Según el Indec, la pobreza alcanzó un 27,3%

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Por Ana Clio

Con este escalofriante resultado, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos de la República Argentina sostiene que la pobreza tuvo una suba de 1,6% frente al segundo semestre de 2017. Así mismo, ubicaron la indigencia en el 4,9 %, 0,1 punto por encima del semestre anterior. Los números están de todas formas claramente dibujados. Bajo la gestión macrista del INDEC, una primera estadística había arrojado un porcentaje de 32% de pobreza que en mediciones ulteriores habría sido del 25%. Con tarifazos, aumento del costo de vida, caída de la capacidad de compra del peso y tantas cosas más, es verdaderamente imposible creer seriamente que, en estos tres años de gestión de Macri, la pobreza haya hecho otra cosa que crecer. Estamos frente a un INDEC con mucha imaginación.

De esta manera, según el propio macrismo hay en Argentina 12,2 millones de pobres y 2,1 millones de indigentes. En tanto que en el Gran Buenos Aires, donde se encuentra la mayor cantidad de pobres, en términos nominales serian 3.843.746.

Ante esto, el Presidente no tardó en dar explicaciones en un discurso que no llevó más que unos pocos minutos, “cuando asumimos tuvimos momentos de avance, pero a raíz de esta tormenta los resultados van a tardar más». «Nuestro único objetivo es que cada vez más argentinos puedan salir de la pobreza y vivir mejor” nos dijo con ese tono promisorio cada vez más parecida al de De La Rúa.

A su turno, la tasa de desocupación trepó a un 9,6%, en el 2º cuatrimestre de este año. A esto se le suma la quita de subsidios a la electricidad, el gas, el agua y el transporte público, lo cual no puede no impactar en el bolsillo de los pobres. Al mismo tiempo, los gastos de servicios públicos vinculados al hogar subieron en el último año un 52,8 por ciento y el transporte, un 45 por ciento.

Mirá también:  Morir de frío: No fue el invierno, fue el capitalismo

Además, la brutal devaluación del peso impacta sobre los alimentos, que subieron 3,3 % en mayo, 5,2 % en junio, 4 % en julio y otro 4% en agosto, sin contar que el Gobierno expulsa mano de obra del Estado y reduce la obra pública. La reducción de la producción implica además el crecimiento de los despidos en el sector privado.

Así las cosas, mientras Macri culpa al pago extraordinario que recibieron los beneficiarios de la AUH y al aumento de los montos en programas sociales, lo cierto es que el principal responsable del crecimiento de la pobreza es el programa económico de Cambiemos y del FMI. Al ritmo de cómo vienen las cosas, la “pobreza 0” sólo puede tener credibilidad si al “cero” se le suman varias cifras adelante.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre