Universidad Nacional de Córdoba

Respondus: “una nueva barrera en el acceso a la educación, la barrera digital”

La gestión de la Universidad decidió implementar un sistema de control de personas durante exámenes virtuales. Entrevista a Javier Jorge, docente de la facultad de Ciencias Exactas e ingeniero en computación.



Nos pusimos en contacto con Javier Jorge, docente de la facultad de Ciencias Exactas e ingeniero en computación. Es integrante de EPICA y LibreBase, grupo que difunde el uso de Softwares libres y gratuitos. El jueves pasado, nos estuvo acompañando en la clase pública organizada por la Asamblea Interfacultades en rechazo de la compra de Respondus.

Como denunciamos anteriormente (Respondus: la UNC implementa un software de vigilancia virtual), la UNC compró Respondus por un valor de U$S 17.545, como herramienta de control para los exámenes virtuales. Actualmente está siendo usado en las facultades de Ciencias Económicas y Ciencias Exactas, pese a que su licencia fue votada de espaldas a la comunidad educativa y que es internacionalmente repudiado. Estamos viviendo un contexto de deserción altísimo producto de la virtualidad y la crisis socioeconómica. Entendemos que la utilización de este tipo de herramientas es un avance en la privatización de la educación.

Desde el Ya Basta!, apenas salieron a la luz las declaraciones del rector Juri donde anunciaba con bombos y platillos la readecuación del cursado a la modalidad virtual, alertamos que sin políticas de apoyo y económicas se traduciría en una medida meritócrata, del sálvese quien pueda, expulsando a cientos de estudiantes. Llegado el final del primer cuatrimestre, la deserción es un hecho y para colmo el rectorado ha aprovechado la situación de cuarentena para tomar medidas de espaladas al conjunto de la comunidad educativa, en reuniones informales o directamente privadas, donde finalmente se dictó el compromiso con la universidad del sentido (Vaticano), la compra de Respondus y se votó el mismo presupuesto que el del año pasado cuando, insistimos, debería ser de Emergencia para poder dar respuesta.

En este sentido, hemos planteado nuestra posición: las facultades y centros de estudiantes deben estar abiertos (ver Crece la deserción en la UNC) para que podamos debatir cómo organizarnos ante esta situación de crisis general y poder defender el derecho a la educación pública. La FUC y las conducciones de los centros de estudiantes tienen que tener un rol activo en esto, de lo contrario sólo promueven la idea individualista de preocuparnos por nuestra carrera, descuidado el carácter de clase detrás de eso. No podemos quedarnos de brazos cruzados esperando a que por arriba se resuelva esta situación: tenemos que tomar en nuestras manos al defensa de nuestros derechos.

En este contexto desarrollado, le realizamos algunas preguntas e inquietudes a Javier para adentrarnos a los peligros del uso de Respondus.

IzquierdaWeb: ¿Qué es Respondus y en qué consiste el convenio de la UNC con para usar este Software?

Javier Jorge: Para responder qué es respondus primero es necesario hablar de «lockdown browser». Este es un navegador web (privativo) que puede acceder a moodle (software libre) y que bloquea el uso del resto de la computadora mientras dura el examen. Esta herramienta solo es útil para un tipo muy particular de examen. Además, este navegador va a bloquear la computadora y va a empezar a transmitir información hacia un servidor. Esta información, (en principio) consiste de audio y video de un estudiante que está rindiendo un examen. El Software que lo recibe se denomina «Respondus» y detecta automáticamente actitudes «sospechosas», como por ejemplo «un estudiante que se corre el flequillo de los ojos». Por más irónico que parezca, esto es parte de una figura oficial que promociona el sistema. Este sistema no libera al docente de la validación de la identidad y es meramente disuasivo.

IW: Vos planteas que el uso de Respondus implica un problema de Seguridad y Privacidad para los estudiantes, ¿qué significa esto?

JJ: Al instalar el navegador al sistema operativo de la computadora, uno le cede permisos de superusuario con lo que estamos dándole permiso a este «navegador» para que acceda a la totalidad de los archivos almacenados en nuestra computadora así como la totalidad del hardware y software que en ella se encuentre conectado.

El navegador lockdown browser es el código cerrado, lo que significa que no puede ser analizado su código de fuente para estudiarlo y saber cómo funciona y entender exactamente qué es lo que hace. La licencia de su uso de este software impide hacer ingeniería inversa para poder tratar de inferir esta información, lo que hace difícil la tarea de una auditoría. Una alternativa al lockdown browser que es menos invasiva es «Safe Exam Browser», esta alternativa cuenta con el sello de «privacy friendly» pues fue auditado y cualquiera puede hacerlo ya que es de código abierto (y gratis).

Como mencionara el vice decano de FAMAF en un artículo sobre el tema1, la información que estarían entregando los estudiantes se transforma en un «botín» más que interesante para delincuentes informáticos y/o empresas que hacen análisis de datos, pues van a contar con una gran cantidad de información perfectamente geolocalizada, con nombre y apellido de un grupo etario también bien clasificado, con nivel educativo, con información de documentos de identidad y con horas de video para hacer análisis de gran volumen metadatos que estos videos aportan.

Mirá también:  Córdoba sigue movilizada

IW: El estudiante que se instala Respondus en su pc hace un contrato con una empresa privada extranjera para acceder a la instancia de examen en la Universidad Pública, ¿qué implicancias tiene esto para vos?

JJ: Tal cual. El estudiante que instale esta herramienta en su computadora, tal como muestran los instructivos de las facultades de Ciencias Exactas y Ciencias Económicas, debe aceptar un contrato de licencia en el cual cede sus derechos de privacidad ante una empresa extranjera. Este contrato está en Inglés y permite que la empresa recabe información del estudiante y la almacene en servidores de terceros en el exterior del país. Estamos hablando concretamente de que la Universidad Nacional de Córdoba va a estar exigiendo un estudiante ceder un derecho para adquirir otro. Ceder la privacidad favor de una empresa extranjera por el derecho a la educación. Como si esto fuera poco la empresa no asume ninguna responsabilidad por la fuga de información que pudiera surgir (pueden leerlo en la licencia).

El tema de la privacidad no es un tema menor como muchos medios y muchos referentes quieren que creamos, el tema de la privacidad es un es un tema que va cobrando cada vez mayor relevancia. No existe libertad sin privacidad, la privacidad contribuye enormemente a la salud mental y disminuye las posibilidades de control de los individuos por parte de quienes ejercen la vigilancia.

Cada día más y más personas son conscientes de su privacidad, quieren cuidarla y eligen no cederla. Prueba de ello se puede observar el cambio en la legislación europea al respecto y como consecuencia el cambio en las políticas de privacidad de la mayoría de los sitios web del mundo así como de las empresas del silicon valley. Todas ellas están considerando seriamente el tema de la privacidad y ese cambio no es porque estas empresas realmente les preocupa la privacidad de sus usuarios, sino que les preocupa que cada vez más gente es consciente de ello y temen perder mercado.2

IW: En el conversatorio “Evaluar o Vigilar” planteaste que con la compra de este Software “hemos levantado una barrera digital”. ¿podés explicarnos esto?

JJ: Sí, recuerdo de que hace un tiempo desde un grupo de accesibilidad de la universidad se trabajó fuertemente, con mucha mucha garra para tratar de mejorar la accesibilidad física, para personas en situación de discapacidad principalmente en cuestiones edilicias. Por ejemplo poniendo rampas donde antes había escaleras, activando los ascensores que estaban en algunos edificios, para que personas en silla de ruedas o personas con problemas motrices puedan acceder en iguales condiciones.

Sin embargo ese trabajo no está terminado, recuerdo que en una sesión HCD (Cs exactas) en la que les estudiantes cansados de que ignoren la petición de cambio de aula, subieron a una compañera en silla de ruedas a la sala de consejo para que alguien hiciera algo al respecto.

Hoy profundizamos esa situación pero en el aspecto digital. Lo que está sucediendo ahora con este nuevo sistema es que aquellos docentes que eligen utilizar esta herramienta van a estar dejando afuera del sistema a personas que no cuenten con los recursos necesarios para realizar la evaluación. Principalmente estamos hablando de una computadora, un espacio físico tranquilo donde no puedan ser interrumpidos, una cámara, un micrófono, y como si todo eso no fuera poco, además esa computadora tiene que tener instalada Windows o tiene que ser una computadora de la marca Apple, de lo contrario el software no funcionará.

Teniendo en cuenta que durante la cursada un volumen de estudiantes muy grande (desde el 20% hasta el 90% dependiendo de la facultad) utiliza teléfono Android para acceder a las clases virtuales, utiliza conexiones poco estables para acceder a las mismas, tal es así que muchos descargan las aulas virtuales de manera completa para poder después verlas en sus teléfonos utilizando la aplicación de moodle. Esto consiste básicamente en una nueva barrera, una barrera digital de acceso a la educación.

Es decir la universidad nacional de Córdoba, en lugar de acompañar y darle soporte a esos estudiantes que hoy están pasando por un momento difícil por la cuarentena y por el contexto socioeconómico que estamos viviendo, elige poner más presión sobre los estudiantes y las familias requiriendo comprar hardware costoso o licencias de software privativo. Por todo esto podemos afirmar que este sistema es discriminatorio y por lo tanto va en contra de la ley y de la Declaración de Derechos Estudiantiles (Decl. HCS 8 2009).

IW: ¿Qué dice esta compra de las prioridades de inversión de la gestión de la UNC?

JJ: El problema del «desgranamiento» de aquellos estudiantes que se van quedando en el camino es un tema serio, es un tema que requiere toda nuestra atención en especial en contextos tan adversos como los que nos tocan vivir. Necesitamos todos los recursos disponibles para contener a esos estudiantes que más lo necesitan, con becas de conectividad, equipamiento y becas económicas para poder sostener sus estudios. Desde el espacio ÉPICA lanzamos una propuesta artística en la que invitamos a miembros de la comunidad a aportar ideas sobre posibles usos del dinero gastado en esta herramienta temporal y el consenso fue generalizado, la mayoría coincidió en sostener al cuerpo de estudiantes y reacondicionar la cuestión edilicia.

Mirá también:  Repercusiones: El llamado del Nuevo MAS al FIT en Córdoba en los medios

IW: Te escuchamos hablar, en el marco de este contexto de pandemia, de “los desaparecidos de la modalidad virtual”, ¿quiénes son y qué pasa con estos estudiantes?

JJ: El término no es mío se lo escuché por primera vez a Luis Bonilla Molina en una charla que organizó el espacio EPICA. Luis se define a sí mismo como «docente y luchador social. Internacionalista por una educación pública, gratuita y de calidad.» y en esta charla hace referencia a esos estudiantes a los que no podemos alcanzar, que estuvieron en el sistema educativo, pero que ya no están, porque tuvieron que salir a trabajar, porque en su casa no tienen una compu, porque están hacinados, o no cuentan con conectividad y no tenemos forma de avisarles que pueden pedir una beca, el contexto es muy complejo y muchas autoridades parecen naturalizar la abundancia propia de los espacios en los que se mueven. Los datos que él menciona en su artículo son contundentes, devastadores3. En mi propia experiencia, tengo estudiantes con nombre y apellido con los que no he podido volver a contactarme, no se que fue de ellos.

IW: Sin conocer con estadísticas oficiales los insumos, herramientas, etc. con los que cuentan estudiantes y docentes para transitar la modalidad virtual, ¿cómo traza las políticas educativas la UNC?

JJ: Eso depende mucho de cada unidad académica, cada una va haciendo lo que puede, por el momento en nuestra facultad se realizó un relevamiento de becas de conectividad para estudiantes y algo similar para docentes. El problema es que las becas llegaron tarde y se gestionaron por sobretodo por internet en principio, confío en que facilitarán las cosas para el próximo semestre.

IW: ¿Qué implica para vos, como docente, el uso de un software de este tipo desde el punto de vista pedagógico?

JJ: Personalmente lo considero una aberración poner al estudiante en el lugar de un preso al que es necesario vigilar, prefiero trabajar conceptos de integridad académica y referirme a los estudiantes como futuros colegas y tratarles como a mí me gustaría que me traten. Como me dijo un profe en un coloquio en el que me puse nervioso, «el proceso de evaluación es parte del proceso de aprendizaje y no tiene porque ser una experiencia traumática» y, en una charla amena, me permitió expresarme y mostrar cómo podía relacionar los conceptos aprendidos. Sin lugar a dudas en este contexto es indispensable tratar de lograr y mantener un vínculo pedagógico.

Cada cátedra debe construir sus evaluaciones y adecuarlas a este contexto. En la facultad de FFyH nos vienen mostrando desde hace años cómo hacerlo con software libre, acompañando a esos futuros colegas en esa última etapa del proceso de aprendizaje.

Muchos estudiantes que no tuvieron otra opción más que usarlo reportaron estar muy estresados, y más concentrados en no realizar «acciones sospechosas» que en el examen en sí mismo.

Les invito a escuchar a Gabriela Giordanengo en la charla “Evaluar o Vigilar”.4

IW: Se podría decir que estamos procesando algunos balances sobre la modalidad virtual, ya cerrando el primer trimestre. ¿qué perspectivas hay para el próximo cuatrimestre respecto al cursado?

JJ: No me animo a hacer futurología, pero se que se avecinan tiempos complejos, docentes, no docentes, estudiantes y la sociedad en general tenemos que estar unidos y organizados para enfrentarlos.

IW: Algo más que quieras agregar?

JJ: Invito a quienes estén interesados en comenzar a cuidar su privacidad y emanciparse del software privativo a seguir las publicaciones de libre base y canales de difusión como por ejemplo «Resistencia Digital» en Telegram5 y WhatsApp6.

Como indicara Jose Arce en las conferencia “Evaluar o Vigilar” «es indispensable que la UNC trabaje en una política de datos», que respete la privacidad de sus estudiantes y basada en software libre como única forma de construir conocimiento y transformarnos en productores del mismo, no meros consumidores.

Por último, el argumento con el que que compraron una herramienta de vigilancia, disuasiva (no del todo infalible), por solo un año, que entrega información de los estudiantes, en contexto de pandemia, es que «algunos profesores detectaron algunos alumnos con algunos comportamientos sospechosos».7

IzquierdaWeb: Muchas gracias Javier por el aporte.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Guerra, política y partido a la luz de la rebelión en EEUU

“La historia no funciona de manera tal que en primer lugar se imponen los cimientos, luego crecen las fuerzas productivas, las relaciones de fuerzas necesarias entre las clases se desarrollan, el proletariado se vuelve revolucionario, y luego todo esto se guarda en la hielera y se preserva mientras procede la preparación de un Partido Comunista, de manera que pueda alistarse mientras las ‘condiciones’ esperan y esperan; y luego, cuando esté listo, pueda arremangarse y comenzar a luchar. No, así no funciona la historia. Para la revolución se req...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre