Rodchenko y el arte revolucionario

"Si se desea enseñar al ojo humano a ver de una forma nueva, es necesario mostrarle los objetos cotidianos y familiares bajo perspectivas y ángulos totalmente inesperados y en situaciones inesperadas"  Alexander Rodchenko

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Por Marian Busch

“Libros” (1924), trabajo icónico del artista en que se aprecia la combinación unica entre perspectiva fotográfica, fotomontaje, diseño y propaganda.

A propósito de la llegada al CCK de una muestra con obras de Alexander Rodchenko este 9 de agosto, consideramos pertinente aprovechar la ocasión para visitar someramente el trabajo de este artista que aparece como una de las grandes claves del siglo XX, encarnando en su búsqueda la preocupación por un arte que combine la enorme tarea de expresar las miradas de la revolución socialista y la difusión de la causa revolucionaria con el desarrollo de nuevas técnicas, procedimientos y perspectivas artísticas con la profundidad de encontrar en esta combinación una extensión de los horizontes humanos en lo político y social que sea acompañada por una nueva forma de percibir y una nueva forma de contar ese nuevo mundo que la revolución construye.

Escaleras (1930)

Pintor, diseñador, fotógrafo y cineasta, Rodchenko nació en Rusia en 1891, lo cual le permitió asistir en su juventud a la mas grande gesta emancipadora de la humanidad: la revolución de 1917. Ya dedicado a la exploración artística se suma con entusiasmo a las filas bolcheviques y se convierte en un emblema de las vanguardias soviéticas que movidas por el viento del cambio radical que impuso la toma del poder por parte de las masas, hicieron en pocos años progresos que marcaron la totalidad del siglo XX y fueron necesariamente notados por el arte internacional que no pudo dejar de  incorporar las innovaciones de figuras como Sergei Enseinstein en el cine, Vladimir Maiakovsky en poesía y el propio Rodchenko en fotografía y fotomontaje. En 1920 nuestro artista se hace cargo de la Vkhutemas, la institución de enseñanza superior del arte y la técnica creada por la iniciativa de Lenin de tener un organismo estatal que ofrezca una enseñanza de excelencia a mas de 2500 alumnos y que durante la década es hogar del desarrollo de movimientos de vanguardia en un clima de total experimentación y ruptura de antiguos conservadurismos propios del arte promovido por el régimen zarista.

Mirá también:   La posición del Partido Bolchevique (1917-1922) sobre la prostitución
Abajo con la burocracia (1927)

El lenguaje de Rodchenko expresa la vitalidad de la sociedad y la industria haciendo eco de que el avance de los medios de producción no es ajeno al arte. Por esto prefiere la fotografía y amplia aun mas sus horizontes mediante el perfeccionamiento del fotomontaje. El constructivismo del cual es exponente se caracteriza por la combinación de los avances formales del futurismo con un fuerte contenido social y revolucionario. En búsqueda de una imagen fiel de tiempos donde toda visión lineal y aburrida del mundo era obsoleta, rompe también las líneas del horizonte, destruyelas tomas desde una predecible perspectiva humana y todo intento de representar ingenuamente los objetos de forma realista. Su arte es una fiesta de formas diagonales, oblicuas y planos sorprendentes. Una vez dijo que ante la imposibilidad de capturar a un hombre en un simple retrato, había que hacerlo en muchas instantáneas, tomadas desde diferentes ángulos en diferentes momentos, lugares y circunstancias. La cámara ya no busca imitar al ojo humano si no que haciéndose cargo de ser una nueva tecnología, busca ampliar y complementar este horizonte. Es fundamental notar el profundo contenido revolucionario de este enfoque: Rompamos el simple reconocimiento de un objeto. Veámoslo como si lo viéramos por primera vez en su complejidad, en su riqueza, alejémoslo para poder apreciarlo. Asomemos al mundo lejos del letargo, para verlo con ojos nuevos.

Escape de incendios (1925)

En el terreno mas especifico del fotomontaje, toma elementos de los dadaístas franceses pero elige ponerlos al servicio de la difusión revolucionaria. Junto con Maiakovsky desarrollan un impresionante trabajo de propaganda cuyos posters son quizás lo que más conocemos en la actualidad.

Mirá también:  80 años de la fundación de la Cuarta Internacional
Poster para “El Acorazado Potemkin” de Einsenstein (1925)

Con la llegada al poder del stalinismo termina también la libertad artística de Rodchenko, quien acusado de formalismo burgués fue condenado a no poder fotografiar sin permiso estatal. Bajo el enorme y obtuso avance del realismo socialista, asistió también al cierre de la Vkhutemas en 1930.  Su legado nos parece un aporte fundamental al arte revolucionario y ejemplo de un movimiento que bien señaló Walter Benjamin: El fascismo recurre ideológicamente a la estetización de la política. El comunismo le responde con la politización del arte. Esperamos haber contribuido en estas líneas a despertar interés por la investigación del terremoto al mundo artístico que fueron las vanguardias soviéticas y por visitar la muestra  “Alexander Rodchenko. Fotografías de la Vkhutemas” que desde el 9 de agosto se ofrece en el CCK.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre