaja todo el día y la oferta de horarios es pésima. Sin embargo, la solución no es rebajar el nivel universitario, sino recuperar los métodos históricos del movimiento estudiantil: organizarnos, ponernos de pie, luchar por aumento de becas para que ningún estudiante este obligado a trabajar para poder cursar, y pelear por más presupuesto para que se abran cursadas en todos los horarios y turnos necesarios. Que la crisis no la paguemos nosotres, sino los más ricos, con fuertes impuestos a los empresarios y con el no pago de la deuda externa, como propuso Manuela Castañeira en la campaña electoral. El camino no es conformarnos, sino salir a las calles a pelear por nuestro futuro.

Por eso desde el ¡Ya Basta! estamos organizando plenarios en todas las facultades de la UBA, para darle un espacio a todes aquelles estudiantes que quieran sumarse a dar esta pelea con nosotres.

¡Pongamos de pie al movimiento estudiantil!

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre