Queremos dedicar estas líneas a las obreras y obreros que salen de sus casas cada día, producen todas las riquezas existentes y garantizan, en medio de la pandemia, que el mundo siga girando. A los y las trabajadores de la salud que dan la vida todos los días en la trinchera de lucha contra el coronavirus, a los trabajadores del transporte, a maestros y docentes, a los barrenderos y basureros, a los trabajadores de supermercados y comercios. En definitiva a todos aquellos que con su actividad cotidiana, y aún con la degradación absoluta a la que son sometidos bajo este sistema capitalista podrido, ponen de relieve que nada funcionaría sin ellos.

Han pasado 134 años de la condena a muerte a 8 trabajadores que iniciaron su huelga un 1º de mayo en reclamo por la jornada laboral de 8 horas en EEUU y fueron culpados de una bomba colocada por un provocador estatal. Los trabajadores del mundo hemos asumido el 1º de Mayo como nuestro día internacional en conmemoración a “los mártires de Chicago”. No ha pasado un día bajo el capitalismo que los trabajadores no se vean obligados a pelear por sus condiciones de vida.

Todo lo que funciona mal es absoluta responsabilidad de los capitalistas, sus representantes políticos y su Estado. Y, por el contrario, todo lo progresivo surge siempre desde los trabajadores que, aún sometidos a la degradación económica, social, física y moral, mueven el mundo y muchas veces logran rebelarse. Hoy contra las injusticias más inmediatas y mañana, como lo han demostrado históricamente, contra el sistema de conjunto, asumiendo el rol de representantes de todos los oprimidos y explotados, incorporando a todos bajo su bandera roja y junto a los partidos verdaderamente revolucionarios en la lucha por acabar con este sistema de opresión y explotación.

A ellos estará dedicada la V Jornada del Pensamiento Socialista que transmitiremos por streaming a través de las redes de izquierdaweb.com y de Manuela Castañeira este viernes 1º y sábado 2º de Mayo.

 

La curva está en ascenso

La flexibilización de la cuarentena por parte del gobierno de Fernández empieza a mostrar algo ampliamente comprobado en el mundo: que la circulación social aumenta inevitablemente el contagio de covid-19. Como dijimos días atrás, se trata de una enfermedad cuyo vehículo son las personas y por lo tanto entre más personas entren en contacto en transportes públicos, ámbitos laborales o lugares con concentración de gente, tanto más serán los casos de infecciones.

En esta última semana los casos registrados han pegado un salto aumentado un 25% y los problemas tienden a focalizarse cada vez más en los centros urbanos. De cada 10 casos a nivel nacional, 6 se producen en AMBA (CABA y GBA).

Este aumento de casos en la Argentina parte de un piso bajo debido a que el gobierno se anticipó a declarar la cuarentana horrorizado ante las consecuencias que tendría una mortandad elevada en un país con las tradiciones de lucha y las relaciones de fuerzas de la Argentina.

Sin embargo y más allá de esto, las presiones económicas crecen atentando contra la cuarentena: los empresarios presionan una y otra vez por la vuelta al trabajo, por “liberar actividades”, por más y más “excepciones”, por dejar prácticamente de pagar salarios a cambio de no despedir, al tiempo que crece lo que podríamos llamar la “contradicción estacional”: la temperatura empieza a descender por estos días y queda por delante todo el invierno.

Este es un “laboratorio” específico en el que aún no hemos visto los efectos de la pandemia. Al iniciarse la epidemia del Covid-19, que luego fue ganando terreno mundial, el hemisferio norte transitaba el final del invierno. El elemento climático suele ser un condicionante de las influenzas fundamentalmente por que condiciona los comportamientos sociales: a mayor frío la ventilación de los lugares suele ser menor para conservar el calor, lo que facilita la transmisión viral. Así mismo, ante el resfrío tendemos a tocarnos más la nariz, etc.

Vemos ahora que se festeja la salida del primer confinamiento en los países del norte conforme se acerca la primavera y el verano. Pero en el hemisferio Sur recién está comenzando a descender la temperatura…

Este elemento, junto a las condiciones socio-económicas de mayor debilidad de los países dependientes del sur, es una combinación que no hemos visto hasta el momento. No tener en cuenta el factor climático como un elemento que puede potenciar el virus, es directamente negligente. Así las cosas, el gobierno ha decidido dejar correr por estos días la “canilla del tránsito social” para satisfacer al empresariado que presiona para seguir amasando ganancias, cuya contrapartida es el aumento de infecciones.

El gobierno ha tenido, así, un doble discurso o doble comportamiento: mientras anuncia la continuidad de la cuarentena, deja correr, simultáneamente, elementos de normalización económica muy peligrosos desde el punto de vista sanitario.

Mientras tanto, no parece haber grandes novedades respecto del aumento de insumos hospitalarios para afrontar la pandemia. Al momento según cálculos que se desprenden de los números de camas operativas (aquellas que cuentan con respiradores y otros elementos) que aporta SATI (Sociedad Argentina de Terapia Intensiva), serían 8600 aproximadamente. Aún lejos de las 10 mil camas que recomiendan los especialistas para afrontar el pico de la pandemia en condiciones de evitar desbordes en los hospitales.

Esta recomendación de epidemiólogos ésta construida sobre la base de que el 5% de los casos de contagios requieran intubación. Pero a su vez supone un control sobre la cantidad de casos totales, por lo que un aumento descontrolado de casos podría poner al sistema hospitalario en serios problemas.

Junto con esto, crecen las advertencias por contagios entre el personal médico aún sin haber llegado al pico de Covid, una situación muy grave en la cual el 14% de los infectados son personal sanitario, una enormidad: “Las terapias intensivas están al 50% de su capacidad y eso nos puso en una situación más holgada, tanto para el personal de salud como para los pacientes. Pero no en todos lados los insumos se están administrando bien. A algunos lugares no están llegando en forma adecuada. Eso nos preocupa un poco, sobre todo porque la cantidad de personal infectado no es menor y sólo estamos empezando. Es importante que todos los centros de salud tengan lo que necesitan» (Rosa Reina, presidenta de la SATI, La Nación 26/04/20).

El personal de salud se contagia en los hospitales por falta de barbijos y elementos básicos. Una vergüenza completa que genera una olla a presión en los hospitales donde empieza a asomar el reclamo contra los directores y el gobierno como ocurrió esta semana en el Durand, el Ramos Mejía y varios hospitales de CABA, pero que está presente en los hospitales de la mayoría de los centros urbanos del país.

 

Mirá también:  Covid-19: Estados Unidos se acerca a los 200 mil casos diarios y el colapso sanitario

La pulverización del salario

Mientras todo esto ocurre, la CGT llegó a un acuerdo con la UIA por el descuento de hasta el 25% del salario neto de los trabajadores suspendidos. A días del 1 de mayo, día internacional de los trabajadores, la CGT acuerda la pulverización del salario en medio de la pandemia… ¿se puede ser más traidor? El descuento es sobre el salario neto (el dinero que va directo al bolsillo) y parte de excluir desde el vamos el presentismo, el premio de producción, sin mencionar las horas extras que siempre hacen los trabajadores para redondear un peso más, entre otros. Ni que hablar de gremios como el metalúrgico, comercio o petróleo que acordaron días atrás quitas de hasta el 30% y difícilmente reviertan esa decisión, o los traidores de la AOT (Asociación Obrera Textil), que firmaron por $18.000 para todo el mundo por todo concepto, ¡una traición mayúscula!

Así, mientras un sector de trabajadores recibe recortes salariales que licúan directamente sus ingresos (la burocracia firma estos “acuerdos” con la excusa de la “preservación del empleo”), otros se ven obligados a trabajar puestos en la disyuntiva del contagio o el hambre. Esta situación es la que recorre a un sector de entre el 30% y el 40% de trabajadores que no están registrados.

La cuarentena supuso y supone, a pesar de los evidentes elementos de flexibilización, una conquista que responde en última instancia a una correlación de fuerzas ganada por los trabajadores que viene desde finales de la dictadura y que obligó al gobierno a priorizar la salud a las ganancias aun si eso es todo: ni una sola medida progresiva más, ni una sola concesión que signifique cambios duraderos en las relaciones de explotación. Pero más allá de esto, es evidente que la coyuntura a nivel mundial y también nacional es reaccionaria dado que la movilización obrera y popular está atrofiada por la pandemia misma.

La pandemia vino a cortar una nueva ola de rebeliones populares y de luchas en distintos países que, aún en un mundo girado a la derecha, colocaba elementos progresivos. Los casos de Hong Kong, pasando por Francia con los chalecos amarillos y la lucha contra el intento de reforma jubilatoria de Macron, y llegando a Latinoamérica con el caso de Ecuador y Chile.

La pandemia generó un corte momentáneo de esa experiencia. A su vez, los mecanismos de confinamiento social han sido aplicados con métodos represivos en muchos casos. Sumado a esto, el recrudecimiento de la crisis económica que, por ejemplo ya se cobró 26 millones de empleos en Estados Unidos, tiende a aumentar el traspaso de los costos hacia los trabajadores.

Los elementos de relajamiento de los lazos sociales entre los de abajo que impone de hecho la cuarentena crea, además de hastío y cansancio, un “sopor” en la cabeza de los trabajadores donde el gobierno y el Estado lo es “todo” y los trabajadores y la organización conquistada aparece como “nada”. Es la coyuntura reaccionaria que nos toca afrontar y contrapesar con acciones de solidaridad.

Sin embargo, y por otra parte, los ataques a los trabajadores comienzan generar respuestas que debemos apoyar e impulsar a como dé lugar: ahí están los casos del frigorífico Penta, de los Hospitales de CABA, de los Mineros de Andacollo (Neuquén), de ¡Pedidos Ya! ante la muerte de un trabajador de 19 años. En cada caso en que surjan conflictos la izquierda debe jugarse y participar, lógicamente con los recaudos sanitarios sobre los que insistimos siempre. Pero si los trabajadores se ven obligados a “romper” la cuarentena para ir a la calle para defenderse, la izquierda debe estar incondicionalmente a su lado.

Y, junto con esto, seguir desarrollando la campaña solidaria que hemos emprendido desde inicios de la cuarentena yendo a colegios y hospitales de distintos lugares del país sea para contribuir en la distribución de alimentos o acercando donaciones de elementos de limpieza o máscaras elaboradas con nuestras propias manos. Campaña que busca estrechar los lazos con los trabajadores e impulsar todo elemento de auto organización independiente en polémica no solo con la pasividad de la burocracia sino de sectores de la izquierda que se limitan a declamar pero no toman ninguna acción practica frente a la catástrofe (caso del Partido Obrero y otras fuerzas del FITU).

Este 1º de Mayo, día internacional de los trabajadores tiene la particularidad histórica de transcurrir en medio de la pandemia que ha “dado inicio” al siglo XXI. Tenemos por delante la tarea de construir un programa que ponga por delante las necesidades de los trabajadores empezando por medidas universales que apunten a cuidar a quienes día a día están en la primera línea de la lucha contra el covid-19.

– Rechazamos el ataque al salario acordado entre la traidora CGT, la UIA y el gobierno nacional. Suspensión con pago del 100% del salario. Prohibición de despidos bajo apercibimiento penal

-Salario universal igual a la canasta familiar para todos los trabajadores precarizados, sin ingresos o por debajo de la línea de pobreza

-Sistema Universal de Salud, que cualquier persona tenga acceso gratuito a los hospitales sin distinción entre públicos y privados. Triplicación del presupuesto de Salud

-¡Cuidemos a quienes nos cuidan! Aumento de salario inmediato para el personal de salud y todo trabajador que sea considerado esencial

-¡Test masivos ya! Para evitar el contagio masivo entre los trabajadores

-Ruptura inmediata con el FMI y los bonistas. No al pago de la deuda externa

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre