Realineamientos en la burocracia | Lanzaron el “Frente Sindical para el modelo nacional”

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

 

Por Martin Mandeb

El 20 de septiembre no fue un día más para las direcciones sindicales de Argentina. En paralelo a que la CGT encabezada por Hector Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña ratificara el paro nacional convocado para el 25 de Septiembre; el Grupo Lezica, grupo encabezado por Hugo Moyano, Sergio Palazzo y Ricardo Pignanelli lanzaban en el microestadio de Ferro el “Frente Sindical para el modelo nacional”, un frente que tiene el objetivo de disputar sindicalmente la dirección de los trabajadores con la CGT.

Precedentes

La gran crisis económica que sufre la Argentina, con una devaluación del peso de un 100%, el nuevo acuerdo con el FMI, la inflación galopante del 42% y los miles de despidos que se han llevado adelante bajo la presidencia de Mauricio Macri, han causado una enorme bronca en el conjunto de los trabajadores. Al día de hoy, encuestas ligadas a los pasquines del gobierno dan un 60%  de imagen negativa para el actual presidente del país[1].

Esa caída brutal que sufre un gobierno que el año pasado había ganado las elecciones, no podía dejar de acompañar a las direcciones sindicales serviles a su política económica. Que la CGT no de una pelea real contra el gobierno, que firmara en casi todas las ramas paritarias muy por debajo de la inflación, que no apoyara ningún conflicto de trabajadores de los tantos que hubo en el año, no podía menos que deslegitimar a la dirección de la CGT, que se ha mostrado en la sociedad como lo que son: fieles esbirros del gobierno.

Pero que creciera cada día un poco más la bronca contra el gobierno, re-ordenó políticamente a sectores de las direcciones sindicales, que apuestan a un discurso de confrontación con Cambiemos, para contener a los trabajadores y no convocar a ninguna medida de lucha real. Es así que, después de varios meses de reuniones en el sindicato de aeronáuticos, el grupo Lezica[2] lanzó su propia corriente sindical, encabezada por la Corriente federal de Sergio Palazzo, el hasta ayer “dialoguista”[3] Ricardo Pignanelli y el siempre presente Hugo Moyano. En el acto estuvieron presentes 60 delegaciones regionales de distintos sindicatos (de las 75 que tiene la CGT actualmente), junto a algunos dirigentes de la CTA como Roberto Baradel y Hugo Yasky.

Objetivos

Si el objetivo más sindical de este frente fue comenzado a delinearse a través de los dichos de Camioneros,  hablando de un vaciamiento de la CGT y un interés por crear una suerte de central paralela, el objetivo político fue claramente expuesto por el discurso de Pignanelli: “No queremos que se vayan. Queremos que se queden y terminen en 2019, y ahí, seguramente, vamos a volver a tener un presidente peronista”

Ninguno de los secretarios generales ayer presentes les interesa en nada defender a los trabajadores, colaborar con sus luchas o impulsarlas hacia adelante[4]. Es por ello que no han convocado a un paro ni por los despidos en el ministerio de Agroindustria, ni por los despidos en el Posadas, ni por la lucha de los trabajadores Río Turbio o ni siquiera por la enorme lucha que están llevando adelante los trabajadores del Astillero Río Santiago, una lucha que ha tomado una proyección nacional.

Como buenos burócratas sindicales que son, su objetivo es contener la presión que ejercen desde abajo “las bases”. Y para ello apuestan a un discurso más opositor para con el gobierno, pero perdonándole la vida sin esmerarse por organizar verdaderas medidas de lucha contra sus políticas reaccionarias. Aún más, en vez de aprovechar la oportunidad del 25 de hacer un paro activo, que sea un cachetazo para el gobierno, dejan pasar la oportunidad, y se preparan para realizar una marcha el día 20 de Octubre… a la basílica de Lujan.

El gobierno de Macri es un gobierno que no se aguanta más. La tarea del momento es impulsar todas las luchas contra este gobierno reaccionario y hambreador. No se puede tener ninguna confianza en ninguna de las direcciones sindicales que, con discursos más o menos opositores, buscan que todas las avanzadas del gobierno pasen por encima de los trabajadores, y que Macri pueda llegar a 2019.

 

[1] https://www.clarin.com/politica/encuestas-muestran-descontento-economico-impacto-fuerte-imagen-macri-gobierno_0_r1_rW3x6f.html

[2] Llamado así por la calle donde se encuentra la sede del sindicato de aeronáuticos

[3] https://www.lanacion.com.ar/2081155-pignanelli-un-sindicalista-fetiche-con-el-que-macri-busca-mostrar-acuerdos

[4] Menos que menos Pignanelli, que tiene un enorme historial de atacar las luchas de los trabajadores de su gremio, como lo hizo en Gestamp. Vease https://www.mas.org.ar/?p=1484

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre