Elecciones en Córdoba

Triunfo de Schiaretti en una elección conservadora

Nuevo MAS Córdoba


Terminado el primer escrutinio, los datos confirman que Schiaretti, el gobernador del PJ de Córdoba, se ha impuesto en la reelección por más del 50% de los votos. La elección en la provincia parece confirmar así la tendencia que se ha venimos observando en otras elecciones provinciales como Neuquén y Río Negro, donde se impuso la reelección de los ejecutivos provinciales.

Esto se explica porque, en medio de una crisis nacional del gobierno de Macri, que se profundiza con un deterioro económico y social cada vez más profundo, los gobernadores del interior del país han logrado aparecer como despegados del gobierno nacional de Cambiemos, desligarse de sus responsabilidades, y también de la crisis que ocurre a nivel nacional como si sus provincias pudieran ser santuarios donde ésta no impactara de la misma manera.

En el caso de Córdoba, se trata de una provincia que se encuentra ampliamente endeudada y la crisis que se vive es parecida a la que se vive a nivel nacional. Pero Schiaretti, a pesar de haber apoyado a Macri a lo largo de toda su gestión, logró despegarse de esto y aparecer de alguna manera como una especie de dique de contención de la crisis nacional frente a amplias porciones del electorado cordobés.

Es evidente que esto es una ilusión porque la crisis que se vive a nivel nacional es muy fuerte y ninguna provincia puede escaparse de ella, pero de alguna manera el adelantamiento electoral le han permitido al PJ y a Schiaretti manejar los tiempos políticos para postergar el desencadenamiento de la crisis en Córdoba en la magnitud que está teniendo a nivel nacional.

El segundo dato de importancia, que refuerza el triunfo de Schiaretti, y habla de la crisis de Cambiemos en general y el radicalismo en particular es que, al ir divididas estas dos fuerzas el PJ se alza por primera vez desde 1973 con la intendencia de la Córdoba Capital, donde sale derrotado específicamente Mestre. Esto también le pone cifras al retroceso de Cambiemos y el radicalismo en la provincia que, al ir dividido, en ningún momento pudo desafiar el triunfo cantado de Schiaretti. Este retroceso le supuso ahora la pérdida de la ciudad capital de Córdoba, una de las más importantes del país y un duro golpe al gobierno de Macri cuyas perspectivas electorales nacionales se ven cada vez más ensombrecidas.

Por último está el resultado de la izquierda, cuyo retroceso electoral -más allá de haber consagrado algún legislador- tiene dos causas: En primer lugar las causas objetivas, que tienen que ver con el carácter conservador del voto; también con la sistemática campaña que hizo el kirchnerismo para que los votos de Carro vayan a Schiaretti, aun a pesar del rechazo que le causaba a muchos votantes kirchneristas; la irrupción de Cristina Kirchner que aparece como consolidándose como candidata y despierta la ilusión en ese sector del electorado de que pueda imponerse a nivel nacional, como también la política de cordón sanitario para que los votos k que simpatizan con la izquierda no vayan a esta.

Sin embargo estos elementos objetivos no pueden tapar la inmensa responsabilidad del FIT que, con un criterio autoproclamatorio y electoralista parece haberse creído que los votos están comprados, que una vez que se los obtiene siempre se los tendrá y que ha sido el principal responsable de dividir a la izquierda en tres listas distintas, debilitando así al conjunto de la izquierda e incluso a sus propios resultados.

Si la división de la izquierda afectó a la votación de conjunto y, en primer lugar por ser la fuerza más importante, al FIT, también dio lugar a una elección modesta por parte del MST, que hizo campaña con una figura conocida por haber sido legisladora como parte de una alianza con Luis Juez. Estas condiciones afectaron por supuesto también al Nuevo MAS, que hizo la elección más modesta de la izquierda, lo cual era previsible teniendo en cuenta razones de recursos y aparato volcados a la campaña electoral. Pero sin embargo consideramos que hicimos una enorme campaña, una campaña independiente de la cual estamos orgullosos, independientemente del resultado en votos. A partir de mañana toda la militancia del Nuevo MAS estará en las calles junto a los trabajadores, las mujeres y la juventud para defender sus derechos.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre