4 de abril

14 años del asesinato de nuestro compañero Carlos Fuentealba

El movimiento docente realizó un corte y acto en Arroyito en homenaje a Carlos Fuentealba, en el lugar mismo en que fue asesinado por la policía de Sobisch.



Este 4 de abril se cumplen 14 años del asesinato de nuestro compañero Carlos Fuentealba por parte del gobierno de Jorge Sobisch del Movimiento Popular Neuquino. Con la lucha de todos estos años se logró encarcelar al autor material, el policía José Poblete, pero el responsable político, el entonces gobernador, no sólo sigue impune sino que ni siquiera está imputado.

Mirá la intervención de Alcides Christiansen en el acto de Arroyito:

Mirá el homenaje de Manuela Castañeira:

Carlos Fuentealba es un símbolo de lucha y solidaridad para toda la docencia. Por eso este año, la pelea por justicia y la reivindicación de su figura cobra importancia específica en el medio de la política del gobierno nacional y los provinciales de abandono educativo que se potenció desde el surgimiento de la pandemia. Cuando hacía falta aumentar el presupuesto para construir escuelas, aulas, baños y poner en pie la infraestructura necesaria para garantizar la educación en condiciones sanitarias seguras, desde el estado se hizo lo contrario: se impuso una política de ajuste. Y además de abandonar la educación se desentienden de la salud de las y los trabajadores de la educación como se evidenció en CABA, lo que costó la vida del compañero Jorge. La ministra de la ciudad Acuña provoca queriendo flexibilizar los protocolos y el ministro nacional Trotta se hace el desentendido. Sólo las asambleas y lucha docente y los comités de seguridad e higiene con las familias y los auxiliares estamos interesados en garantizar la educación y la salud al mismo tiempo.

El ajuste también impacta en nuestros salarios y en la falta de apertura de cargos. Esto genera el aumento de la pobreza y la desocupación entre la docencia, a la vez que se le cierra el paso a las y los jóvenes que necesitan ingresar a trabajar.

Mirá también:  Córdoba | Debate sobre la situación mundial en la toma universitaria

La lucha por la defensa de la educación pública va de la mano de la de Justicia por Fuentealba, que fue asesinado en el marco de una represión del gobernador Jorge Sobisch, quien en el 2007 se postulaba para presidente y quería mostrarse como el líder de la derecha, convertirse en un emblema de la mano dura contra los conflictos de los trabajadores. Acabar con la impunidad de personajes como Sobisch es parte del repudio a los sectores de derecha que hoy a principios de marzo pusieron bolsas negras en Plaza de Mayo con nombres de figuras de derechos humanos. Va de la mano del repudio a Patricia Bullrich y Sergio Berni, a la vez de levantar el reclamo de justicia por Santiago Maldonado y Facundo Castro.

En el 2007 existía fuerza para echar de la gobernación a Sobisch y ponerlo en las rejas. La marcha del 9 de abril a días del asesinato de Carlos fue la más grande de la historia de Neuquén. Pero la conducción de ATEN de Guagliardo, el mismo que está hoy, en vez de hacer eje en el Fuera Sobisch y mandarlo a la cárcel, resignó esa bandera, y se sentó a negociar salario con el gobierno que tenía las manos manchadas de sangre.

Desde la Ctera habían dejado aislado al duro conflicto neuquino y a otros como el de Salta y de Santa Cruz, donde meses después el ministro kirchnerista Varizat atropelló a docentes con una camioneta.

FUENTEALBA VIVE EN LA DEMOCRACIA DESDE ABAJO, LA SOLIDARIDAD Y LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES

Por eso junto a luchar por justicia es necesario reivindicar quién fue Carlos Fuentealba, que nada tenía que ver con la burocracia de Ctera, ni de la celeste, ni con la de ATEN que resuelven todo a espalda de los y las docentes.

Mirá también:  Campaña sucia de los medios, Franja Morada y las autoridades contra los estudiantes de Medicina

Fuentealba fue un trabajador solidario, clasista. De joven eligió unir su vida a la de los obreros de la construcción, aprender de la democracia de las asambleas masivas y de sus duras luchas. Al calor de esa experiencia fue que se hizo socialista e ingresó al MAS de la mano de Alcides Christiansen, quien en ese entonces era secretario general de la UOCRA. Esas enseñanzas de democracia de los trabajadores, solidaridad y unir los reclamos de todos en contraposición al corporativismo fueron las que sembraba en las escuelas cuando se dedicó a la docencia, mientras a la vez ayudaba a poner en pie el Nuevo Mas en la provincia.

En los andamios de las grandes obras como la hidroeléctrica Piedra del Aguila y los planes de vivienda en los barrios de Neuquén Capital, Carlos aprendió el valor de la unidad de los trabajadores, de escuchar a las bases en las asambleas, a compartir, a pelear para ganarse la vida. El 4 de abril de 2007 en Arroyito se quedó hasta último momento auxiliando a compañeros y compañeras a retirarse ante la represión.

A 14 años del asesinato del docente, salgamos a las calles a exigir justicia para terminar con la impunidad de Jorge Sobisch y reivindicar la lucha de Carlos Fuentealba.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

el capital

El Capital de Marx

El presente artículo es una de las reseñas de Engels del I tomo de «El Capital» con el fin de divulgar las tesis esenciales del libro. Fue originalmente publicado en  «Demokratisches Wochenblatt» («Hebdomadario democrático») , un periódico obrero alemán que se publicó de enero de 1868 a septiembre de 1869, bajo la dirección de Wilhelm Liebknecht. Desempeñó un papel considerable en la creación del Partido Socialdemócrata Obrero de Alemania. Publicamos aquí la primera parte.   Desde que hay en el mundo capitalistas y obreros, no se ha ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre