Tercera Jornada del Pensamiento Socialista | Movimiento obrero: “Para desarrollar la lucha hasta el final hay que cuestionar lo establecido”

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Rodolfo

“Para desarrollar la lucha hasta el final hay que cuestionar lo establecido, pasar los límites de la democracia burguesa, cuestionar la propiedad privada”

Buenas tardes a todos y a todas las compañeras. Lo primero que quiero empezar destacando es que es una novedad para esta Jornada del Pensamiento Socialista que se haya organizado este panel, con todos estos compañeros luchadores. Porque es una paradoja que en el pensamiento marxista no haya un panel de trabajadores para reflexionar sobre los problemas de los trabajadores. Esa ausencia se empieza a suplir de esta extraordinaria manera, con todos los reflejos de luchas y de experiencias que hay acá porque, como explicaron en el panel anterior, para Marx, el centro del cambio y de la revolución social son los trabajadores y es la clase obrera. Yo quería empezar resaltando ese hecho y que la Corriente 18 de diciembre haya organizado este extraordinario panel.

Pero también quería empezar la reflexión sobre el problema de la clase obrera porque desde los 90’ se viene cuestionando la centralidad de la clase obrera y quién es el sujeto del cambio social. Para nosotros, sin ningún lugar a dudas, es la clase trabajadora la que está en el centro de las potencialidades del cambio revolucionario en la sociedad. Porque sigue siendo el trabajo asalariado el articulador central de la sociedad. Obviamente que la clase obrera actual no tiene nada que ver con la del siglo XVIII, no tiene nada que ver con la del siglo XIX, no tiene nada que ver con la del siglo XX, no tiene nada que ver con la de los 90’. Pero sigue ocupando ese lugar central. Para nosotros, a la clase obrera a partir del Argentinazo entró toda una nueva generación y hubo toda una reconfiguración de la clase trabajadora argentina. Obvio que no es la misma, y hay problemas, por ejemplo, la clase obrera argentina está recontra fragmentada. Y no es un problema solamente argentino, obvio, si uno quiere ser preciso, en realidad no hay una clase obrera sino que hay 2, 3, 4 clases obreras. Un tercio, fácil, de la clase trabajadora argentina en este momento está en blanco, es asalariada, tiene condiciones y sindicalización. Otro tercio está recontra precarizado con todas las variedades de precarización que hay, desde el trabajo en negro, a los monotributistas, los contratistas, etc. Otro tercio está sencillamente desocupado, haciendo changas cuando puede y si consigue algo. Toda esta fragmentación no opera como una derrota sobre los nuevos trabajadores, opera como un dato de la realidad. En todo caso opera como un problema que necesita una respuesta política, un programa, no una limitación a la centralidad de la clase obrera. En el programa nosotros hemos batallado muchísimo desde la FTC, desde los trabajadores desocupados por un programa de unidad de clase entre desocupados y ocupados por que el centro de la lucha sea el trabajo genuino. Acá hay un montón de estatales con los que pelamos por que pasen a planta permanente todos los infinitos contratos que hay en el Estado. Todo eso opera como programa, pero no como imposibilidad. Eso es lo primero.

Lo segundo es que la clase trabajadora recoge un montón de tradiciones, y un poco recordando las tradiciones del astillero, la clase trabajadora argentina recoge un montón de tradiciones. La tradición de la sindicalización, la tradición de la lucha reivindicativa con todos los límites que tiene la lucha reivindicativa, la lucha sindical. Pero es una tradición enorme. Esa misma tradición abre contradicciones, siempre abre contradicciones, porque en la tradición argentina existe el delegado de base, la comisión interna, que es una cosa que en un montón de otros lugares no existe. Jorge contó un poco cómo aparecieron esos espacios, pero les cuento que no en todos los países existe, es una tradición muy propia, muy de la clase obrera argentina.

Mirá también:  Sanders y Venezuela

A partir de la recuperación económica del 2004 empezó el proceso de recomposición obrera, esa recomposición no fue siempre igual; hubo un montón de momentos, yo quiero graficar uno o dos momentos.  Hubo un primer momento a partir de 2004/2005 que es el momento rabioso de la recomposición, ¿qué quiere decir eso? que eran compañeros que querían luchar y tenían un primer inmediato problema, que era que el delegado y el sindicato eran unos reverendos traidores hijos de re mil que no les dejaban luchar. Que no solamente no te dejaban luchar, sino que te perseguían, te hacían echar, te hacían las mil y una maniobras y cosas pérfidas para que la patronal te use y te descarte. Eso fue una revelación: que para poder luchar había que sacarlos a esos. Hay un montón de ejemplos, está la lucha de los trabajadores del subte por las 6 horas, está la toma de la redacción de Crónica de los trabajadores de prensa en el 2005, la toma de Pilkington, etc. Anoté dos ejemplos que son, para mí, los más emblemáticos. Uno fue la lucha de los pibes del casino y otra la rebelión del proletariado industrial en Fate en el 2007/2008, que fue extraordinaria. Justamente para poder luchar por el salario tuvieron que hacer una cuasi revolución, pegarle al Secretario General, sitiar el sindicato, amenazar con quemarlo y ahí firmaron con sangre que renunciaban. Fue exactamente así.

Ese es un primer momento heroico, hubo un montón de casos, de ejemplos. Después la recomposición siguió, en muchos casos se institucionalizó, los compañeros ganaron puestos sindicales, recuperaron cuerpos de delegados, delegados, seccionales, hasta sindicatos, crearon sindicatos nuevos. Es decir, la recomposiciónsiguió avanzando, quizás no tan épicamente,sino pausada pero metódicamente hubo un montón de avances que obviamente, como todo avance, incluye peligros, riesgos, tensiones, desafíos. Voy a retomar esto, todos los problemas que tuvo la recomposición.

Evidentemente, de esto tomaron cuenta todas las patronales, el gobierno y la burocracia. Hay un año que para nosotros fue bisagra en la recomposición que fue el 2014, que tiene que ver con la derrota de Gestamp y Lear, que eran dos fábricas del SMATA, recontra importantes, que llegaron a poner en jaque a Pignanelli que es de lo peor de la burocracia. Ponemos esas fechas y esas derrotas porque fueron el símbolo de que toda la patronal y el gobierno y la burocracia se habían dado cuenta que la izquierda y la recomposición habían llegado muy lejos, demasiado lejos, entonces fue toda una bajada de línea. Empezaron a bajar línea no solo en el SMATA sino en el SMATA, la UOM, en todos los gremios, empezó una persecución sistemática a la izquierda. Después hubo un montón de cosas, el asesinato de Mariano Ferreyra, la lucha de los tercerizados, la lucha por pase a planta permanente de los ferroviarios, etc. El 2017 fue otro año duro para la recomposición porque se cerró PepsiCo en Florida y estuvo la derrota de AGR Clarín que entregaron la fábrica sin tirar un tiro, una cosa desde nuestro punto de vista es escandalosa, totalmente escandalosa. Ahora, ¿en qué momento estamos ahora? el chino se va a referir a toda la cosa política más en concreto.

Mirá también:  Paro de ATE | Hay que enfrentar a Macri en las calles y en unidad

Primero, hubo un retroceso de la recomposición, para nosotros es evidente. La izquierda perdió posiciones, es evidente. Pero, de conjunto, no vemos derrotas del conjunto de la clase obrera, no vemos un retroceso cualitativo de las fuerzas del movimiento obrero y vemos, al contrario, que ahora sí empieza la prueba en serio, que ahora sí puede haber un salto cualitativo en la recomposición, que puede empezar la recomposición a superar alguno de los límites que tuvo, por ejemplo, el sindicalismo estrecho. ¿Por qué? por una cosa que decía muy bien Pedro, es un gobierno al que lo haces mierda o te hace mierda, corta la bocha. Lo del astillero fue otro campanazo, que la clase obrera y el movimiento obrero no está derrotado, sino que está vital, está potenciado.

Todo el problema de la burocracia es muy profundo, digo el título: la burocracia es todo lo que ya sabemos, pero no solamente eso, sino que es una institución del Estado. Es re profunda la burocracia, porque el movimiento obrero lamentablemente esta estatizado. No en la Argentina, en el mundo. Y no de ahora, de haceunmontón. Y ha dado saltos cualitativos en su estatización. La estatización del movimiento obrero es la burocracia que es un factor de mediación que siempre va a jugar para el lado de la patronal. Para el Estado, porque es el Estado. Aparte tiene una historia bárbara, fue un proceso la estatización. La burocracia es una institución del Estado. Pero está el problema del sindicalismo estrecho, entendido como lo entiende la burocracia. La burocracia siempre te dice que la política es una cosa y el sindicalismo, otra. Esa división es mortal, eso también tiene un recorrido histórico enorme en la Argentina. El sindicalismo empieza en 1915 en el noveno congreso de la FORA, pero eso se los cuento otro día.

Hay un problema específico: cualquiera que anda por ahí se dice clasista. Entonces tenés la Corriente Clasista y Combativa del señor Alderete, que es amigo del Papa, que reparte planes, que estuvo marchando en San Cayetano, ¡cualquier cosa! ¡ese se dice clasista y combativo! Tenes la Corriente Sindical Clasista, que ya contaba Jorge lo que hace la negra en Fate, hicieron el plenario de Lanús del Sindicalismo Combativo que no combate nada, hicieron una marcha que fue una vergüenza, no llevaron a más de 200 compañeros ocupados y 2 mil desocupados que no sirvió para nada. Hay un problema en la recomposición, en la esfera de las corrientes, de la vanguardia. Ahí la 18 de Diciembre tiene un papel enorme que jugar, porque nosotros no somos ultraizquierdistas pero obviamente queremos desarrollar todas las potencialidades de la lucha, y para desarrollar todas las potencialidades de las luchas, para ganar las luchas, tenés que ir más allá de lo establecido. Si no vas más allá de lo establecido capitulás, como capituló la Corriente Sindical Clasista en AGR que no tiró un tiro. A nosotros nos critican de ultraizquierdistas, tomamos el puente grúa con 9 tipos… y bueno, era lo que se podía hacer en Gestamp. Pero no solamente eso, hay un montón de ejemplos. Si vos querés desarrollar la lucha hasta el final tenés que cuestionar lo establecido, tenés que pasar los límites de la democracia burguesa, tenés que cuestionar la propiedad privada, tenés que cuestionar las normas. Y si no,no estás dispuesto a ganar. Si no lo cuestionás, no ganás, capitulás inexorablemente y más con este gobierno.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre