Otra vez, la postal de las inundaciones

El pueblo trabajador sufre las consecuencias de la falta de infraestructura.

Redaccion
Equipo de redacción del portal IzquierdaWeb.


Como cada vez que hay un fuerte temporal, nuevamente la postal del Conurbano y la Ciudad de Buenos Aires es de barrios y calles inundados. La dichosa “revolución de la alegría” tiene al gobierno nacional y provincial mirando probablemente el super clásico, mientras miles se ven afectados por la falta de infraestructura que es un problema político, no un mero desastre natural.


El alerta meteorológico fue emitido para este fin de semana, teniendo ayer sábado su jornada más intensa, con 100 milímetros de agua caídos en menos de doce horas, una cantidad que equivale a las lluvias de todo un mes. Según el Servicio Meteorológico Nacional, el mal tiempo y las precipitaciones continuarán hasta el martes, para la zona norte del Gran Buenos Aires se mantiene el alerta por fuertes tormentas para hoy domingo.


El día de ayer tuvo como consecuencia de la falta de obras, al tránsito con demoras en la General Paz a la altura de la Av San Martín, junto a varios tramos de la Panamericana en la misma situación por estar cubiertos de agua. Algunas zonas de los barrios sufrieron la interrupción del servicio de luz también.

Mirá también:  Un feminismo contra el poder

Sin haber aún respuestas oficiales o información producto de un relevo del total de los distritos y barrios afectados, se conoce que en la capital hubo inundaciones en los barrios de Saavedra, Mataderos, Belgrano y La Boca, se ve que la gestión de los globos inflados con humo no puede garantizar aún las obras necesarias luego de tanto tiempo de gestión.
Por parte del Conurbano bonaerense, los distritos más castigados fueron Almirante Brown, Lomas de Zamora, Berasategui, Lanús, La Matanza, San Martín, Quilmes, Avellaneda, así como varios barrios de La Plata.
De momento más allá de los posteos e indignación comprensible en redes sociales de los vecinos afectados, reiteramos no hay señales de los gobernantes frente al grave problema.  Esta constante a lo largo del año pone de manifiesto la urgencia con que se deben llevar adelante las obras de infraestructura para afrontar las inclemencias climáticas, mientras la prioridad sea el déficit cero, los barrios del pueblo trabajador seguirán a merced de problemas climáticos completamente posibles de afrontar, que no debieran afectar sus condiciones de vida, pero el capitalismo es ese lastre que trae el cambio climático y a sus gobernantes dispuestos a priorizar los negocios ajenos a las necesidades de las grandes mayorías.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre