Lucha por un techo

Solidaridad con la toma de tierras de Guernica

Testimonios desde la toma de tierra de Guernica. “Nos organizamos desde abajo para darle un uso social a las tierras ociosas”

Pablo Flores

La Corriente Sindical 18 de Diciembre se solidarizó con la toma de Guernica.

El sábado 5 de septiembre, y como parte de una delegación de la Coordinadora de Trabajadores en Lucha – Zona Sur que funciona en la ex Ansabo (hoy Cooperativa PORySO) junto a compañeras y compañeros de distintas organizaciones políticas y sociales, la Corriente Sindical 18 de Diciembre y el Nuevo MAS, nos hicimos presentes en la toma de tierras que miles de familias vienen sosteniendo en las inmediaciones del Barrio San Martín de la localidad de Guernica. Alrededor de las 15 hs., fuimos recibidos por vecinas y vecinos que nos contaron detalles sobre cómo vienen resistiendo las vicisitudes de la intemperie, la escasez de elementos básicos como agua, alimentos, elementos de higiene y salubridad, los hostigamientos de la policía de Berni, y los ataques con armas y amenazas de desalojo por parte de patotas relacionadas al gobierno municipal de la massista Blanca Cantero.

Al contrario de lo que los grandes medios de comunicación “informan”, demostrando un desprecio marcadamente clasista hacia las familias que intentan obtener algo tan elemental como una vivienda digna, nos encontramos con miles de trabajadoras y trabajadores junto a sus familias que, frente a la enorme crisis económica y el alarmante deterioro en las condiciones de vida de los sectores populares, ambas fuertemente agravadas por el contexto de pandemia, decidieron organizarse para impulsar la ocupación de alrededor de 100 hectáreas de tierras que permanecieron como un gran monte en desuso durante más de 40 años. Estos terrenos, tal como nos cuenta un vecino que se encuentra diseñando los planos para las futuras viviendas, no tienen dueño que acredite título de propiedad a la fecha, por lo que no pueden ser reclamados por nadie.

Los vecinos que permanecen en el área se organizan con delegados por manzana que, o bien son independientes, o bien son integrantes de alguna de las varias organizaciones sociales que son parte de la ocupación. Estos delegados realizan reuniones periódicas junto a abogados ofrecidos por las mismas organizaciones sociales, los cuales comunican el día a día de la situación judicial de la toma. A su vez, los mismos vecinos realizan merenderos, ollas populares y despliegan distintas acciones de solidaridad como la construcción de viviendas, zanjados y limpieza de la zona. También se dividen las tareas para construir, dividir los espacios en lotes organizados de tal forma que cada familia cuente con la misma cantidad de metros de tierra, veredas, calles y hasta existe el trazado de planos por parte de un trabajador agrimensor y un topógrafo quienes contemplan la futura construcción de una escuela, plaza y sala de primeros auxilios.

Las personas con las que dialogamos nos comentaron que decidieron tomar las tierras luego de ser expulsados de sus trabajos, o al verse precarizadas y empobrecidas al punto de no poder pagar un alquiler o los alimentos básicos para sus hijos. Cabe destacar que todos y cada uno de los consultados, nos transmitió una gran comprensión de cómo debe administrarse la construcción del nuevo barrio, sobre la base de la solidaridad, a la vez que se vio un rechazo unánime ante cualquier intento de trato discrecional y/o “punteril” de la distribución de la tierra. Esto desmiente a la intendenta de Presidente Perón, quien intenta desde el primer momento instalar la idea de que “las tierras terminan siendo un 20% para el que no tiene donde vivir y un 80% el negocio de muchos vivos” (Infobae 5/9/2020) para justificar, en sintonía con el gobierno nacional, la represión, la violencia policial y el desalojo de miles de familias sin techo en toda la provincia.

El Estado municipal, en los primeros días de la toma reprimió con balas de goma y gases lacrimógenos a los vecinos para desalojar un perímetro, hoy bajo custodia permanente de la represora policía bonaerense de Sergio Berni, que supuestamente está reservado bajo título de propiedad para la instalación de uno de los tantos exclusivos countries que se vienen asentando en todo el conurbano, bajo maniobras inmobiliarias fraudulentas que implican el lavado de activos, el fraude fiscal y la destrucción de ecosistemas naturales completos. Estos territorios suelen convertirse rápidamente en residencias de lujo de empresarios, políticos y otros personajes de la parasitaria pequeña y mediana burguesía. Otro gran ejemplo de cómo la propiedad privada se defiende con mano de hierro para los ricos a la vez que se reprime cualquier intento de organización de quienes no tienen posibilidad alguna de acceder a las mínimas condiciones de vida como lo es el techo digno.

La cuestión de la defensa de la propiedad privada mediante la criminalización de los ocupantes y la mano dura, estuvo en estos días en boca de variopinto arco político oficialista, desde los “hombres de acción” como Sergio Berni, hasta los “progresistas” como Kicillof, pasando por Alberto Fernández y Frederic, demostrando que en este punto hay unanimidad en el gobierno. Todos salieron a bancar el plan de seguridad para dar una solución represiva al inmenso problema del déficit habitacional. Alertamos que los vecinos de la toma de Guernica están hoy bajo el amparo del decreto que impide los desalojos, cuya duración se extiende hasta el 30 de septiembre. Luego de eso, el gobierno amenaza con el desalojo y la represión por parte de la misma policía bonaerense que hoy amedrenta en la entrada del barrio a los vecinos que intentan transportar materiales para construir sus viviendas y acercar provisiones para subsistir.

La experiencia de ocupación de tierras en Guernica, demuestra que las y los trabajadores pueden tomar en sus propias manos las tareas de organización, construcción de viviendas, diseño de barrios completos, etc., porque son ellos quienes conocen mejor que nadie sus propias necesidades y además poseen los conocimientos y habilidad para hacerlo. El Estado debe garantizar el financiamiento de obras gestionadas por las mismas vecinas y vecinos, solucionado a la vez el inmenso déficit habitacional mediante la expropiación de tierras en desuso y generando empleo para los sectores populares. Hay que exigirle al gobierno el cese del amedrentamiento y la represión a los habitantes de la ocupación. Por eso, planteamos que Berni debe renunciar inmediatamente del cargo por sostener el encubrimiento a la Bonaerense por la desaparición forzada seguida de muerte de Facundo Castro. Se deben orientar todos los fondos necesarios hacia la puesta en marcha de planes de vivienda gestionados por las y los propios trabajadores. No al pago de la deuda. Fuera Berni. Vivienda digna ya.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

¿Desgaste o lucha?

Edicions Internacionals Sedov germinal_1917@yahoo.es Valencia, julio de 2018 (“Ermattung oder Kampf?” Die Neue Zeit, año XXVIII, volumen 2, 1910) I Debido al trabajo de agitación oral al que tuve que dedicarme, respondo con bastante retraso al camarada Kautsky, Pero si mi artículo acerca de la huelga de masas y mi trabajo agitativo de abril no hubiesen conseguido nada más que abrir el partido a una discusión profunda sobre los problemas de táctica, y lograr también que la prohibición de la discusión sobre la huelga de masas se rompa ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre