“Hay que luchar por la independencia de la clase” 

Reportaje a Miguel Ángel Forte

Compartimos el reportaje que hicimos desde el ¡Ya Basta!, vicepresidencia primera del CEFyL, a Miguel Ángel Forte. Sociólogo, profesor titular regular plenario de Sociología General en la carrera de Sociología de la UBA,es coordinador de la maestría en Ciencia Política y Sociología en FLACSO y el docente con mayor antigüedad. Recientemente ha dictado un seminario sobre Byung-Chul Han y Marx. El próximo miércoles 12 de junio participará junto a Manuela Castañeira y Federico Winokur del panel debate: “La Izquierda como alternativa”, a las 19 hs, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA (Puán 480).

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


¿Cómo ves en la actualidad el estado de la sociología como ciencia?

Miguel Ángel Forte – En realidad, lo más interesante de la sociología es que ha producido, dentro de la interpretación del mundo, algo que el conocimiento se ha apropiado. Aparece por todas partes,este es el gran triunfo de la sociología. De alguna u otra manera, todas las personas, a veces sin darse cuenta, hacen reflexiones sociológicas. Porque la sociología se ha incorporado, en realidad, en la forma de ver el mundo. Por otra parte, la sociología, en la Argentina, para tomar un punto de referencia, durante todo el período que va desde la democracia hasta acá, ha mejorado su situación sensiblemente.Del `83 hasta acá, al punto tal que hay una facultad y una carrera que tienen un lugar de prestigio en el mundo sumamente importante y significativo. Yo siempre digo que es la mejor carrera del planeta,pero bueno, esta es quizás una visión un poco corporativa. En realidad, es una carrera que se caracteriza por sus investigaciones.Ahora estamos luchando por el tema del ajuste que hay y lo que ha pegado en el mundo científico y entre las cosas que ha pegado es en las Ciencias Sociales. Pero considero que nosotros tenemos grandes sociólogos en la Argentina, en distintos campos; tanto en la sociología de la cultura, en la teoría sociológica, en la sociología sobre la Argentina. Tenemos un buen perfil en el mundo en realidad.

 

¿Qué podés decirnos de la relación entre la sociología y el marxismo?

MAF – Bueno, ahí hay un tema delicado. Yo tengo un artículo que escribí hace muy poco sobre este tema, sobre la ubicación del marxismo en la historia del pensamiento y en la relación de la sociología con Marx. En primer lugar, Marx está incorporado al panteón de la sociología. Pero, en realidad, él no hizo nada para estar incorporado al panteón de la sociología porque él considera que no hay posibilidad de construir una ciencia de lo social bajo la determinación moral, como es la sociología. La sociología no parte del determinante último económico, no parte de la problemática del modo de producción. Piensa la problemática del orden societario por sobre todas las cosas. Marx le pone a la sociología un núcleo de conflicto interesante, significativo, por eso es que se lo incorpora. Pero Marx, en realidad, como tal no es sociólogo. Las pocas veces que se refiere a la sociología hasta se burla de la ciencia de la sociología. Pero, si vos mirás el panteón vas a ver a Marx, a Weber y a Durkheim.Un poco la sociología holística, un poco la sociología más subjetiva, en caso de Weber, y un poco la sociología de la problemática de la lucha de clases incorporado a la reflexión de lo social. Lo curioso del caso es que no podés ser un estudioso de la sociología, de la ciencia social, sin pasar por Marx. Esto es lo que ha producido porque en realidad él generó una gran revolución epistemológica. El punto de vista racional y teórico de una clase social en una sociedad concreta. Esto es lo grande del marxismo que todavía nos da mucha letra.

 

¿Qué autores recientes ves que hayan hecho un aporte a la sociología desde un punto de vista crítico?

MAF – Nosotros tenemos el paradigma de la sociología crítica en un autor como Pierre Bourdieu, que ya no es contemporáneo, que ya no está vivo. Después, por ejemplo, tenemos un gran crítico que fue Zygmunt Bauman, que tampoco está vivo. Tenemos otro autor contemporáneo como es Niklas Luhmann, que ha dado el aporte a la cuestión de la problemática de los sistemas sociales. Y un autor que todavía vive y que es, vamos a decir, dentro de la izquierda de la sociología, poniéndolo un poco entre comillas, un autor como Anthony Giddens. Estos yo te podría decir que son los autores. Pero, por supuesto, yo no podría negar la importancia que tiene Byung-Chul Han, un autor contemporáneo que no es de la sociología pero que hace grandes aportes a la comprensión de la sociedad. Considero que en gran parte es continuador de la línea crítica del marxismo porque está preocupado por la vieja problemática de la cuestión de la alienación en el capitalismo.

Mirá también:  Dos años: El Nuevo MAS se movilizó por Santiago Maldonado

 

¿Qué relación ves entre la sociología y la lucha de clases?

MAF – Ese es el gran tema. Quizás me pongo un poco melancólico con esta respuesta. Vos sabés que yo soy un muchacho de los ’70.  Los muchachos de los ’70, cuando entrábamos en la sociología, entrábamos ya con una idea fuerte que implicaba el compromiso con la militancia, con la lucha. Y hoy la cosa se hizo un poco más profesionalista. El mundo académico ha tomado un formato muy individualista, es lo que a mí un poco me sigue preocupando: cómo estamos atravesados por la lógica del currículum vitae.Esto es un poco Byung-Chul Han, esta cosa de la autodisciplina, esta cosa del miedo a ser un fracasado, miedo a ser derrotado uno mismo.Un poco hay una suerte de olvido sobre esta cuestión. Por eso, veo que no está del todo aceitada esta relación,sin perjuicio de que hay muchísimos investigadores que trabajan sobre esto.Pero yo creo que le falta el compromiso que tuvo en algún momento la sociología con los grandes cambios.

 

¿Cómo ves la coyuntura actual del país?

MAF – Yo, como un viejo socialista, ya no como un sociólogo, aunque hasta a veces es difícil separar una cosa de la otra,el problema que veo es que en Argentina, el capitalismo sólo puede existir con ajustes brutales. El modelo del capitalismo que se está imponiendo en la Argentina hoy, por ejemplo, donde vemos que grandes empresas y plantas enteras están cerrando.El desempleo es la gran variable de ajuste. Es un capitalismo mucho más que salvaje, su propio funcionamiento tiene que ver con una creciente exclusión social. En lo cercano, uno no ve otra posibilidad objetiva del capitalismo. Y veo que los socialistas estamos un poco en una pelea muy desigual. Inclusive por el alto desarrollo tecnológico que ha tenido el capitalismo.Sabemos la importancia que tiene la tecnología con la ideología y con los modos de producción.Corre en ventaja en cuanto al disciplinamiento social sobre lo ideológico. Hay una suerte de gran conformismo y de gran aceptación del formato que el capitalismo ofrece porque el gran miedo precisamente es quedar afuera. Entonces, todas las luchas son para poder estar adentro de la sociedad y no quedar excluido. Yo creo en ese sentido que, lo que a una persona como yo le da gran esperanza, es que la idea socialista sigue en gente muy joven. Entonces, uno sabe que es una lucha muy ardua.Como dice mi hija, la explotación es un tema de posgrado. ¿Qué quiere decir con esto? Que explicarle a una persona que sufre la explotación, que esa persona está explotada por el sistema, eso lleva un trabajo que el marxismo le otorga al partido de vanguardia, al partido de clase.En ese sentido estamos en una pelea muy desigual.Que hay que darla, que hay que batallarla y que hay que luchar por la independencia de la clase. No hay que pegarse en cualquier proyecto, en cualquier programa.Eso sucede generalmente cuando viene la época de las elecciones, que nos acusan a los que somos de izquierda de ser funcionales a la derecha.Cuando, en realidad, la derecha es funcional a la derecha. No hace falta más. Entonces, cuando uno tiene una postura en contra, a veces, o que no coincide con posiciones populistas, porque uno sabe realmente de qué se tratan esas posturas, lo acusan de ser una posición de derecha. Y es lo más lejos de eso. Nosotros sabemos, los que somos de izquierda, de lo difícil que resulta, pero lo importante que es, apostar a esa lucha. Por eso mismo, yo siempre digo que los socialistas tenemos que ser la vanguardia en las luchas por los derechos individuales, pioneros en las luchas de género,en todos esos aspectos que solamente nosotros podemos llevar adelante hasta el final.

Mirá también:  Video | Manuela Castañeira y el Nuevo MAS en la movilización del 24 de marzo

 

¿Cómo ves a la izquierda hoy?

MAF – Yo veo que estamos muy separados. A veces yo converso con mi hija, que pertenece a una agrupación.La vez pasada fue muy gracioso porque ella estaba preparando Medieval, me explicó cosas de Medieval y me explicó las diferencias dentro del campo de la izquierda. Y me resulta más fácil entender lo del medioevo porque, en realidad, yo puedo llegar a comprender de que se tratan las diferencias.Pero en este momento yo creo que tendría que haber renunciamientos individuales y de posturas para poder converger en un gran espacio para las elecciones que vienen. Esto es lo que yo deseo. Podríamos decir en un formato de interna abierta.Imaginar alguna forma, que llegar a un 8%, a un 10% del electorado sería realmente un éxito. Pero así vamos a tener muy poco y vamos a llegar con una fuerza muy débil.

 

Para terminar, desde el Ya Basta y el Nuevo MAS queremos agradecerteque puedas participar del evento que vamos a hacer en la Facultad de Filosofía y Letras el 12 de junio.Y queremos preguntarte: ¿Qué te parece la candidatura de Manuela Castañeira con quien vas a compartir el panel?

MAF – Varias cosas. Primero, que yo estoy muy agradecido con esta invitación que ustedes me hacen porque esto quiere decir que en la vida uno está en el lugar que corresponde. Porque que a gente tan joven como ustedes les interese lo que yo les estoy diciendo y sientan que yo soy un aporte.Estas son las cosas que no entran en el SIGEVA, pero hacen al gran currículum. Y por otro lado, Manuela es la única mujer candidata a presidenta. Eso nos da la pauta de la importancia que tiene. Es una luchadora que viene del movimiento de mujeres, del movimiento de los jóvenes.Yo creo que es una gran candidata que le vamos a tener que dar todo el apoyo para que llegue a los lugares que merece la izquierda y merece una persona como Manuela. Y además, Manuela Castañeira es una colega que nos enorgullece.Que desafortunadamente no fue alumna mía, fue alumna de Lucas Rubinich, pero no importa, está perdonada.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre