Reflexiones luego del Plenario de trabajadores de la 18 de Diciembre | El clasismo no se declama, se construye cotidianamente

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


 

Por Ana Vázquez

“(…) Se recupera así también la democracia obrera. En la asamblea unificada de los mineros con los obreros del ARS se vio claramente: la dirección sindical fue mero espectador de lo que hacían los trabajadores (…).” (La recuperación de los métodos del clasismo, SoB N° 489, 4/10/18)

Sin asambleas democráticas, no hay identificación como clase obrera

La asamblea surge como el organismo de organización primario, de base, de la clase obrera. De sección, de turno, de planta, general, es el primer paso en el que los trabajadores se encuentran como clase, con sus pares. Se reconocen y se conocen, incluso físicamente. No sólo en los casos de los grandes establecimientos, donde es imposible el conocimiento entre todos los compañeros. Sino también por las divisiones impuestas entre secciones, horarios de comedor, etc. Todos inventos patronales, no sólo por necesidades de producción, sino para evitar que el trabajador se vea con el otro, intercambie aunque sea un saludo. (1)

La asamblea es el primer paso hacia el ejercicio de la democracia obrera. Muy proclamada, pero, ¿practicada?

Asamblea: un paso imprescindible pero “en serio”

Para que la asamblea de los trabajadores esté al servicio de la democracia obrera tiene que ser una asamblea real. De libre expresión, discusión y decisión soberana de sus participantes.

Esto es ciencia-ficción para la gran mayoría desde hace décadas. Sobre todo en los núcleos duros del proletariado industrial, donde, con buena suerte, hay una Asamblea para aprobar la Memoria y Balance con la presencia de los burócratas y sus lacayos. Ajena a toda necesidad de los laburantes de a pie.

Pero cuando se calientan los motores… Como dijo el compañero Walter de Molinos Minetti en el 2° Plenario de la Corriente Sindical 18 de Diciembre. “(…) Ha cambiado todo. Nos tenemos que hacer ver. (…)”, entonces el fantasma asambleario empieza a hacerse realidad.

Mirá también:  Minetti: Triunfazo de los trabajadores y la toma de fábrica

Así fue en todos los procesos agudos de la lucha entre las clases. Fue también en el Argentinazo, con un carácter no orgánico, de trabajadores ocupados, sino mayoritariamente de trabajadores desocupados y asambleas barriales, de carácter territorial.

Pero en la actualidad de la pelea antiMacri-FMI, vuelve la oleada asamblearia en los lugares de trabajo que se plantan para enfrentarlo. Impuesta desde abajo, donde los que luchan discuten y resuelven ellos qué hacer y cómo hacerlo.

Sin asambleas democráticas, donde se escuche al otro, se polemice y se vote libremente no se puede forjar el clasismo. Sin democracia desde las bases, sólo puede haber una fantochada (o una usurpación) del clasismo.

Algunas burocracias postmodernas utilizan el método de consulta del wasap, otras los actos autoproclamatorios, con muchos bombos y cero participación de la base. Pero todas le temen como a la peste a las asambleas reales, democráticas, que expresan y confrontan las opiniones de los de abajo. Y como la masa obrera no es uniforme, hay vanguardia, retaguardia, hay compañeros indecisos, dubitativos, otros super audaces. La asamblea, en momentos de pelea, unifica “para arriba”. Da argumentos, politiza, da confianza a los sectores más atrasados o con dudas en las posibilidades de sus fuerzas. El ejercicio de la democracia obrera siempre fortalece, no sólo en los momentos más combativos, sino también en los que haya que dar un paso al costado. Porque si se retrocede en forma ordenada y consciente, hay menos margen para la desmoralización; se está en mejores condiciones para salir a dar próximas batallas.

¿Asamblea “corta” o sin democracia?

En situaciones de agudo conflicto, se han declarado lugares de trabajo y/o estudio en estado de “asamblea permanente”. Medida muy fuerte, podríamos decir, casi paros sorpresivos. Ante una situación nueva, “chiflamos”, resolvemos entre todos con qué medida continuamos o no.

También conocemos las lamentables asambleas ultraburocráticas que ya mencionamos, las “informativas” que desinforman… variantes infinitas creadas para alejar a la asamblea de la democracia obrera. En lugar de un signo igual, lo opuesto.

Mirá también:  Estado de alerta en FATE: exigimos el 100% del salario

Como parte de su decisión de entorpecer la libre discusión entre todas las listas y opiniones dentro de la fábrica FATE luego de la firma del acuerdo paritario (ver Comunicado Lista Marrón publicado en SoB N° 486 del 13/9/18), nos enteramos que la dirección del SUTNA inauguró la categoría de “asamblea corta”. No negamos, desde ya, los problemas de tiempo que tenemos los trabajadores, que no nos sobra nunca, sobre todo si tenemos otro laburo, si se nos va el último bondi para ir a casa, o hay  que ir a buscar a los chicos a la escuela. Motivos de poco tiempo nos sobran.

Pero no fueron éstos los que provocaron que esta dirección sindical proclamara esta nueva categoría asamblearia. Sólo fueron sus intenciones de que no se expresara la base y el activismo reunidos en asamblea como tal, en todas sus expresiones.

Un invento que no es a favor del avance hacia la democracia obrera ni hacia el clasismo. Para avanzar hacia allí, que es lo que creemos necesario e imprescindible para sumar y ganar, tenemos que bregar para que se expresen todos los trabajadores, con el tiempo que los trabajadores decidan.

El tiempo para construir el clasismo no sabemos si va a ser corto o largo, pero sin la libre expresión de la clase obrera es imposible.

  • Como ejemplo extremo en una etapa ultrarreaccionaria, citamos el del diario Convicción, dirigido por el almirante Massera durante el gobierno de la dictadura militar del 76, donde los trabajadores teníamos prohibido concurrir al comedor fuera de los horarios establecidos estrictamente por sección. Post caída de la dictadura, nos enteramos que allí hacían trabajo esclavo en determinados horarios operarios gráficos secuestrados en centros clandestinos.
Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Guerra, política y partido a la luz de la rebelión en EEUU

“La historia no funciona de manera tal que en primer lugar se imponen los cimientos, luego crecen las fuerzas productivas, las relaciones de fuerzas necesarias entre las clases se desarrollan, el proletariado se vuelve revolucionario, y luego todo esto se guarda en la hielera y se preserva mientras procede la preparación de un Partido Comunista, de manera que pueda alistarse mientras las ‘condiciones’ esperan y esperan; y luego, cuando esté listo, pueda arremangarse y comenzar a luchar. No, así no funciona la historia. Para la revolución se req...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre