Por Fernando Klaus

Los docentes universitarios de 57 facultades a lo largo y ancho del país continúan con un contundente paro en reclamo de un aumento del 30% de los salarios. También se sumaron las escuelas dependientes de universidades nacionales como el Nacional Buenos Aires y el Carlos Pellegrini (ambos pertenecientes a la UBA).

Un gobierno que no para de provocar

La última reunión concretada entre los docentes y el macrismo se dio el pasado 13 de agosto. En ese momento el Ministro de Educación, Alejandro Finocchiario, les ofreció un 10,8%  de aumento. La prensa oficialista, como Clarín y La Nación, dicen que la oferta fue de un 15%, una descarada mentira que, aún si fuera cierta, no dejaría de ser ridícula.

Constituye todo una verdadera provocación. La propuesta es inviable por donde se la quiera analizar: primer punto, la inflación ya se estimó por el propio gobierno por arriba del 30%, segundo, el dólar alcanzó su máximo histórico pasando los $30, lo que reduce el poder adquisitivo de todo el pueblo, y tercero como combinación hay un crisis económica que comienza a consolidarse y la educación no puede ser variable de ajuste. Como resultado del acuerdo con el FMI (del cual Macri ya echó por la borda más de la mitad del primer préstamo) el gobierno busca profundizar el ajuste. Según una nota en Clarín en 2019, la meta de recorte es de $100 mil millones incluyendo a las Universidades Nacionales. Esto implica en la educación (cuyo presupuesto incluso fue sub ejecutado el año anterior) la continuación del deterioro en infraestructura, peores condiciones de trabajo y una situación asfixiante para cualquiera que se dedique a la docencia.

¿Hacia una gran lucha nacional?

Ante esta situación se han realizado distintas movilizaciones, clases públicas y eventos de un alcance verdaderamente nacional. Cada información que llega es de una nueva asamblea, una toma, un acampe y cientos y miles de personas discutiendo en todos los rincones de los claustros universitarios. En Córdoba hay asambleas masivas en varias facultades y un pabellón tomado, en la zona oeste asambleas como hace tiempo no se veían, movilizaciones en La Plata, fuertes movimientos en Comahue. Hay varios síntomas de que se podría estar gestando una lucha universitaria como hacía años que no se veía.

Para el jueves 30 se está preparando una gran marcha a la cual ya adhirieron la mayoría de los gremios. No está definido hacia dónde pero sin duda tenemos que construir una gran movilización que cope las calles y que finalice en Plaza de Mayo. Macri es el máximo responsable de esta situación, del ajuste y la represión, viene por todo y tiene un plan global contra el pueblo, es a quien no le importa en absoluto la educación y es por ello que hay que ir a la histórica Plaza.

La mayoría social está con los docentes. Las aulas están vacías pero las voces de los estudiantes se hacen escuchar y casi todos se solidarizan con el conflicto y acompañan paso a paso en la lucha por el triunfo. El nivel de apoyo se extiende a gran parte de la sociedad, que ve reflejada su corta y dura experiencia con el macrismo en la lucha docente. Hay fuerzas para combatirlo.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre