Acuerdo del gobierno con los bonistas

Una entrega celebrada por los dueños del país

El grito de festejo y de alivio unificó al gobierno de Fernández, las cámaras empresariales y la oposición patronal cuando el ministro de economía Guzmán cerró el acuerdo por el canje de bonos con los acreedores externos. El coro se extendió hasta la cumbre del FMI dirigido por Kristalina Giorgieva que felicitó al gobierno y ya se dispone a reclamar lo suyo. Son 44 mil millones de dólares heredados del gobierno de Macri y cuyos vencimientos están concentrados en los próximos 3 años.



deuda externa

El acuerdo con los bonistas le ha servido al gobierno para garantizarse tiempo. Es decir, armar un calendario de pagos que arranca con sumas millonarias a partir del 2025. Menos abultadas al inicio pero que aumentan fuerte a partir del 2028 hasta el 2035, y que le permite negociar en lo inmediato con el FMI. En definitiva: un plazo de gracia con los bonistas para someternos rápidamente a los designios del Fondo. La magnitud de los pagos de deuda externa marca la medida del ajuste que intentará aplicar el gobierno de Fernández para poder cumplir con el organismo de crédito internacional y los especuladores financieros. Magia no hay.

Otro dato destacado de la semana sigue siendo el incremento de contagios por coronavirus que rompe récord semana tras semana y que al cierre de esta edición ha superado los 7 mil contagios, con un pronunciado aumento en Provincia de Buenos Aires que triplica los casos diarios de CABA. La política de administración del contagio que ha optado el gobierno sigue mostrando sus efectos en la propagación del virus, sin haber dado lugar a desbordes sanitarios generalizados, aunque esto puede cambiar en cualquier momento.

Mientras sucede todo esto hay un actor que se esconde tras bambalinas hace meses pero que viene cumpliendo un rol fundamental para el gobierno y las patronales: la burocracia sindical de la CGT y la CTA. Han entregado a los trabajadores a los caprichos del gobierno y las patronales para garantizar las ganancias de los empresarios, se niegan a hacer la más mínima discusión sobre las condiciones salariales y de trabajo, y ya empiezan a hacer correr la idea de que mejor tener trabajo que no tenerlo. Un discurso que anticipa una nueva traición de los parásitos sindicales a los trabajadores.

En este marco, la desaparición de Facundo Castro y el hallazgo de un objeto de su pertenencia en la comisaría de Teniente Origone deja más en evidencia la responsabilidad de la policía bonaerense. Un tema que podría caldearse en caso de tener alguna novedad desagradable y que puede poner entre los primeros temas la responsabilidad política del ministro de Seguridad Berni, que de momento no ha movido un dedo más que para defender a la fuerza de seguridad que se encuentra bajo su responsabilidad.

Fernández acuerda una nueva entrega

Finalmente, el gobierno concretó un acuerdo con los tres principales grupos acreedores (Ad Hoc, Exchange y ACC) y ahora sólo resta que los bonistas menores acepten la propuesta que ya se descuenta como un éxito, para lo cual tendrán plazo hasta el 24 de agosto.

Recordemos que estos grupos habían rechazado la ultimísima y definitiva propuesta, inmejorable en palabras de Guzmán, ya que “significaría someter a la sociedad argentina a más angustia, implicaría por ejemplo ajustar jubilaciones”. Tanto en este como en otros rubros a las palabras del gobierno se las llevó rápidamente el viento y apareció, una vez más, una nueva última propuesta que terminó por conformar a los bonistas. Sin dejar de lado que entre la primera “ultima” propuesta y la “última última” el gobierno terminó entregando 16.500 millones de dólares más a los especuladores financieros.

Veamos algunos puntos de lo acordado. Por empezar el acuerdo no incluye prácticamente quita de capital, sólo un ínfimo 1,9%, es decir que el gobierno pagará la totalidad del capital prestado convalidando así el saqueo macrista. La quita ha sido sobre los intereses del préstamo, estos para la Argentina son altísimos y que no encuentran comparación con los intereses de los bonos emitidos por países imperialistas que suelen pagar alrededor de un 1% , ni con ningún otro país de la región. Esto ha funcionado de reaseguro para los capitalistas que se dedican a las finanzas y que conocen a la perfección que los países atrasados como Argentina, pueden eventualmente incumplir y reestructurar pagos de deuda, lo cual es compensado con usurarias tasas de interés descomunales.

Las nuevas concesiones consisten, en primer lugar, en llevar los pagos de cada bono a 54,8 dólares por cada 100 nominales. Recordemos que el gobierno se había “plantado” en los 53 dólares, mientras los bonistas exigían 56. Así, el acuerdo queda muy por encima la propia Giorgieva había calificado de «sustentable» que eran 53 dólares por cada 100 nominales, y que no deja de ser un problema que podría reducirse a la siguiente pregunta: ¿Es sostenible el pago a los bonistas teniendo en cuenta que queda por delante el pago al FMI, el mayor acreedor del país? Esta pregunta no puede ser respondida con un mecanismo simplemente contable. El nivel de ajuste que se requerirá para el pago de la deuda externa global pondrá a prueba la relación de fuerzas conquistadas por los trabajadores y los sectores populares. La sostenibilidad refiere también a esta dimensión política.

Otro “gesto”, junto con esto, es que se adelantan todos los plazos de pagos y vencimiento de los nuevos bonos que se emitirán como «compensación» por los intereses devengados. Son tres bonos: los Nuevos Bonos que se comenzarán a pagar desde enero de 2025 (y no en marzo como pretendía el gobierno) y vencerán en 2029. Los Bonos 2030 que comenzarán a pagarse el 2024 con vencimiento el 2030. Y por último los Bonos 2038, que comenzarán a pagarse en julio del 2027 para finalizar en enero del 2038. Un calendario diagramado a la medida de los intereses de los bonistas que pretenden recibir flujos constantes de capital hasta el 2038. Y por último algunas modificaciones en las Cláusulas de Acción Colectiva que refieren a limitar la posibilidad de negociación del gobierno respecto de los nuevos bonos emitidos.

Mirá también:  ¿Bajar los pañuelos para que gobiernen con el papa?

Para tener una dimensión de la entrega basta con citar a La Nación que afirma que entre el 2023 y el 2028 deberán pagarse, sin contar la deuda con el FMI, unos 4500 millones de dólares, y entre el 2028 y el 2035 deberán desembolsarse otros 31.000 millones de dólares… pero, como dice el columnista “ese no es un problema para preocuparnos hoy” (La Nación 5/8).

Pasado los bonistas, vuelve el Fondo

En definitiva, una negociación que le permite al gobierno mantener su perfil de pagador de deuda sin caer en default, y a la vez conseguir un plazo de gracia para postergar el grueso de los pagos hasta el 2028. Esto de cara a una nueva negociación con el Fondo Monetario cuyo préstamo asciende a 44 mil millones de dólares y que vencen en los próximos 3 años. Un capítulo que se cierra, o mejor dicho queda en suspenso, para ingresar a un nuevo capítulo del interminable saqueo del capital financiero sobre el país, con la complicidad de cada gobierno que a pasado por Argentina.

Vale recordar que el organismo de crédito internacional no acepta por estatuto ni quita de intereses ni quita de capital, y que además impone reglas a sus deudores que implican medidas político-económicas que garanticen el pago mediante reformas fiscales y estructurales.

Como advertía el ex secretario de finanzas Miguel Kiguel “deberíamos saber que el corderito que venía apoyando a la Argentina en su negociación con los bonistas privados mostrara los dientes cuando empiece a discutir reducción del déficit fiscal” y otras variables de cara a garantizarse su parte de la torta (La Nación, 4/08). Esto significa reducción de gastos del Estado tanto en inversión pública (obras, salud, educación, etc) como probablemente reformas estructurales que podrían poner en riesgo el trabajo de miles de estatales, y otras variables (impuestos, control monetario, devaluación del peso para garantizar salarios bajos, ente otros) que permitan el máximo ajuste de manera tal de ahorrar los dólares para destinarlos a la deuda.

¡Cuidado! Ricachones festejando

¿Cuál es la contrapartida de la entrega y el motivo del festejo las cámaras empresariales, todo el arco político patronal (desde cambiemos hasta el peronismo) y el establishment mediático? Los empresarios privados festejan que van a poder financiar sus negocios con crédito internacional, cuestión que hubiera quedado vedada en caso de default, y así seguir aumentando sus ganancias. Y al Estado la “vuelta a los mercados” le permite volver a tomar préstamos para cubrir las deudas de las que estamos hablando, es decir tomar deuda para pagar deuda, un círculo eterno que encadena el país a los buitres financieros una y otra vez. Ellos se endeudan, pero los que pagamos somos los trabajadores y los sectores populares con el ajuste que aplica el gobierno.

En todo caso, más allá del análisis del acuerdo, es un dato que la legitimidad del “pago de las deudas” es de momento incuestionada por los amplios sectores de la sociedad, incluso entre los trabajadores. El pensamiento mágico que afirma que “ahora todo va a mejorar “y la idea que “los prestamos se pagan” tiene peso en el sentido común. Otra cosa distinta es que haya festejo compartido, al fin y al cabo, nadie come vidrio.

El no pago de la deuda sólo ha cobrado peso en momentos donde las condiciones de vida se vuelven insoportables para las amplias masas, como fue el caso del 2001. No obstante, esto, la realidad es que no hay posibilidad de satisfacer las necesidades de los explotados y oprimidos mientras sigamos encadenados al interminable pago de la deuda. No hay proyecto de emancipación para la clase trabajadoras, si no se comienza por romper con el FMI y declarar el no pago soberano de la deuda externa de conjunto a la vez que se lleva adelante un plan económico y político para poner los recursos y riquezas bajo control de los trabajadores. Mantener la bandera del no pago soberano de la deuda externa es una enseñanza estratégica que algunos sectores de la izquierda cambiado por consignas amigables para los sectores oficialistas, cediendo así ante las presiones oportunistas.

La administración del contagio

En este marco y mientras los índices económicos del país remiten a una crisis profundizada por los efectos de la pandemia, el gobierno ha decidido jugar la carta de priorizar los negocios capitalistas ante una disyuntiva que ponía al gobierno ante una encrucijada. La vía sanitarista sólo podía ser garantizada con algún grado de afectación de las ganancias de los empresarios.

Mirá también:  Manuela Castañeira: "En vez de seguir con el ajuste, hay que dejar de pagar la deuda"

Esta vía fue rápidamente descartada por el gobierno social liberal de Fernández que ha decidido transitar la “ancha avenida del medio” aunque por el carril derecho más afín al liberalismo. Los gestos “sociales” no han dejado de ser austeros: las primeras dos semanas de cuarentena estricta; el IFE que además tuvo una asignación restrictiva dejando a miles fuera del cobro; los planes sociales y no mucho más. Es que estos gestos no dejan de ser acciones condicionadas por las relaciones de fuerzas existentes que impiden que el gobierno pueda hacer cualquier cosa. Pero a la vez, la presión de la lucha de clases, ese emergente de la relación de fuerzas a la que referimos y que expulsó de la presidencia a Macri durante el 2019, se encuentra de momento anestesiada por los efectos de la pandemia.

En este sentido el gobierno cuenta con la inestimable ayuda de la burocracia sindical que bloquea el reclamo de los trabajadores, y de los dirigentes sociales oficialistas que contienen con las miserias que otorga el gobierno la bronca y desesperación en los barrios. Una vez más el PJ en todas sus variantes, desde el Kirchnerismo hasta la burocracia más rancia le han mostrado a la burguesía cuáles son sus credenciales de gobierno. En definitiva, sin esa presión del movimiento de masas el gobierno ha transitado sin mayores sobresaltos por los carriles más afines a la burguesía que de momento es el actor que ha marcado más activamente la cancha a Fernández.

Pero dar cuenta de esto no significa impresionarse y dar por eternas algunas características de la coyuntura. Las presiones por abajo se acumulan y el pinchazo permanente de la crisis puede hacer saltar por los aires la estabilidad relativa de la que goza el Fernández.

Hoy el gobierno ha optado por la administración del contagio y la cuarentena se encuentra reducida a su mínima expresión. Salvo la educación y algunos departamentos estatales, la mayoría de las actividades laborales han vuelto a funcionar. En esto el gobierno sigue los lineamientos generales del mundo y hoy lo que prima, más allá de las diferencias entre los países y sus gobiernos, es la idea de que “hay que convivir con el virus”.

La receta del gobierno tiene sus consecuencias. Este miércoles se han informado 7147 casos y 127 muertes lo cual suma un total de 4.100 muertos en lo que va de la pandemia. Del total de contagios del día 4676 corresponden a la provincia de Buenos Aires cifra que triplica los casos de Caba que sumaron 1467.

Hay que visibilizar los reclamos en las calles

Días atrás hicimos una enorme experiencia en el plenario impulsado por la corriente sindical 18 de Diciembre dando voz a los trabajadores y trabajadoras que se encuentran condicionados por la burocracia sindical traidora que impide que los compañeros se organicen en sus lugares de trabajo.

En estos momentos es imprescindible el impulso de acciones que ayuden a visibilizar el descontento que existe entre los y las trabajadoras, pero también entre las y los jóvenes, para romper la pasividad que impone la burocracia sindical, y ante la que algunos sectores de izquierda se han amoldado.

Es que las condiciones de vida de los trabajadores, las mujeres y la juventud ha empeorado notablemente en los últimos meses. Los trabajadores sometidos al contagio y al ajuste en las condiciones salariales y laborales, la precarización del trabajo como es el caso de los trabajadores de aplicaciones de reparto o de call center y tele trabajo, los jóvenes limitados para poder estudiar por falta de condiciones o directamente expulsados de la educación; la represión policial en los barrios y los casos de gatillo fácil. Hay que dar la pelea por que estos temas entren en la agenda política.

Párrafo aparte merece el caso de Facundo Castro por quien seguimos reclamado su aparición con vida a la vez que señalamos la responsabilidad de Sergio Berni por lo que pueda haberle pasado. Ante el hallazgo de un objeto de su pertenencia en la comisaría de la ciudad de Teniente Origone debemos redoblar la campaña de con pegatinas, pintadas e impulsado la difusión por redes. No puede ser que hayan pasado 3 meses de su desaparición en manos de la bonaerense y aún no haya un imputado ni se sepa del paradero de Facundo.

Junto con esto el próximo lunes 18 realizaremos una gran caravana de las y los trabajadores en la zona norte del Gran Buenos Aires, y el día Martes 19 en La Plata para poner los reclamos de los de abajo en la calle. Sumate para que seamos cada vez más los que luchan por que se escuche la voz los que no tienen voz.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Lectura recomendada

Deutscherismo y estalinismo

“Para que el concepto de la personalidad adquiera un sentido real y el desdeñoso concepto de las ‘masas’ deje de ser una antítesis que se alza ante la idea filosófica privilegiada de la ‘personalidad’, es necesario que las propias masas conquisten por sí mismas una etapa históricamente más elevada por medio de la palanca de la revolución o, mejor dicho, de una serie de revoluciones” (León Trotsky, Mi vida). El 80° aniversario del asesinato de León Trotsky es una oportunidad para volver sobre su vida y su obra, así como sobre el balance de la c...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre