Pacto social

Reuniones para consolidar el Acuerdo Económico y Social

Después de un festejo del 17 de octubre dividido, sumado a algunos cruces por la entrega de “unos pesos” de parte del gobierno a algunas obras sociales (en esta oportunidad la más beneficiada fue la UTA de Roberto Fernández), del otorgamiento de la personería gremial en La Rioja a un sector rival de Carlos Acuña dentro de la Federación de los trabajadores de Estaciones de Servicios por parte de una resolución del Ministerio de Trabajo, se reunió la mesa chica de la CGT.

Ana Vázquez
Redacción Semanario Socialismo o Barbarie.


En la misma estuvieron presentes el mismo Acuña, representantes del sector de Barrionuevo y de los gremios denominados “independientes”, como UPCN de Andrés Rodríguez y la UOCRA, de Gerardo Martínez, entre otros. No así referentes de Hugo Moyano, del ferroviario Sergio Sasia ni del bancario Sergio Palazzo.

No fue una reunión de “todos”, pero sí se sumó a un sector que había cortado aguas, incluso dentro de la cúpula cegetista, con el festejo de Acuña junto con Barrionuevo en conmemoración del 17 de octubre.

La gran preocupación, en estos momentos críticos, es la misma que la del gobierno, y por lo tanto, se agrupan para fortalecer el acuerdo económico y social con los empresarios, antes que se profundice aún más la crisis, ya aguda. Y para tal fin, con varias reuniones amigables con los referentes de las cámaras patronales y una superamigable entre el presidente y el “miserable” de Paolo Rocca(*), tienen que sumar apoyo contundente al gobierno y sus planes. Apoyo que está descontado de parte de las cúpulas sindicales, pero que las fisuras no ayudan a darle continuidad sostenida y creíble, que pueden provocar desconfianza en la sumisión total a los planes de parte de algún sector del empresariado.

“No es momento para fisuras y discusiones entre nosotros”, suponemos fue el mensaje desde los dirigentes sindicales. Necesitan abroquelarse para demostrar fortaleza y sumisión a los planes albertistas a rajatabla. Con ese propósito programaron una nueva reunión del Consejo Directivo en pleno para la semana próxima y la conformación de “mesas sectoriales”. Desde ya que entre los “sectores” los/as trabajadores/as de a pie no estamos incluidos, así algunos de ellos/as sean los/as “esenciales” en el discurso.

Mirá también:  Huelga general: Un millón en las calles de Francia

Confirmado: no los une el amor, sino el espanto

Los sindicalistas reunidos el martes pasado concluyeron su encuentro con la programación de un acto el 17de noviembre en conmemoración del Día de la Militancia, en la localidad santafesina de Granadero Baigorria, descubriendo un busto de un ícono de la burocracia sindical peronista, si lo hay: José Ignacio Rucci. Acá no hubo discusiones. La consideración hacia él es unánime. Encarnó (y encarna) el modelo a seguir por la dirigencia del movimiento obrero.

La situación es muy distinta, mucha agua ha corrido bajo el puente, pero los ídolos de quienes tienen la estrategia a full (al que le gusta y al que no le gusta también) de la colaboración de clases y la sumisión de los/as trabajadores/as al Estado y sus patrones, tienen sus nombres históricos. Y los dirigentes de los distintos agrupamientos sindicales peronistas los siguen a pies juntillas…

(*) “El CEO de Techint tiene múltiples contactos y buscó la manera de encauzar las relaciones institucionales con el Gobierno. Alberto Fernández avaló el pedido y armó la mesa de Olivos para recibir a Rocca y Luis Betnaza, director corporativo del Grupo Techint. Martín Guzmán y Wado de Pedro, ministros de Economía e Interior, acompañaron al Presidente.” (Infobae, 23/10/20)

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Engels antropólogo

Portada: Emilse Roja DESCARGAR EL LIBRO EN PDF   “La simple caza de la riqueza no es el destino final de la humanidad, a lo menos si el progreso ha de ser la ley del porvenir como lo ha sido en el pasado. El tiempo transcurrido desde el advenimiento de la civilización no es más que una fracción ínfima de la existencia pasada de la humanidad, una fracción ínfima de las épocas por venir. La disolución de la sociedad se yergue amenazadora ante nosotros, como el término de una carrera histórica cuya única meta es la riquez...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre