Pañuelazo por el aborto legal

Preparando el 8M

La Plaza Congreso se llenó del grito por el Aborto Legal en el Hospital. El pasado lunes 19 se realizó un Pañuelazo convocado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, después que el proyecto de ley cayera por 7ma vez consecutiva.

La negativa del gobierno de Macri y del Congreso a tratar el proyecto de ley, contrastó profundamente con las miles de mujeres jóvenes que el lunes salieron a las calles porque ya no se banca más que nos quieran imponer qué hacer y qué no hacer con nuestros propios cuerpos.

Mujeres en grupos, con amigas, compañeras, tomando mate o cantando, de la Capital o del conurbano, con carteles pintados a manos, parches y remeras; todas quieren pelear para decidir sobre el destino de nuestras vidas.

Es que la bronca ya no se aguanta más, y el movimiento de mujeres sigue en pie de guerra contra este gobierno misógino y ajustador, que no da tregua en sus constantes ataques a las y los trabajadores en general, y a las mujeres en particular.

No sólo sigue manteniendo en la ilegalidad el acceso al aborto, sino que quiere ir por las conquistas que hemos conseguido con la lucha en las calles. Llenando los hospitales de objetores de conciencia que se niegan a atender a las mujeres que acuden allí, y haciendo campaña para que se denuncie a las que se acercan a atenderse con la sola “sospecha” de haberse practicado un aborto. Si hasta quiso condenar a una médica por haber aplicado el protocolo para abortos no punibles!

La realidad es que en Argentina se practican 500 mil abortos por año, todos en condiciones clandestinas, insalubres, por fuera del sistema público de salud, lo que implica un grave riesgo para todas esas mujeres. Niñas son obligadas a ser madres, incluso teniendo no más de 11 años. No se respeta ni el protocolo para los no punibles, derecho garantizado en el Código Penal.

Mirá también:  Macri y las Iglesias lanzan la Red "antiderechos"

Pero la otra parte de la realidad es la que se vio en Congreso, la de las mujeres que salen a pelear por sus derechos, como salimos a responder frente a cada ataque del gobierno y de la Iglesia. No hay dudas que el debate por el derecho al aborto está instalado en la sociedad (y hasta llegó a la tele!) y ya se expresó a favor! En encuestas, en la tele, pero sobretodo en las calles, con sus pañuelos, carteles y pancartas! En el único lugar donde no se debate es en el Congreso!

Por eso el lunes la batucada de Las Rojas se llenaba de pibas que gritaban al lado nuestro la exigencia a Macri y su gobierno de CEOs por la legalización del aborto, y se entusiasmaban al compás de “los curas a laburar”!

En la radio abierta nuestra compañera de Las Rojas, Manuela Castañeira, denunció que la ley de aborto no se aprueba por falta de voluntad política del gobierno, y que frente a esto el movimiento de mujeres es cada vez más grande y con más fuerza de lucha!

Porque aunque Macri se pronuncie una y mil veces en contra de nuestro derecho a elegir si ser madres o no, y de tener las condiciones de salubridad garantizadas para esa elección, las mujeres vamos a gritar una, mil veces y todas las que hagan faltan: Aborto Legal en el Hospital Ya!

 

Este 8M vamos por un parazo! La fuerza que se vio en el Pañuelazo se va a redoblar, porque vamos a ser miles y miles y miles en todo el país, que ya no nos bancamos ninguna declaración misógina, ningún comportamiento machista, y muchos menos nos bancamos que nos quieran imponer que no somos dueñas de nuestros cuerpos!

Mirá también:  Juicio de Valeria Díaz: “No quiero ser una crónica más de un femicidio en este país”

Porque no queremos más ajuste ni despidos! Porque no queremos más muertas ni presas por abortos clandestinos! Porque no queremos que las trans y travestis mueran a las 40 años por sus condiciones de vida! Porque no queremos más violencia ni explotación sexual!

Porque queremos ser nosotras las únicas dueñas de nuestros cuerpos, nuestras vidas y nuestro destino, vamos al Parazo Internacional!

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre