Otro caso de persecución policial contra los trabajadores senegaleses

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Por Ana Clío

La violencia y persecución policial contra los vendedores senegaleses no cesa.  Un nuevo hecho ocurrió el pasado sábado cuando la policía detuvo a uno de ellos, golpeándolo a él y a cualquiera que se acercara a ayudarlo, para luego llevarse toda su mercadería.

La comunidad de senegaleses que viven en Buenos Aires viene denunciando, hace bastante,  prácticas de violencia institucional hacia quienes se dedican a la venta callejera, sobre todo en la Capital Federal y en el Gran Buenos Aires, en donde muchas veces su mercadería les es retenida o directamente sustraída. Recordemos que, en ese contexto, en abril del presente año una protesta en el barrio de Flores fue respondida con un operativo violento por parte de la Policía de la ciudad, en el que, además, una veintena de personas fueron detenidas.

Meses después, en junio, organizaciones sociales, colectivos de migrantes y legisladores se habían concentrado  en Avellaneda y Nazca para repudiar la persecución y represión contra vendedores inmigrantes, tras la violenta detención de un vendedor senegalés que terminó gravemente herido, hasta el punto de dejarlo inconsciente,  y pasó la noche preso. Dos días después de dicha concentración, hubo seis allanamientos simultáneos  con incautación de mercadería y detenciones en las casas de dichos vendedores.

“No somos ninguna mafia. Cada uno trata de arreglárselas para sobrevivir cuando viene acá, no hay nadie detrás. Nos vamos conociendo acá, y nos ayudamos porque somos gente amable. Cuando a uno de nosotros le incautan la mercadería, el resto le presta para poder seguir trabajando”, explicó en su momento Dnyaga Jackson, referente entre los vendedores senegaleses, cuestionando la versión policial de la red de venta ilegal.

Mirá también:  Costa Rica | Rechazamos los ataques xenofóbicos contra los nicaragüenses

Esta es la situación de los más de cuatro mil senegaleses -según la Asociación de Residentes Senegaleses en la Argentina (ARSA)- que llegan al país en busca de mejores oportunidades laborales y se encuentran con un panorama que se repite en otros países del mundo en las que no solo no encuentran cabida para acceder a una mejor calidad de vida, sino que son tratados como escoria por el Estado argentino.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre