correo de lectores

“Sinceramente, los mismos de siempre”

Carta de una ex militante kirchnerista que se sumó a las filas del Nuevo MAS.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Por Caro Tzanikian

A mis 17 años, un poco enojada y un poco en conflicto, huí de las filas del peronismo para no volver jamás: la burocracia y los retos de mi conducción por dudar y encontrarle profundos baches discursivos a la palabra sacrosanta de “La jefa”.

Aún escuchaba lo que decía Cristina, me creía interperlada por un discurso que ya no me pertenecía, discutía conmigo misma, justificaba, me peleaba, me volvía a reconciliar (o eso creía).

Me espantaba con los personajes que la rodeaban, me asqueaban los abrazos con asesinos, ajustadores, con cómplices de las épocas más oscuras de la Argentina.

En el último discurso en la presentación de su libro “Sinceramente” pensaba en esas bases, que como yo, les queda un sabor agrio, más que a poco, de lo que creemos que dice pero no llega a ser, esperando de nuevo que la principal dirigente le dé palabras a la bronca pero se las termine dando a la burguesía al estilo de una palmadita en la espalda a los que siempre se la llevan a costa de nuestro hambre.

Le hablo, también, a esas pibas que llevan con mucha convicción el pañuelo verde, que en 2018 levantaron una marea que promete arrasar con todo, que igual se enojan con la iglesia y que jamás unirían sus pañuelos con los celestes, que no les cierra un Juan Grabois papista y anti derechos y que menos le cierra un Manzur haciendo parir a niñas de 11 años.

En plena crisis, despidos y ajuste se dedican a hablar de un pacto social con empresarios, se sientan a negociar en cálidas reuniones con el FMI, dirigen centrales sindicales que hacen paros domingueros y mandan a la gente a esperar a octubre donde llegará una solución mágica a la gestión que también sostuvieron: votándole más de 120 leyes  y desmovilizando a la gente para seguir sosteniendole la gobernabilidad al macrismo.

Mirá también:  Manuela Castañeira, la única mujer candidata a presidente: “Alberto es la decisión más a la derecha”

Frente a todo esto, frente a las contradicciones, a la inmundicia, a palabras bonitas pero vacías de todo tipo de praxis, a campañas en torno a “Ella le gana” o “hay 2019”, frente a figuritas repetidas como Felipe Solá (responsable político del asesinato de Kosteki y Santillan) y apretones de manos con lo más rancio de la burocracia sindical, la misma burocracia que quiso vacíar y boicotear en tono amenazador y patoteril nuestro acto del 8 de marzo, con un discurso de “lo posible y lo inmediato” le pretenden poner una curita a una cabeza degollada.

Entonces te digo, compañero y compañera, hay otra salida dónde lo que plantean como posible e inmediato se vuelve el mismo final de siempre: somos los trabajadores y las trabajadoras los que le pagamos la fiesta a la burguesía y la patronal

Transito hoy la construcción de un espacio de carácter revolucionario, donde cabe el disenso y es punto de partida para la mejora, donde no existen dirigentes semi dioses incuestionables y dónde vamos a la cabeza los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Rompé con el sabor agrio de “comerte un par de sapos”, de que quieran guardar de nuevo en un cajón las reivindicaciones del movimiento feminista, de este lado de la historia, la que escribimos los de abajo no hay lugar para los traidores, para los conservadores ni oscurantistas.

Te invito, porque estuve ahí, con esa voz interna que me decía que nos merecemos más, que el ruido que te hace todo esto también lo sentí y te juro, compañero y compañera, que es posible otra salida, que es posible cambiarlo todo, que es posible forjar un mundo sin cadenas, sin injusticias, sin dueños de la tierra, sin patrones y que cuando borremos de la faz de la tierra hasta el último atisbo de este sistema se volverá un mal recuerdo de lo que nos vendieron como inevitable, como necesario.

Mirá también:  Agroindustria | Los trabajadores obligan a renunciar al responsable de los despidos

Pues, lo inevitable será, que tiremos a la trituradora al capitalismo patriarcal.

Te invito entonces, a construir la voz y el poder de los de abajo en el Nuevo Más y Las Rojas.

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

1 COMENTARIO

  1. Que aparatos que son…hasta las chicanas son berretas…igual si quieren les mandamos cartas de les compañeres de ustedes que se vinieron a nuestras filas, a ver que piensan…

    Abrazos para ustedes…

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre