Burocracia sindical

2021: la puja por el Consejo Directivo de la CGT

Las diversas alas de la CGT ya comienzan a contar los porotos y hacer "campaña" por la conducción de la central sindical. Millones de trabajadores, al margen.

Ana Vázquez
Redacción Semanario Socialismo o Barbarie.


Aunque todos los agrupamientos y organizaciones sindicales regenteadas por la más rancia burocracia están alineados firmemente atrás del gobierno de Alberto, “no todo lo que brilla es oro”…

Mantienen sus profundas diferencias por el reparto de los fondos a las obras sociales por parte del Fondo Solidario de Redistribución, por las reuniones de Héctor Daer con algunas cúpulas empresariales como AEA y con el gobierno. Diferencias que se reflejaron después en los festejos divididos del 17 de octubre, en la caravana del 17N frente al Congreso el día que empezó la discusión del Aporte Extraordinario.Otros, como Juan Carlos Acuña cierran una puerta un día y entran por la del costado al siguiente…

Pero la gran puja que los inquieta es la que está en el horizonte del 2021, programada para este año y postergada por la pandemia: la elección del Consejo Directivo de la CGT.

Hacia allí pica en punta el clan Moyano y la Corriente Federal para el Modelo Sindical que lo acompaña. Es el premio mayor al que aspiran. ¿Lo ganarán?

Un premio mayor donde los/as trabajadores/as no tenemos arte ni parte

Aunque es una elección que nos es totalmente ajena (la última fue el 22 de agosto de 2016, con la presencia de 124 organizaciones sindicales y 1.582 congresales), Pablo Moyano quiere tocar nuestro lado más sensible, no porque se acuerde de nosotros para representarnos porque le agarró un shock democrático, sino porque quiere levantar puntaje y usarnos a los laburantes para conseguir ubicarse al frente de la CGT.

“Ojalá fuera por voto directo que los trabajadores pudieran elegir quien los representa en la CGT” (Infogremiales, 24/11/20), apuntó sus dardos Pablo Moyano en declaraciones radiales.

Mirá también:  La CGT milita el oscurantismo “pro vida”

Lo precedió en este deseo ferviente el titular de APOPS (Asociación del Personal de los Organismos de Previsión Social), Leonardo Fabré, quien la semana pasada también lo expresó públicamente.

Pero como esta no es una canción de Silvio Rodríguez*, si realmente los mencionados referentes gremiales quisieran que la base votara la futura conducción, lo primero que tendrían que hacer es realizar asambleas por lugar de trabajo en sus gremios para empezar por ahí la renovación. De los reclamos, de las representaciones genuinas, reales, cotidianas.

Seguro que eso no van a hacer. Están haciendo campaña electoral mediática, sin una mínima medida democrática hacia su propia base, ni propuesta concreta para lograr esa elección directa. Son poses para acompañar la pelea por una conducción que es estratégica para los jefes sindicales. Tan estratégica que, como secretario general, Moyano padre no tuvo problema en inaugurar el histórico monumento a Perón junto con el presidente Macriel 8 de octubre de 2015 y en pegar un portazo en la central en el 2018 cuando el ex presidente se venía en picada y él no conseguía la resolución de una mínima medida (o pose siquiera) de oposición al mismo. Con buen olfato, se catapultó hacia el futuro, reacomodándose nuevamente junto al kirchnerismo.

Por ahora, los dados están puestos todos en Alberto. Aun con sus problemas, se juegan a fondo para apoyarlo a rajatabla. En sus medidas de ajuste a trabajadores activos y jubilados, en primer lugar. Son las medidas que arreglaron con sus aliados los empresarios. Y del lado del stablishment gubernamental, como necesitan “dirigentes” que realmente controlen a los/as trabajadores/as, le van a dar un guiño a aquellos que vean con posibilidades de tener fuerza cuando se desborden los reclamos. Y los Moyano están haciendo buena letra para merecer ese guiño.

Mirá también:  Corte en el Puente Pueyrredón

La inmensa movilización moyanista del 17N no tuvo otra intención más “intencionada” que esa: demostrarle al gobierno y sus representantes que ellos sí pueden contener,de lejos,a la mayoría del movimiento obrero. Y pararle la mano a los díscolos que siempre reclaman.

Más allá de sus deseos propios y ajenos, el clan Moyano y Cía no tiene la “vaca atada”. Su chamuyo no tiene el auditorio completo. Las nuevas generaciones de trabajadores/as de call centers, repartidores por aplicación, personal de salud, jóvenes precarizados, están abriendo un camino que es el opuesto: la de la organización por fuera de los sillones y las arcas sindicales atadas al Estado capitalista que mata, corrompe, empobrece.

Llamamos a los trabajadores a no dejarse engañar por los chispazos de democracia sindical de quienes la usan un día para convencernos de que nos sometamos al yugo patronal el resto de los días de nuestra valiosa vida. Démosles la espalda, ahora y siempre.

 

*Ojalá, canción del cantautor cubano Silvio Rodríguez compuesta en 1969

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

“(…) Marx era, ante todo, un revolucionario. Cooperar, de este o del otro modo, al derrocamiento de la sociedad capitalista y de las instituciones políticas creadas por ella, contribuir a la emancipación del proletariado moderno, a quien él había infundido por primera vez la conciencia de su propia situación y de sus necesidades, la conciencia de las condiciones de su emancipación: tal era la verdadera misión de su vida. La lucha era su elemento” Engels, “Discurso ante la tumba de Marx”, cementerio de Highgate, Londres, 17/03/1883   ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre