brexit

Reino Unido: El gobierno de Boris Johnson quedó en minoría parlamentaria y se agrava la crisis política

Boris Johnson -el Primer Ministro conservador del Reino Unido- y la reina Isabel habían ordenado la suspensión del parlamento británico desde mediados de septiembre hasta mediados de octubre. Sin embargo, todo esto quedó rápidamente en el pasado ya que terminó ocurriendo el efecto opuesto al buscado por el gobierno: el Parlamento aprovechó la última semana antes de que entre en vigor la suspensión para reunirse y tomar definiciones contrarias a las de Johnson.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Ale Kur


En el número anterior de este periódico[1], explicábamos que Boris Johnson -el Primer Ministro conservador del Reino Unido- y la reina Isabel habían ordenado la suspensión del parlamento británico desde mediados de septiembre hasta mediados de octubre. El objetivo de esta maniobra era evitar que el parlamento pudiera tomar definiciones sobre el Brexit: de esta forma, se llegaría a la fecha límite del 31/10 sin que hubiera tiempo de impedir la salida automática del Reino Unido con respecto a la Unión Europea.

Esa medida profundamente antidemocrática provocó una importante oposición popular, con protestas y hasta pedidos en redes sociales de que se acabe la monarquía británica (cómplice de la suspensión parlamentaria)[2].

Sin embargo, todo esto quedó rápidamente en el pasado ya que terminó ocurriendo el efecto opuesto al buscado por el gobierno: el Parlamento aprovechó la última semana antes de que entre en vigor la suspensión para reunirse y tomar definiciones contrarias a las de Johnson. De esta forma, la Cámara de los Comunes volvió a ser el escenario principal de la batalla politica del Brexit.

El martes 3/9, la jornada comenzó con una importante noticia: el gobierno de Johnson perdía su ajustadisima mayoría parlamentaria al renunciar al bloque conservador uno de sus diputados (en una cámara con 650 miembros). Pero esto fue sólo un detalle comparado con todo lo que ocurrió después: esa misma tarde se formó una especie de bloque en los hechos de toda la oposición, que incluía también a 21 de los diputados conservadores (es decir, que hasta el momento eran oficialistas, pero que luego de ello fueron expulsados de su partido). De esta manera, el gobierno quedó en una situación de clara minoría. Ese nuevo bloque opositor votó (por 328 a 301 votos) una moción que permitía a la Cámara de los Comunes imponerle mandato legal al gobierno sobre cómo negociar el Brexit[3].

La segunda jornada de debate parlamentario no fue menos agitada que la anterior. El miércoles 4/9 se realizaron en el Parlamento dos nuevas votaciones. En la primera de ellas, se impuso (por 327 a 299 votos) una moción que obliga al Primer Ministro a llegar a un acuerdo con la Unión Europea acerca del Brexit o en su defecto, a que solicite una prórroga de tres meses, para evitar que el 31/10 se dispare automáticamente la ruptura.

Mirá también:  Syriza y la crónica de una muerte anunciada

La respuesta de Boris Johnson fue intentar hacer votar un adelantamiento de las elecciones generales para el 15/10, de tal manera de que se estiren los plazos político-administrativos y se llegue al 31/10 sin que el Parlamento pueda impedir el Brexit. Para ello contaba además con algunos elementos a su favor: una intención de voto, según encuestas, de alrededor de un 35% para los conservadores, mientras la oposición laborista obtendría sólo un 25%[4].

Pero para provocar estas elecciones adelantadas, Johnson necesitaba obtener dos tercios del voto parlamentario. Lo cual quedó descartado de plano cuando el Partido Laborista (encabezado por Jeremy Corbyn) anunció que se negaba a adelantar las elecciones mientras no estuviera en firme el mandato legal para aplazar el Brexit. De esta manera, la propuesta de Johnson fue rechazada, al obtener menos de la mitad de los votos (298 votos a favor, 56 en contra, y todo el resto abstenciones).[5]

¿Cómo es, entonces, el balance de estas dos jornadas parlamentarias? Que el gobierno de Boris Johnson perdió tres importantes votaciones, quedó en minoría, no podrá convocar a nuevas elecciones generales antes del 31/10 y deberá intentar llegar a un acuerdo de ruptura consensuada con la Unión Europea o en su defecto intentar aplazar por tres meses el Brexit.

Todavía quedan dos meses casi enteros hasta esa fecha y pueden ocurrir todo tipo de acontecimientos políticos en el medio. Entre las opciones está que el gobierno de Johnson termine cayendo (sea por sus propios medios o por una moción de censura presentada por la oposición): dada su situación minoritaria en el Parlamento, no puede descartarse este escenario. Aunque esto presenta una importante contradicción: Johnson posee todavía una popularidad relativamente elevada, y es apoyado por un amplio sector social partidario del Brexit(cuyo piso puede estar alrededor del 40%, a juzgar por las últimas elecciones europeas, y que puede llegar inclusive a abarcar a una ajustada mayoría de la sociedad).

Mirá también:  Reino Unido – Arrasador triunfo de Jeremy Corbyn en las elecciones internas del Partido Laborista

Por otra parte, Johnson todavía puede intentar un amplio abanico de maniobras, especialmente si la base social que apoya el Brexit tomara las calles para intentar recuperar el impulso de 2016 (donde un referéndum popular le dio el triunfo a esa opción con el 52% de los votos). El Primer Ministro todavía puede intentar desconocer lo votado en el Parlamento y avanzar hacia la consumación del Brexit por la fuerza, pero esto provocaría una importante reacción popular de la otra mitad de la población, así como todo tipo de problemas legales.

Por último, en la ecuación debe tomarse en consideración también a la propia Unión Europea, que no está claro si está dispuesta a aceptar nuevas prórrogas en el Brexit. O mejor dicho, que se encuentra fuertemente dividida al respecto, con algunos gobiernos prefiriendo que el Reino Unido se retire lo antes posible de la UE.

En cualquier caso, la crisis política continúa agravándose, mientras el tiempo no deja de correr hacia la fecha límite.

[1] “Reino Unido: Boris Johnson y la reina cierran el Parlamento para imponer el Brexit”. Ale Kur, Socialismo o Barbarie n° 528, 29/8/19. En:

http://izquierdaweb.com/reino-unido-boris-johnson-y-la-reina-cierran-el-parlamento-para-imponer-el-brexit/

[2] “Piden en redes sociales que la monarquía sea abolida en Reino Unido”. Forbes, 30/8/19. En: https://www.forbes.com.mx/piden-en-redes-sociales-que-la-monarquia-sea-abolida-en-reino-unido/

[3] “El Parlamento asesta un golpe letal a la estrategia del Brexit de Johnson”. Rafa de Miguel, El País, 4/9/19. En: https://elpais.com/internacional/2019/09/03/actualidad/1567529737_570676.html

 

[4] “Brexit: claves para entender la batalla legal en Westminster”. El País, 4/9/19. En: https://elpais.com/internacional/2019/09/04/actualidad/1567584910_801517.html

[5] “El Parlamento frena el Brexit sin acuerdo que perseguía Johnson”. Rafa de Miguel, El País, 4/9/19. En: https://elpais.com/internacional/2019/09/04/actualidad/1567585250_940931.html

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre