Tres elecciones, problemas semejantes

    Izquierda Web2
    Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


     

    En los próximos meses se desarrollarán importantes elecciones en los países desarrollados. El 10 de junio se realizarán las elecciones al Parlamento europeo en Inglaterra, Escocia y Francia, y además elecciones regionales en este último país. En ellas van a participar corrientes del trotskismo o coaliciones más amplias con fuerte peso de ellas. En noviembre tendrán lugar unas elecciones de importancia mundial, las presidenciales de Estados Unidos. Alrededor de esto, creemos importante destacar tres aspectos.

    En primer lugar, en el caso sobre todo de Inglaterra y Estados Unidos, las elecciones estarán marcadas por las vicisitudes de los gobiernos de Blair y de Bush, a partir de la crisis política que de una manera u otra ha venido provocando en ambos países la forma en que se llevó adelante la acción militar contra Irak y sus resultados.

    En segundo lugar, sobre todo en Inglaterra, Escocia y Francia, las elecciones se dan sobre el trasfondo del desarrollo de una verdadera crisis de representación de los trabajadores y las masas populares. Es el caso de los problemas del Nuevo Laborismo en Inglaterra y Escocia y de la crisis del PS y el PC en Francia. A partir de esta situación se ha ido abriendo crecientemente una vacancia política, en un contexto de polarización social y política. Esta realidad ya ha venido dando lugar en los últimos años a una serie de resultados electorales en las que la extrema izquierda logró sustanciales avances, no sólo en el terreno electoral. En el movimiento antiguerra en Inglaterra o en la reciente huelga nacional docente de junio del 2003 en Francia, las corrientes socialistas revolucionarias han tenido un peso importante.

    Esto nos introduce en la tercera cuestión, a la que se refieren más específicamente los textos que reproducimos: la discusión acerca de los instrumentos que permitan dar pasos efectivos en el terreno de la representación política de la clase trabajadora y los sectores populares, en ruptura con los partidos tradicionales.

    Frente a esta realidad presentamos entonces –críticamente– cuatro textos.

    El primero, del Socialist Workers Party (SWP) de Inglaterra, da cuenta de la formación de la coalición electoral del izquierda Respect y los principales debates surgidos en torno a ella. El segundo texto es el programa de la coalición. Desde nuestra ubicación, se trata de una experiencia a seguir de cerca, ya que presenta la novedad y el desafío de avanzar en internar resolver el problema de dar una expresión política a un movimiento “plural” como el movimiento antiguerra. En el que, además, se plantea cómo coaligarse con nacionalidades oprimidas que residen dentro de un país imperialista, como es el caso de la población islámica en Inglaterra, y la manera de llevar adelante esta tarea sin perder en el camino la perspectiva de clase y socialista.

    El tercer texto muestra un debate acerca del reciente acuerdo electoral entre Lutte Ouvrière (LO) y la Liga Comunista Revolucionaria (LCR) para las próximas elecciones en Francia. El debate tiene interés y sutileza, aunque poco se dice acerca de las características del acuerdo y menos aun queda claro cuales serán los pasos ulteriores de estas dos corrientes a partir del resultado electoral. Esto es problemático cuando se trata de corrientes con cierto perfil político bastante cristalizado. En LO, características sectarias y abstencionistas, y en el caso de la LCR, rasgos oportunistas.

    Por ultimo, en el cuarto texto, en razón de la importancia de las elecciones norteamericanas y la crónica dificultad en el establecimiento de un tercer partido alternativo a los republicanos y los demócratas, presentamos la Declaración de Avocado, impulsada por Peter Camejo, dirigente del Partido Verde. Esta Declaración interviene en el debate central de la vanguardia norteamericana en estos momentos: ¿el “voto útil” para el candidato demócrata a fin de cerrar el paso a Bush, o una alternativa independiente del bipartidismo? Este debate se ha agudizado por la decisión de Ralph Nader –el líder “anti-corporaciones”, que obtuvo un porcentaje de votos minoritario pero significativo en las anteriores presidenciales– de presentarse nuevamente en el 2004.

    Esta Declaración contiene elementos de análisis de la política estadounidense y un pantallazo sobre la historia de los partidos tradicionales y el sistema electoral de ese país que son de interés. No obstante, cabe dejar sentado que no compartimos el ángulo puramente democrático y anticorporaciones, sin ninguna referencia anticapitalista, socialista y de clase, de su autor.

    Print Friendly, PDF & Email

    DEJAR UN COMENTARIO

    Ingresar comentario
    Ingrese su nombre