Subte | Acta-acuerdo entre Metrovías, SBASE y la AGTSyP ¿Qué podemos celebrar?

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

 

 Por Ana Vázquez y Héctor “Chino” Heberling

“Los compañeros vienen de una larga tradición de lucha. Es evidente que el gobierno quiere imponer un giro en la situación después del anuncio del acuerdo con el FMI. (…) uno de los lugares donde el macrismo quiere avanzar es en el Subterráneo, por su tradición de lucha que viene de hace casi veinte años. (…)”. (Reportaje a Héctor Heberling, SoB N° 470, 24/5/18)

Cumplido el plazo de 60 días de la cautelar dictada por el Juzgado en lo Contencioso, Administrativo y Tributario N°2, y cuando los Metrodelegados se disponían a reiniciar medidas de fuerza por sus reclamos, el Gobierno de la Ciudad convocó a la directiva de los trabajadores del Subte y Premetro. Las empresas y la agremiación de trabajadores rubricaron un acuerdo entre las partes el 30 de agosto en la Subsecretaría de Trabajo, que será homologado en el Ministerio.

El primer punto a destacar es que es un reconocimiento de hecho a la agremiación de los trabajadores nucleados en este sindicato, que habían sido borrados del mapa legal por gobiernos, empresarios, burócratas y por la Corte Suprema (resolución de marzo de 2018). En los hechos, además, reafirma este reconocimiento implícito en que se les dejará de descontar el 1% compulsivo que iba a las arcas de la UTA, contra la cual ellos lucharon para sacársela de encima, construyendo otra organización independiente.

El segundo es que consiguieron algunas “migajas” superiores al acuerdo de la UTA al que estaban obligados a encuadrarse, aunque miserables desde ya, que no alcanzan a cubrir la dramática situación económica de los bolsillos de los trabajadores. “(…) En material salarial, el convenio firmado fija una pauta salarial del 29,1 por ciento para los trabajadores. Esta cifra se desprende de la suba para todas las categorías del 25,5 por ciento, más el agregado del porcentaje de la revisión salarial de la paritaria 20117, que alcanza el 3,6 por ciento. (…) con los haberes del mes de agosto a cobrar en septiembre se abonará el retroactivo sólo por el mes de julio y la suma no remunerativa de 4 mil pesos, como retroactivo de los meses anteriores”. (Gestión sindical, 30/8/18)

¿Eso es todo? Para nada. Falta la “letra chica”: la cláusula de control de la protesta social. “Los Metrodelegados se comprometieron a ‘no adoptar medidas de acción directa ante cualquier conflicto que se pueda suscitar o se genere, sin el previo procedimiento que incluye reuniones por el plazo de 15 días. En caso de que no se resuelven los conflictos originados, y antes de tomar algún tipo de medida de fuerza, el gremio ‘deberá preavisar en forma fehaciente con una antelación no menor a cinco días la medida a adoptar’. (…) El compromiso alcanzado regirá hasta diciembre de 2019, pudiendo las partes renovarlo a su vencimiento, en las mismas o con diferentes condiciones presentes.” (El Cronista, 31/8/18)

El gobierno quiere contener el estallido social, ¿qué quieren los dirigentes de la AGTSyP?

En su portal, celebran con justicia (y también lo celebramos todos los luchadores) que el 2 de setiembre se cumplieron 10 años de la existencia de este nucleamiento antiburocrático, contra una de las más nefastas de las dirigencias sindicales tradicionales. Acompañamos el festejo. Pero creemos que no nos tenemos que quedar ahí. Porque el nuevo compromiso firmado nos tira un balde de agua fría, congelada.

No hay ninguna conclusión (ni información) sobre el acta-acuerdo firmada dos días antes en su portal. Igualmente, los dirigentes que la avalaron dijeron que era un gran paso adelante: “‘Más que las cuestiones numéricas que vamos a cobrar lo más importante es que volvimos a la mesa de negociación y que Metrovías y el gobierno de la Ciudad tuvo que firmar un acuerdo con nosotros’, destacó el secretario general de la AGTSyP, Roberto Pianelli.”(Infogremiales.com.ar 31/8/18)

Pero nos parece que es decir una verdad a medias, que no todos los puntos son a favor de los trabajadores. Y no nos referimos sólo a las cuestiones “numéricas”.

En un momento crítico para nuestros bolsillos, nuestra salud, nuestra educación, y la de las futuras generaciones, un recorte a los derechos de la protesta social no es un dato menor. En ningún momento lo es, pero menos en este contexto.

¿Qué pasa si frente a los nuevos despidos, suspensiones, amenazas, surgen movilizaciones espontáneas de desempleados, de los más desprotegidos, si continúan las luchas de las mujeres, de la juventud o si el gobierno reprime brutalmente alguna protesta? ¿Los metrodelegados se van a hacer los distraídos y abstenerse de solidarizarse con sus medidas (que por ser el transporte siempre son contundentes) para cumplir con el acta del 30/8? ¿Y si los golpean a ellos directamente, también? ¿Si hay un accidente por desidia patronal?

Ese punto es poner paños de agua fría, es hacerle un favor a la gobernabilidad de Macri, Larreta y sus CEOs cuando están en su peor momento, cuando crece y se masifica entre los trabajadores y el pueblo una bronca imparable que ya no los aguanta más, cuando se multiplican a lo largo y ancho del país las expresiones de lucha para derrotar el ajuste. La exigencia del momento es volver a la tradición histórica del subte que es la solidaridad y la unidad de los trabajadores, las mujeres y la juventud, para empujar hacia una salida democrática a favor de nuestros derechos y necesidades.

“10 años haciendo historia” titula el portal de la AGTSyP. Siempre acompañamos su pelea, heredera del Argentinazo, y bregamos para que esa historia no se cambie, siga siendo a favor de los trabajadores y del impulso a sus luchas desde abajo. Sin acuerdos-trampa que la obstaculicen.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre