Es necesaria una Conferencia Internacional Anticapitalista