Derechista

Repudio a las declaraciones de Berni contra los organismos de DDHH

Luego de salir de su escondite de los días de la protesta de los represores bonaerenses, Berni ataca a los organismos de DD HH. Dijo que "no les gusta laburar" y son “puro blabla”.



El discurso no se limitó a una respuesta por elevación a las críticas que recibió Berni por parte de Horacio Verbitsky sobre como gestiono el planteo policial de la semana pasada. Puntualmente se refirió a un ofrecimiento de cargos dentro de Asuntos Internos de la policía Bonaerense, una vez asumido el nuevo gobierno en diciembre de 2019. El ministro fue más allá en una crítica que hizo extensiva a los “sectores de derechos humanos”.


Dijo que “no aceptan porque hay que trabajar”. Acto seguido habló de que “son funcionarios con los sueldos más altos del estado, que viven viajando y dando conferencias, pero que nunca aportan ni contribuyen a la gestión”. “Ese sector es puro blablá”, diciendo que “no les gusta laburar, que le gusta cobrar 5 veces más, viajar y tomar whisky”

No es de extrañar que el ex teniente coronel del ejército exprese tal aversión contra la lucha por los DDHH. Recientemente cuando Nora Cortiñas pidió su renuncia por la responsabilidad que le cabe en la desaparición forzada de Facundo Castro, respondió con violentas críticas a la histórica referente de las Madres de Plaza de Mayo.

Si buscamos en la historia de este milico desbocado podemos encontrar los orígenes de su aversión a la lucha por los derechos humanos, dado que fue participante como miembro del regimiento ROSPENTEK de los levantamientos carapintada en 1987. Es sabido que esos hechos de la conocida crisis de semana santa representaron uno de los tantos intentos por parte de miembros del ejército argentino para frenar los juicios por crímenes de lesa humanidad cometidos por ellos en la última dictadura cívico militar.

Mirá también:  Saludo de Cristina Castro a la movilización por Facundo

En el contexto de la asunción del gobierno de Raúl Alfonsín en diciembre de 1983, fue inmediato el intento de evasión de los juicios a las FFAA y su rol en el terrorismo de estado, con los decretos 157/83 y 158/83.

Distintos sectores políticos comenzaron en ese año a discutir en el parlamento lo que serían las bases de la ley de obediencia debida, sancionada años más tarde. El propio presidente estaba a la cabeza de sugerir que había que distinguir niveles de decisión, lo que exculpaba a quienes obedecían ordenes en relación a los crímenes de la dictadura.

El 23 de abril de 1983 en el documento final de la junta militar, sobre la “guerra contra la subversión y el terrorismo”, los milicos se jactaban de que los “excesos” cometidos ya habían sido juzgados y castigados por la junta militar y dado que se trataron de errores en el marco de actos de servicio y el cumplimiento del deber, solo cabía el juicio de dios y la historia.

Desde un comienzo, los organismos de DDHH a la cabeza, denunciaron este tipo de discursos e iniciativas políticas como intentos de otorgar impunidad. Cabe recordar que los militares exigieron el cierre del pasado y un punto final a la revisión del mismo de la mano de secuestros, amenazas, robos de expedientes y actos terroristas que entre 1983 y 1984 se contabilizaron en torno a unos 216.

Dada la presión y organización popular, se llegó como punto de inicio al juicio a las juntas, dando por tierra el intento de auto juzgamiento y amnistía. En diciembre del 1985 se condenó a perpetua a Videla y Massera, y se llegó a otras condenas menores a miembros de las cúpulas de las FFAA. Este fue el comienzo de los juicios civiles a los militares genocidas.

Mirá también:  Murió Menéndez, murió un genocida

Es concreto que, a lo largo de la historia reciente de nuestro país, Berni se ubicó en las antípodas, es decir, siempre de la vereda de enfrente de los organismos y luchadores/as de DDHH que fueron parte de impedir la impunidad para los genocidas. Como si esto no bastara, cuando en 1994 Berni se infiltró como servicio en la huelga de los mineros de Rio Turbio, fue gracias a estos organismos de DDHH y las Madres de Plaza de Mayo, que fue descubierto y “saltó la ficha”.

Siempre defiende a las fuerzas represivas, como lo hace con la Bonaerense ante su responsabilidad en la desaparición forzada seguida de muerte de Facundo Castro, o agitando contra la toma de terrenos en pos de la defensa del orden y la propiedad privada.

En su genética ideológica y política, este milico que se escuda detrás del deber, tiene un rechazo a todo atisbo de organización y cuestionamiento contra el derecho que se arrogan las fuerzas represivas del estado de ejercer un control violento de las grandes mayorías.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Lectura recomendada

Deutscherismo y estalinismo

“Para que el concepto de la personalidad adquiera un sentido real y el desdeñoso concepto de las ‘masas’ deje de ser una antítesis que se alza ante la idea filosófica privilegiada de la ‘personalidad’, es necesario que las propias masas conquisten por sí mismas una etapa históricamente más elevada por medio de la palanca de la revolución o, mejor dicho, de una serie de revoluciones” (León Trotsky, Mi vida). El 80° aniversario del asesinato de León Trotsky es una oportunidad para volver sobre su vida y su obra, así como sobre el balance de la c...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre