Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


 

Macri: un gobierno fracasado

Ya no le quedan dudas a nadie: el gobierno de Mauricio Macri es un fracaso por donde se lo vea. Durante años nos prometió que las cosas iban a mejorar, de que estábamos mal, pero íbamos bien, de que teníamos que esperar al segundo semestre, después al tercero, al cuarto, al quinto… Pero ya hace casi cuatro años que están gobernando y la verdad es inocultable: cada vez estamos peor.

Prometió que iba a controlar la inflación, y en 2018 tuvimos la inflación más alta desde la hiper del 89. Prometió que iba a generar una “revolución de la alegría” y terminó, tarifazo tras tarifazo, alzando por las nubes los precios de la luz, el gas, el agua y el transporte público. Dijo que él, y el mejor “equipo de la historia”, sabían cómo manejar la economía, y terminamos en la mayor fuga de dólares al exterior, endeudándonos como ningún gobierno lo hizo en las últimas décadas y entregados a las órdenes del FMI. Prometió que iban a llover las inversiones y terminamos en una ola de cierre de fábricas, despidos y suspensiones como hacía mucho no se sufría. Juró que iba aumentar las jubilaciones y terminó bajando los salarios de nuestros abuelos. Prometió trabajo para todos y avanzó con la baja de salarios, la reforma y flexibilización laboral en los lugares de trabajo.

La lista es interminable. Su gobierno de CEOs y empresarios no hizo otra cosa más que defraudar y ajustar a los trabajadores, las mujeres y la juventud, en beneficio de los sectores más ricos y acomodados. Para ellos todo, para nosotros nada.

 

Cristina es la repetición de una vieja película

 

Hay gente que frente al fracaso de Macri miran hacia atrás y piensan que quizás Cristina Kirchner podría hacer algo, o que por lo menos no podríamos estar peor que con Macri. Pero el kirchnerismo ya nos gobernó durante doce años y no supo ni quiso solucionar los principales problemas de los trabajadores, los jóvenes y las mujeres.

La desilusión con el gobierno de Cristina Kirchner fue tan grande que no sólo llevó a que miles de personas votasen a Macri en 2015, sino que pese al desastre que estamos viviendo aún hay compañeros de trabajo, de estudio y vecinos que están pensando sino volver a votar a Cambiemos nuevamente…

Mirá también:  Discurso de Sergio Maldonado: “Macri ¿Dónde está Santiago Maldonado?”

Esto pasa porque los jóvenes, los trabajadores y las mujeres hicieron una larga experiencia con el gobierno K y se cansaron. Saben que con ellos la explotación en el trabajo se mantuvo como siempre (¡y para colmo pagando “ganancias”!). Saben que Cristina durante ocho años les negó a las mujeres el derecho a decidir sobre su propio cuerpo (derecho al aborto). Saben que la prioridad de su gobierno fue, como ella dijo, ser una “pagadora serial” de la deuda externa y garantizar que los empresarios “se la lleven en pala”.

La falsa opción entre Cristina y Macri no genera nuevas ilusiones ni esperanza. Cristina no ofrece nada nuevo: es la repetición de una película que ya vimos: lo único que propone es volver al 2015, pero negociando con el FMI y sin modificar ninguna de las reformas reaccionarias que realizó Macri.

 

Llamamos a Luis Zamora, AyL y al FIT a la unidad

Son muchos los que no soportan más esta situación y se preguntan: ¿qué podemos hacer? Muchos empezamos a organizarnos, a salir a la calle para manifestar y luchar contra las políticas reaccionarias y de ajuste del gobierno de Macri y Cambiemos. Los trabajadores movilizándose y luchando contra los despidos y los bajos salarios como es en este momento la lucha de Pilkington, entre tantas otras; las mujeres saliendo a luchar por la legalización del aborto y contra los femicidios y la violencia; y los jóvenes, junto a los docentes, defendiendo el derecho a la educación pública; y todos juntos contra las políticas reaccionarias y el intento de liberar a los milicos genocidas por medio del 2×1.

Este año hay elecciones, y junto con las luchas en las calles debemos pensar cómo hacer para sacar a Macri de la Casa Rosada sin caer en viejas propuestas que no despiertan la menor esperanza de salir adelante.

Lo cierto es que la Argentina está sufriendo una crisis desde hace muchísimos años. Es la crisis de la Argentina capitalista al servicio de las grandes empresas, los bancos y las compañías imperialistas. Es la crisis de esa Argentina que siempre posterga los intereses de los de abajo en beneficio de los de arriba. Es la Argentina que siempre propone ajustar a los trabajadores, para salvar a los capitalistas.

Mirá también:  Tercera Jornada del Pensamiento Socialista | Mirala acá completa

La izquierda se ha venido ganando un importante lugar en las luchas y las elecciones en los últimos años. Un amplio sector la reconoce comprometida con la defensa de las necesidades de los trabajadores, las mujeres y la juventud: donde hay un reclamo, donde hay una necesidad, donde hay una lucha, la izquierda está. Además, es bien sabido que la izquierda “patea las calles” todos los días; no está mezclada en caso alguno de corrupción.

Sin embargo, también es verdad que estamos divididos: Nicolás Del Caño, Luis Zamora, Néstor Pitrola, nuestra compañera Manuela Castañeira, tienen amplio reconocimiento pero no integran una alternativa unificada. Por eso muchos nos reclaman la unidad y tienen razón: para transformarnos en alternativa debemos avanzar en la unidad de la izquierda.

Sólo la izquierda puede levantar un programa que privilegie las necesidades de los de abajo: aumento de salarios indexados mensualmente acorde a la inflación; salario mínimo, vital y móvil de 40.000$; eliminación del impuesto al trabajo; prohibición por ley de despidos y suspensiones; suspensión inmediata del pago de la deuda externa; impuestos progresivos a las grandes fortunas; derecho al aborto libre, legal, seguro y gratuito; basta de violencia hacia las mujeres; triplicación del presupuesto educativo y de salud; congelamiento de las tarifas a los valores de finales del 2016; fin de la precarización laboral de la juventud: pase a planta permanente.

Cada sector de la izquierda por separado no alcanza para levantar este programa: para transformarnos en alternativa. Sólo la unidad de la izquierda puede aparecer ante los ojos de millones como una alternativa real frente a lo viejo y lo fracasado.

Desde el Nuevo MAS estamos impulsando esta unidad. Por eso llamamos al FIT, a Zamora y al conjunto de la izquierda a conformar un gran polo junto a los trabajadores, las mujeres y la juventud para presentar una propuesta unitaria en las elecciones que vienen. Tenemos una salida, y es por la izquierda.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre