ajuste para pagar la deuda

Reunión Daer-Alberto Fernández: Ajustan su plan contra nosotros

Daer se reunió con el gobierno para confirmar lo que ya sabíamos: no piensan defender la cláusula gatillo de las paritarias ni oponerse al ajuste a los jubilados. La CGT entrega a los trabajadores argentinos para que se pague la deuda externa.

Ana Vázquez
Redacción Semanario Socialismo o Barbarie.


Foto: La Nación

«‘Hay que ajustar con los de más arriba’ (…) ‘No tenemos que ajustar sobre los que siempre se ajustó. Nosotros ya perdimos poder adquisitivo durante cuatro años’. (…) mantendrán el apoyo a Fernández y afirmó que el Presidente ‘recibió un país en la banquina y lo volvió a poner en el camino’. (…) ‘Lo veo como un gran demócrata. Le veo cosas de Raúl Alfonsín. Es un fanático de la democracia y de los grandes acuerdos. Eso va a ayudar mucho y considero que a él hay que ayudarlo mucho’», completó.

Omar Plaini, secretario general del gremio de Canillitas, Infogremiales, 13/2/20

Con palabras similares (“no, pero sí”) se expresó Sergio Palazzo, titular del gremio bancario. ¿Doble discurso? Si pudieran, estos dirigentes tendrían dos caras. Pero como no es posible aún ese truco, por lo menos en la vida cotidiana, tienen dos discursos. Uno tras otro, a renglón seguido. Con uno de ellos se “oponen” a que el gobierno nos ajuste. Con el otro discurso lo apoyan a rajatabla, llaman a ayudarlo…

¿Para confundirnos? Jamás. ¿Para intentar engrupirnos? Siempre.

La “ayuda” que nos piden es que no reclamemos por nuestros salarios, que nos olvidemos de la cláusula gatillo, que esperemos a abril, mayo… que resignemos todas nuestras demandas y necesidades en aras… de negociar con tranquilidad y sin sobresaltos el pago de la deuda.

Pago contante y sonante a costa nuestro, con el cual están haciendo una campaña “nac & pop” de que el gobierno se está oponiendo a las grandes pretensiones de los bancos y del Fondo. La realidad es que toda la negociación, sea al contado o en cuotas, es para pagar, siempre pagar una deuda que los de abajo nunca contrajimos. Porque nunca fue en nuestro beneficio.

Mirá también:  Yo me ajusto, tú te ajustas… la Corte se prepara para ajustarnos a todos

Cumbre con final anunciado

La reunión de este jueves 13 de Héctor Daer con el Presidente fue la continuación de la previa de ayer con Hugo Moyano y Wado de Pedro para reperfilar la agenda.

A la salida de la reunión, ya Daer fue bastante categórico: “la cláusula gatillo no es un fin”, defendiendo con pocos escrúpulos la entrega de las paritarias; “la preocupación es que el sistema –jubilatorio- sea sustentable”, es decir, ajustar a los jubilados es el camino correcto.

Seguirán las reuniones con Sergio Palazzo y otros. Luego les tocará el turno a los empresarios. Entre Todos afinan la puntería para pegar con un solo tiro. Un tiro directo a nuestro bolsillo (desindexación le llaman en forma delicada). Bolsillos agujereados por los sucesivos gobiernos de distintas tonalidades pero de un solo color: patronales y entregados hasta los tuétanos al imperialismo y sus intereses.

La intervención directa del jefe de Estado en las negociaciones con los referentes de los sindicatos es un reflejo de la decisiva importancia que tiene en nuestro país, más aún con un panorama latinoamericano y mundial de aguda crisis y rebeliones, el movimiento obrero. Movimiento que, aunque actualmente no esté peleando ofensivamente, es un sujeto de cuerpo presente y pensante al que la burguesía y sus partidos y alcahuetes le tienen mucho “respeto”. Respeto que se lo ha ganado en históricas jornadas a través de sucesivas décadas, en las que la juventud y el movimiento de mujeres también han dicho “presente” y que el presidente sabe muy bien que, cuando se ponen en marcha, “pisan fuerte”.

Nosotros tenemos que prepararnos para una pelea larga, dura y difícil. Los agujeros de nuestros bolsillos hechos están. Pero la sorpresa que se van a llevar cuando reclamemos lo que nos corresponde por nuestro trabajo, nuestra salud, nuestra educación, nuestro derecho a decidir, va a dar vuelta la página y los principales actores vamos a ser nosotros/as; no ello/as, sus discursos y sus reuniones secretas.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre