chile

Piñera: tres anuncios de un gobierno en problemas

La crisis ha calado hondo y el gobierno titubea entre concesiones/trampa y más represión.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Luego de la enorme jornada de lucha y huelga general vivida el martes 12 y a sólo 6 días de cumplirse un mes ininterrumpido de movilización permanente, el presidente de Chile hizo un nuevo anuncio por cadena nacional. Forzado por los saqueos de masas que se suscitaron a lo largo y ancho del país y escalaron en la jornada de ayer, Piñera tuvo una reunión de urgencia con los ministros de su gabinete cuyo resultado fue el anuncio de tres medidas.

  • El aumento del número de Carabineros recurriendo a aquellos que se han retirado de la fuerza represiva en el último periodo. Como se ha visto en las últimas jornadas, la escalada represiva por parte de Carabineros no ha logrado quebrar la voluntad de lucha, y muy por el contrario, se han visto casos de evidente desborde, junto con elementos de cansancio y desmoralización de la policía.
  • La aplicación del castigo mediante las herramientas judiciales que fueron discutidas la semana pasada, que implican: ley anti saqueos, ley anti encapuchados, entre otras que se suman a lo que podría sintetizarse en una ley antiterrorista aplicada contra los manifestantes. Todo bajo el pretexto de pacificar Chile.
  • Y por último el anuncio de una nueva Constitución con un plebiscito para ratificarlo: es decir, la elaboración de una nueva Carta Magna por mecanismos institucionales (congreso constituyente es el mecanismo que intentan imponer) que sería posteriormente plebiscitado. Una provocación a sabiendas de que el reclamo de los trabajadores y el pueblo chileno es una Asamblea Constituyente para ser ellos mismos quienes discutan qué Constitución y con qué contenido.

A pesar de los evidente elementos represivos de los anuncios, también es evidente que al gobierno no le da para volver a imponer un Estado de Emergencia, cuestión que fue desestimada en la reunión por temor a las consecuencias adversas que podría tener, lo cual es un signo de debilidad de un gobierno acostumbrado a hacer uso de los poderes que le otorga la constitución pinochetista.

Mirá también:  A diez años de su desaparición | Luciano Arruga ¡Presente!

Por su parte, los partidos del régimen “opositores” (desde el PC, el PS y el Frente Amplio hasta la Democracia Cristiana) han firmado un acuerdo rechazando la propuesta de Piñera y exigiendo un plebiscito para que se vote bajo qué mecanismo se discutiría la nueva Constitución: si Congreso Constituyente, si Asamblea Constituyente, o una Convención Nacional que incorpore un porcentaje de legisladores y otro de ciudadanos. A su vez el documento opositor expresa la “voluntad” de impulsar la Asamblea Constituyente como mejor opción para resolver una nueva carta fundamental.

Como es evidente la discusión alrededor de la Constitución ha llegado a las cumbres del poder, y junto con esto ha abierto una crisis entre los diversos partidos que componen el régimen, que hasta el momento habían ido y venido con sus posiciones pero siempre intentando no afectar la ya golpeada gobernabilidad de Piñera.

La crisis comienza a calar hondo en el régimen político, habrá que seguir atentamente los próximos días el devenir del gobierno a quien ya algunos senadores se han atrevido a sugerirle la renuncia.

Por último, advertimos que el plebiscito que agitan juntos desde el PC hasta la DC es una trampa que intenta institucionalizar una decisión que ya ha sido tomada en las calles y que han costado muchas vidas y heridos, a la vez que intenta manipular con sus diversas opciones la voluntad del los chilenos.

¡La Asamblea Constituyente no se negocia ni se plebiscita! Es necesario seguir impulsando la movilización hasta que caiga Piñera e impulsar todos los organismos de autodeterminación que surja desde abajo para imponer una Asamblea Constituyente que barra con el régimen de la dictadura y abra paso a un gobierno de los trabajadores y el pueblo rebelde.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre