100 días de aguante de una lucha que continúa

Pilkington: Algunas conclusiones de la experiencia

En pleno verano y con la planta de vacaciones la patronal de Pilkington envió 13 telegramas de despido. No fue un hecho casual o arbitrario: obedece a cierta lógica de los acontecimientos.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Rodolfo Torres


Un gobierno fracasado pero agresivo

El gobierno de Macri vive en crisis desde las jornadas de diciembre del 2017, donde obtuvo un triunfo pírrico –impuso una reforma jubilatoria–  y una derrota estratégica: los mercados empezaron a  desconfiar en su capacidad de derrotar al movimiento de masas y este mostró sus reservas de lucha.

Las corridas contra el peso que se iniciaron en abril del 2018 (17$ por dólar) y que llevaron al dólar a $46  en menos de un año son la manifestación de esa desconfianza.

Los acuerdos con el FMI impusieron una lógica de ajuste sin fin y sin anestesia.

El gobierno es un fracaso total, pero esto no lo hace menos agresivo: “vamos a pulverizar el salario, a un ajuste brutal, vamos a impulsar una recesión brutal,vamos a descargar la crisis sobre los trabajadores” ese es más o menos el mensaje que transmitió el gobierno a los empresarios.[1]

 

Despidos y persecución

La ola de cierres de empresa, de despidos, suspensiones y de cambio de las condiciones de trabajo no tiene pausa desde finales del año pasado.

La reforma laboral de hecho, gremio por gremio, fábrica por fábrica, es la forma en que descargan las empresas la crisis sobre los trabajadores con el aval explícito del gobierno.

En la Pilki esta política tenía un obstáculo, una mediación: el activismo y  la Lista Marrón como expresión de lo mejor de la lucha del 2009.Por eso,para ir al ajuste, al cambio de convenio y de condiciones de trabajo, la empresa debía sacar al activismo de la fábrica.

La mejor demostración que su premura era más política y no económica es que hasta el momento no avanzó con las condiciones de trabajo de forma cualitativa[2]. Recordemos que el convenio de Pilkington es en lo económico el doble que el nacional por ejemplo.

Los despidos responden a razones políticas, es decir, son persecutorios y discriminatorios del activismo, obvio, la excusa perfecta es la recesión y la crisis de la industria.

Pero en Pilkington más que una crisis estructural, lo que hay es una baja de ventas.La patronal quiere ir a un aumento de la productividad vía el aumento de la explotación lisa y llana, y  sacar conquistas de los trabajadores.

 

La coyuntura en el movimiento obrero

En los lugares que dirige  la burocracia, podemos ver que los cierres, los despidos y las suspensiones pasan casi sin resistencia; es ella la garante de que pasen.Esta es casi una norma general. En cambio donde hay activismo independiente, delegados, internas o gremios independientes, hay lucha y resistencia. Se gana o se pierde pero hay lucha.

Esto remite a tres cuestiones distintas. Por un lado, el rol de las direcciones: donde hay direcciones independientes, hay resistencia;donde está la burocracia, se entrega todo sin pelear.

Pero por otro lado, remite a la coyuntura particular que vive el movimiento obrero. Los despidos son un mecanismo disciplinador social terrible. El quedarse sin trabajo es como estar muerto:una muerte social. Esto hace que los compañeros se pongan mucho más conservadores: se aferran a la máquina, al puesto de trabajo. Cosas que ayer les parecían intolerables, ahora les parecen aceptable[3]. El despido de un activista que hasta ayer era irritante, ahora se justifica porque “si te pagan todo, es legal”…

Además también hay un factor político:se vienen las elecciones y el voto se ve como el mejor instrumento y el menos costoso para cambiar las cosas. “Para que vamos a pelear, con todo lo que esto significa, si faltan pocos meses para las elecciones y estos ya se van…”, esto lo que piensan muchos compañeros y un factor más para no resistir que lleva a cierta parálisis del movimiento obrero.

Esto no quiere decir que no haya una bronca terrible contra Macri e, inclusive, contra las direcciones burocráticas.

Pero termina pesando el factor conservador, agarrar la indemnización: mejor “agarremos ahora y después veremos…”.

 

Unir a los despedidos y la asamblea como método

Los telegramas llegaron cuando los compañeros estaban en sus justas vacaciones. Intentar unir a todos los despedidos y emprender una lucha colectiva fue la primer pelea y una constante durante los más de 100 días de acampe.

Mirá también:  La marcha del sindicalismo combativo en Córdoba

Obvio que entre los compañeros hay distintos pareceres y la única manera de resolverlos es actuar colectivamente y desarrollar la democracia de los trabajadores; no cambia la cuestión que los despidos sean 100 o 10: la asamblea y democracia obrera son el único método para zanjar las diferencias y hacer la experiencia con las resoluciones votadas.Es elemental respetar las resoluciones votadas.

Junto con esto hay que destacar la actitud, el aguante de los compañeros, la voluntad inquebrantable de luchar hasta las últimas consecuencias, cosa que sigue hasta el día de hoy.

Sin esa determinación, sin esa decisión política consciente tampoco se hubiese mantenido el acampe 100 días y no se seguiría luchando hasta el día de hoy.

 

Asamblea y paro

El 14 de enero los trabajadores despedidos acompañados por  la Corriente Sindical 18 de diciembre y la juventud del Nuevo MAS, fueron a las puertas de la empresa a hablar con los compañeros e intentar hacer una asamblea afuera de fábrica, lo cual se logró, pese a las presiones de la patronal, los delegados carneros y la policía.

La asamblea resolvió parar en rechazo a los despidos y en solidaridad con los compañeros. A la tarde la asamblea estuvo más peleada pero también se votó el paro y la solidaridad. Ya en el turno noche la empresa puso combis y un operativo policial enorme y no se pudo parar.

La relación de fuerza dio hasta ahí, no se podía forzar más, el riesgo era dividir  la fábrica por la base. Estas asambleas conjuntas fueron exigidas a los delegados. Se exigió pero también se peleó hombre a hombre para que se hagan, obvio los delegados patronales no participaron y llamaban a no ir. Luego se pudo parar ADC una vez.

La exigencia no puede ser convertida en estrategia, hacerlo es capitular. La exigencia es una táctica más, es una herramienta pero no la única. También hay que usar la denuncia, el escrache, la imposición por abajo, etc.

 

Unir la fabrica para luchar

Durante los 100 días que duró el acampe se hicieron varios volantes, se dialogó con los compañeros de adentro, se hicieron colectas, la solidaridad se mantuvo todo el tiempo; los escraches en los baños y los papelitos que circularon todo el tiempo son la muestra de la simpatía y la solidaridad. Pero la relación de fuerzas no daba para volver a intentar parar planta Munro.

La campañas de la patronal y los delegados vendidos contra los compañeros de adentro que apoyaban a los despedidos se hizo intensa. Hubo escraches, wasapp y volantes denunciando con nombre y apellido a los compañeros solidarios y acusándolos de querer provocar el cierre de la fábrica.La campaña de terror llegó a su clímax.

Las provocaciones de los delegados incluidas las amenazas de muerte fue toda una política divisionista que llevaron los delegados por orden y cuenta de la empresa.

A pesar de todo esto un sector mayoritario mantiene el apoyo a los compañeros, pero por el momento pasivo.

Una cautelar favorable  hubiese significado sacarle el único argumento que le queda a la patronal y sus lacayos: los despidos son “legales”…

El aspecto judicial se pensó como una herramienta más para intentar dar vuelta la relación de fuerza adentro, no como una solución en sí misma. Lamentablemente, también por el clima político general del país, las cautelares fueron denegadas por el momento.(Ver Abajo)

 

Acampe y solidaridad de clase

Ese mismo día 14 de enero se decidió montar el acampe. No solo era el símbolo cotidiano de la lucha que veían todos los compañeros. No solo era un puñal clavado a la empresa, sino que el acampe fue el centro organizador de toda la lucha, todas las iniciativas salían de ahí y se organizaron allí.

El acampe además permitió poner en acción otra pata fundamental de la lucha: la solidaridad de clase.

Todos los días distintos trabajadores de la zona se quedaban charlando, aportaban con lo que podían, con plata , con comida, con pan o facturas, los vecinos colaboraron incondicionalmente. La infinidad de recorridas con el fondo de lucha a los distintos lugares de trabajo (Astilleros, FATE, Ford, Garrahan, etc.). La solidaridad del movimiento estudiantil, etc. El acampe puso en acción el apoyo político de los trabajadores con la lucha contra los despidos que se manifestó en el fondo de lucha pero también en la simpatía generalizada con la lucha.

Mirá también:  Los trabajadores de Pilkington se movilizaron al Ministerio de Trabajo de la Provincia

Apoyarse en ese factor dinámico fue fundamental en todo sentido, también es lo que explica que no pudieron desalojar el acampe, que tampoco pudieron reprimir en las acciones que se llevaron acabo en el centro y la repercusión política y mediática que tuvieron.

Otro aspecto muy importante y destacable fue la conformación de la comisión de mujeres; las compañeras de los compañeros despedidos que se pusieron la lucha al hombro y conquistaron un inmenso fondo de huelga.

 

100 días de aguante

Esta primera etapa duró 100 días:100 días de una experiencia extraordinaria de una camada de jóvenes obreros, con la juventud de nuestro partido. Una generación muy joven, muy inexperta, pero que se mostró a la altura de los acontecimientos no solo por lo que significa compartir la lucha y la vida cotidiana con los trabajadores las 24 horas del día durante 100 días, sino por el compromiso militante con la infinidad de actividades que se desarrollaron. Un acampe que fue ejemplo de coherencia y abnegación militantes.

Pero hay otra aspecto a destacar: un grupo pequeño de despedidos, de una fábrica también relativamente pequeña, apoyados por un partido muy juvenil, con una política correcta, pudo instalar un conflicto en la agenda de la vanguardia y mas allá: se logró instalar en los grandes medios.

Se logró molestar al gobierno, se logró la solidaridad de un gran arco político, sindical y social. Y, sobre todo, se pudo empalmar con un gran sentimiento contra los despidos.

Es decir: una cantidad pequeña de luchadores obreros con una política correcta, con el apoyo de un partido juvenil, con una política revolucionaria,es una gran palanca que puede hacer grandes cosas.

Tenemos el orgullo de haber pasado modestamente esta pequeña pero real prueba que nos puso la lucha de clases.

 

Como muestra basta un botón

Esta lucha muestra algo muy importante y que en este momento  es muy importante destacar: la recomposición obrera sigue presente. Para decirlo de otra manera: desde el Argentinazo a esta parte surgió una vanguardia que tuvo muchos avatares y momentos, pero que claramente, como lo muestra la lucha de Pilkington, hay una acumulación de experiencias que se traducen en organización, conciencia, y es claramente un haber para el conjunto del movimiento obrero.

Esta vanguardia prefigura, de alguna manera, lo que puede dar la clase obrera si se termina de configurar un ascenso obrero en los próximos años.

 

31/05 9.30hs. en el obelisco

Todos a la Cámara por la reincorporación ya

Parte de la pelea es el aspecto judicial. El reclamo de la nulidad de los despidos  y la inmediata reincorporación se basa en que estos fueron claramente discriminatorios y persecutorios. Sobre esta base y la irreversibilidad de los derechos conculcados, entre ellos el evidente perjuicio de no poder presentarse a las elecciones a delegados que se deberían estar convocando a la brevedad, es que se presentaron las medidas cautelares. Lamentablemente, al momento de escribir esta nota, las medidasfueron denegadas por los distintos juzgados.

Es por esto que llamamos a todos las organizaciones sindicales, sociales y políticas a marchar a la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo para dar vuelta estas sentencias y lograr que los compañeros vuelvan a sus lugares de trabajo

 

 

[1] Las formas en que se descarga el ataque son distintas desde el cierre y el despido directo, hasta el más “sofisticado” de los PPC ( Procedimiento preventivos de crisis).

[2] Aumento la producción solo en un horno un 15 % y esto solo después de haberse levantado el acampe.

[3] Como ejemplo digamos que en VW las suspensiones mensuales se pagan actualmente a un valor del 53% del salario, cuando lo habitual era que es se paguen entre un 70 y 80 % del salario.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre