Estados Unidos

Trump busca afianzar su mayoría en la Corte Suprema

En un año clave cruzado por la rebelión y las elecciones presidenciales, Donald Trump intenta afianzar la mayoría conservadora de la Corte Suprema con un nuevo miembro.

Martin Mandeb

Las batallas súper-estructurales que se están dando al interior de la institucionalidad de Estados Unidos entre demócratas y republicanos no deja de agudizarse en la medida de que avanza el calendario y se acerca la fecha donde se definirá quien será el próximo político que se hospedara en la Casa Blanca por los próximos 4 años.

En este caso la pelea se desarrolla por uno de los 9 cargos de la corte suprema de justicia, más exactamente por el cargo que ha quedado vacante debido al reciente fallecimiento de la jueza Ruth Bader Guinsburg. El presidente Trump ni siquiera ha tenido el decoro de esperar a que se terminara de velar a la jueza, comenzando a presionar para elegir a un nuevo integrante de la corte cuando aún todos estaban vestidos de luto.

Es bastante evidente la importancia que tiene el principal órgano de justicia en la democracia burguesa más antigua del capitalismo, por lo que es normal que en cada una de las ocasiones donde debe elegir un nuevo miembro de la corte se desate una pelea entre los dos partidos tradicionales de EEUU que buscan consolidar su influencia en ese ámbito. Hasta el fallecimiento de Guinsburg, la corte suprema había tenido un equilibrio de 5 jueces republicanos y 4 jueces demócratas, siendo la jueza una de las pertenecientes al campo supuestamente “progresista”. Ahora, faltando poco más de 40 días para una nueva elección presidencial que puede modificar la correlación de fuerzas políticas entre los partidos del establishment norteamericano, Trump quiere aprovechar su mayoría en la cámara del senado (cámara que tiene la potestad de elegir a los jueces de la corte) para ensanchar la distancia con los demócratas y girar decididamente a la derecha a la corte suprema. Un cambio hacia la derecha en la composición de la corte puede ser un legitimador de nuevas ofensivas derechistas en temas centrales como el aborto, el derecho a la portación de armas, el derecho a la atención médica, las políticas sobre la inmigración entre otros temas más generales que aún se encuentran en la agenda republicana.

Existe, además, una razón adicional a lo dicho que justifica la pelea que se ha iniciado. Durante los últimos meses, mucho se ha hablado de que Trump puede desarrollar diversas maniobras para declarar ilegitimas a las elecciones o para declarar la ilegalidad de una cierta cantidad de votos a distancia (que vienen aumentando debido a la pandemia1). Aunque a la mayoría del establishment republicano no le interesa embarrar la cancha de esta manera, ciertamente no se puede desestimar la posibilidad de que el mono con navaja que es hoy el presidente de Estados Unidos utilice está vía para obtener una victoria en las elecciones. Sin ser todavía este camino el más probable, para poder desarrollarlo el multimillonario presidente debe contar con una fuerte mayoría en la suprema corte2, y esta es claramente la oportunidad de obtener esa mayoría3.

Ante esto, la pequeña guerra en las alturas comenzó. Primero los demócratas comenzaron a levantar la idea de que no corresponde en un año electoral elegir un nuevo miembro de la corte, dado que la cámara de senadores y la presidencia probablemente puedan modificar su composición4. Y como a Trump esto le importó bastante poco –declarando que era su obligación como presidente elegir lo más rápido posible un nuevo candidato en la corte, y planteando que o haría el próximo viernes-, los demócratas empezaron a bravuconear, hablando de una propuesta de ampliación de miembros integrantes de la corte en el próximo período legislativo si se llegara a concretar una elección de juez ahora. Al mismo tiempo, lobbystas conservadores y democrátas están poniendo abiertamente dinero sobre la mesa para ganar influencia en el senado que precipite o imposibilite (según el lobbysta que sea) la elección del juez en las próximas semanas5.

Los republicanos, al día de hoy, se encuentran bastante firmes en su posición y, aunque dos senadores de su bancada han rechazado llevar adelante la votación hasta que se desarrolle la elección del 3 de noviembre, pareciera que pueden obtener una mayoría suficiente que les permita cristalizar una posición predominante en la corte. De todas maneras, siempre estas votaciones suelen definirse en el último minuto, con muchas maniobras e influencias de por medio que suelen modificar el panorama. Se verá en próximos días, pero cabe resaltar que si finalmente los republicanos agrandan su representación en la justicia burguesa y a giran un poco más a la derecha, sería un cambio súper-estructural en contradicción total con las recientes movilizaciones que por izquierda vinieron a marcar la agenda del país imperialista. Es decir, a largo plazo esta modificación super-estructural solo serviría para aumentar la incipiente polarización que se está dando en la sociedad norteamericana desde el asesinato de George Floyd.

1 Véase “Estados Unidos: pandemia, elecciones, el correo y «votación en ausencia»” http://izquierdaweb.com/estados-unidos-pandemia-elecciones-el-correo-y-votacion-en-ausencia/

2 Como conto en su momento Bush contra Gore en la polémica elección presidencial de 2002, donde la corte fallo por 7 votos contra 2 por suspender el conteo de votos en Florida, conteo que iba muy reñido y que definió la elección a favor del presidente que le declaró la guerra a Irak.

3 Véase “Ruth Bader Ginsburg’s death brings new uncertainty to the battle over voting rights in 2020” https://www.washingtonpost.com/politics/ginsburg-supreme-court-voting-rights/2020/09/21/2bbda99a-fb45-11ea-8d05-9beaaa91c71f_story.html

Mirá también:  Opinion: La probable victoria de Biden en las primarias del Partido Demócrata

4 Esto, en un ejercicio de hipocresía enorme. Hace tan solo 4 años, Obama quiso elegir un nuevo miembro de la corte suprema también en el año electoral que llevo a Trump a la presidencia. Finalmente, en esa ocasión, la votación fue bloqueada por la mayoría republicana del senado.

5 Véase “Cash Is Flowing Over Confirmation Battle for Supreme Court Vacancy” https://www.nytimes.com/2020/09/19/us/politics/fundraising-rbg.html?action=click&module=Spotlight&pgtype=Homepage

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

¿Desgaste o lucha?

Edicions Internacionals Sedov germinal_1917@yahoo.es Valencia, julio de 2018 (“Ermattung oder Kampf?” Die Neue Zeit, año XXVIII, volumen 2, 1910) I Debido al trabajo de agitación oral al que tuve que dedicarme, respondo con bastante retraso al camarada Kautsky, Pero si mi artículo acerca de la huelga de masas y mi trabajo agitativo de abril no hubiesen conseguido nada más que abrir el partido a una discusión profunda sobre los problemas de táctica, y lograr también que la prohibición de la discusión sobre la huelga de masas se rompa ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre