rebelión

Puerto Rico se levanta

Mientras los puertorriqueños corrientes estaban esforzándose en recuperarse del Huracán María, el gobernador Ricardo Rosselló estaba conspirando para esconder el alcance de la devastación y bromeando sobre asesinar a los políticos rivales en un chat de Telegram. Ahora esos mensajes son todos públicos - y los puertorriqueños están listos para una alternativa. Artículo aparecido en Jacobin de Estados Unidos, revista de línea editorial reformista pero con algunos agudos análisis como este.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Fernando Tormos-Aponte  Revista Jacobin


Puerto Rico está bajo una creciente ola de indignación. Gente de todas las clases sociales están llamando a que el gobernador conservador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, renuncie. Tomaron las redes sociales y llenaron las calles para expresar su desprecio por el gobernador y sus asistentes.

Los puertorriqueños no vieron este tipo de apoyo popular y transversal  desde que llamaron a la destitución de las milicias estadounidenses de la isla municipio de Vieques. El resultado de estas movilizaciones determinará la historia puertorriqueña de las generaciones venideras. ¿Qué es lo que trajo esta furia y hacia dónde vamos?

El gobernador Roselló

Los puertorriqueños vieron en el último mes que muchas agencias gubernamentales estaban siendo investigadas por el FBI que incluían a la cúpula directiva de Ricardo Rosselló. En una entrevista de radio del 24 de Junio, la cabeza del Departamento de Hacienda se había quejado de que la agencia que supervisó estaba llena de corrpución, controlada por una “mafia institucional” de burócratas del gobierno, que cobraban coimas a cambio de favores, tales como eliminar deudas y bienes. La semana pasada, el FBI acusó a la anterior directora de Educación, Julia Keleher, y a la ex directora de la administración del seguro de salud, Ángela Ávila-Marrero. La gota que rebalsó el vaso fue la publicación de un chat filtrado que administraba el gobernador Rosselló junto a sus asistentes.

Hasta hoy, se filtraron 889 páginas del chat, pero deben haber más por venir. Se revelaron los planes maquiavélicos y sin escrúpulos del círculo íntimo del gobernador. Abundan en el chat las injurias que han lanzado a sus contrincantes y simpatizantes.

Ahí, el gobernador daba las órdenes a sus cabecillas para que movilizaran los trolls en las redes sociales contra sus rivales políticos o disidentes. Hordas de trolls tenían órdenes de llenar las redes sociales para dar la falsa impresión de que la mayoría de los puertorriqueños aprobaban las políticas y medidas del gobernador. Los cabecillas les tiraban líneas editoriales a los principales medios locales de noticias, enviaban preguntas a los periodistas y solicitaban entrevistas personales a voluntad.

Bromeaban sobre la muerte de sus opositores, hacían comentarios homofóbicos sobre la sexualidad de las celebridades, hacían bromas gordofóbicas sobre sus propios simpatizantes, bromas transfóbicas, se referían a las mujeres opositoras y simpatizantes como prostitutas, ridiculizaban a los más grandes de su propio partido, expresaban su deseo de asesinar a sus rivales, se referían a las protestas contra la violencia de género como minúsculas y debilitaron la reforma policial del Departamento de Justicia. Ridiculizaron la campaña anti bullyng encabezada por la primera dama Beatriz Rosselló, mientras se involucraban a sí mismos en el chat. Los participantes del chat también estigmatizaron la salud mental.

El gobernador compartió una foto de un barrio pobre que el supervisaba en sus vacaciones hogareñas en Cayey con el hashtag que se traduciría “no podemos pedir un estadidad como esta”. Se jactó de terminar una comisión que se había establecido para auditar la deuda del gobierno de Puerto Rico, trasladar a Hamilton de Lin-Manuel Miranda de la Universidad de Puerto Rico a un teatro diferente, y privatizar la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico y los servicios de ferry a la isla Municipios de Vieques y Culebra.

Mirá también:  Venezuela: un nuevo capítulo del golpe de Estado

El chat reveló que los asistentes del gobernador discutirían documentos confidenciales con lobbistas y obtendrían la junta de control fiscal impuesta por el gobierno federal para editar los documentos que estaban dañando su administración previa a su publicación.

Lo que quizás más haya enfurecido a la gente de Puerto Rico, quienes todavía están recuperándose de la devastación causada por el Huracán María, fue cuando vieron que los participantes del chat se coordinaban para suprimir las historias en las noticias sobre las fatalidades en las consecuencias del huracán y que incluso bromeaban sobre usar a los muertos para eliminar el disenso. El día después de la filtración del chat, un manifestante le dijo a un periodista en una protesta: “Mi nombre es Luis Alejandro Vázques. Estoy aquí por mi padre. Lo encontraron tres semanas después de María. Cuando leí que necesitaban un cadáver para alimentar a los buitres no pude soportar el dolor”.

Puerto Rico está en una encrucijada. La intensidad y magnitud de la protesta tiene pocos precedentes. El liderazgo del Nuevo Partido Progresista está entre la gente junto con su deseo de un cambio. Entre las excusas que los simpatizantes de Ricardo Rosselló han hecho por él, se dijo que todos cometemos errores, que los demás partidos políticos también son corrputos, que el chat se suponía que era privado, y que el gobernador necesita tiempo y espacio para reflexionar. Sin embargo, el apoyo a la gobernación de Rosselló está disminuyendo dentro de su propio partido; algunos piden su renuncia, otros piden que se abstenga de buscar la reelección y abandone la presidencia del partido, y otros con mayor timidez lo llaman a la reflexión.

Rosselló ha logrado una aspiración aparentemente imposible. Él ha logrado unir a una izquierda política asediada y no partidistas en contra suyo. El resultado ha sido abrumador. Miles de personas han tomado las calles y las redes sociales para expresar su indignación. Celebridades conocidas como Lin-Manuel Miranda, Bad Bunny, Ricky Martin y Ednita Nazario convocaron movilizaciones y la renuncia del gobernador. Los funcionarios federales electos de ambos partidos en ambas cámaras, incluido el representante de Arizona Raúl Grijalva y el senador de la Florida Rick Scott, también han pedido un nuevo liderazgo. En el terreno, personas de comunidades marginadas y ricas, y de diferentes razas, géneros, sexualidades, regiones geográficas e ideologías, cantan «Ricky renuncie y lleve a la Junta de Supervisión Fiscal con usted».

Los manifestantes están fijando un objetivo que es mucho más grande que Ricardo Rosselló. Cada vez son más conscientes de que los problemas que llevaron a este levantamiento son sistémicos y que las soluciones deberían diseñarse en consecuencia. Exigen la adopción de medidas para frenar la corrupción gubernamental, aumentar la transparencia y autonomía de los medios de comunicación, incluir una perspectiva feminista en el plan de estudios K – 12, declarar el estado de emergencia en respuesta a la crisis de violencia contra las mujeres, implementar una reforma de salud y una reforma electoral, llevar a cabo nuevas elecciones, interrumpir las negociaciones de quiebra en curso, auditar y cancelar la deuda de Puerto Rico y eliminar la Junta de Supervisión Fiscal impuesta por el gobierno federal.

Mirá también:  Roger Waters: “dejen al pueblo venezolano tranquilo”

Las redes de solidaridad que surgieron en todo el mundo a raíz del huracán María crearon las bases para las movilizaciones contra Rosselló. Los organizadores de asistencia mutua habían estado preparando el escenario para politizar sus redes. Lo hicieron viviendo y organizándose en las comunidades en las que ayudaron a establecer grupos de asistencia mutua y construyendo una resistencia ascendente a las causas sistémicas de su desesperación.

Grupos como la Colectiva Feminista en Construcción había estado haciendo un caso dentro de la izquierda por ir más allá de la construcción de una resistencia de oposición. Pidieron la creación de una agenda para un futuro emancipador, una que solo se haría realidad mediante la movilización popular a través del trabajo cultural, la educación popular, la autodefensa y la acción directa. Grupos como la Colectiva llegaron al chat del gobernador, en forma de referencias despectivas, porque efectivamente habían hecho que el gobierno rindiera cuentas por su negligencia en la crisis de la violencia de género. Sin embargo, su lucha no se limita al género. Más bien, apunta a poner en práctica una praxis antisistema que se dirigiera simultáneamente al neoliberalismo, el colonialismo, el capitalismo, el patriarcado y el racismo.

Lo que los puertorriqueños vieron en la conversación filtrada del gobernador es cómo el poder de clase conspira para poner el club de varones del gobernador y los intereses que defienden en el poder, mientras mantiene al resto de la población a su servicio. Los movimientos y organizaciones que fueron desacreditados en el chat fueron atacados porque amenazaron este sistema. Es nuestro deber apoyar y desarrollar los esfuerzos de estos movimientos, que resisten los ataques, la precariedad y el agotamiento en su lucha.

A raíz del huracán María, el hashtag #PuertoRicoSeLevanta (Puerto Rico aumenta) se convirtió en algo común. La administración de Rosselló cooptó la frase y la desplegó con tal frecuencia que perdió su significado. El público no pudo observar ninguna indicación de que Puerto Rico, de hecho, se estuviera levantando a raíz de la destrucción del huracán. Los funcionarios del gobierno continuamente promocionaron sus esfuerzos de reconstrucción, ayudados por operaciones de relaciones públicas multimillonarias, mientras que en privado utilizaban sus chats para discutir cómo encuadrar la narrativa en torno a la recuperación a su favor. Después de meses de manipular la cobertura de noticias locales, encuestas, informes gubernamentales y redes sociales, el velo que protegía la imagen de la administración de Rosselló se cayó, y finalmente, se levanta Puerto Rico.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre