Artículo aparecido en Viento Sur

[Algunos dedican mucho tiempo en los medios de comunicación a asegurar que el proyecto de informe filtrado por el IPCC es catastrófico y que el informe final será más matizado (véase nuestro artículo https://vientosur.info/el-momento-de-luchar-es-ahora/). Parece que quieren apaciguarnos y convencernos de que los gobiernos han comprendido la gravedad de la crisis climática, que están tomando las decisiones correctas. Sin embargo, la terrible ola de calor en el noroeste de Norteamérica está dando la razón a los llamados catastrofistas. La Tierra arde: Australia, Amazonia, Siberia, Grecia, Groenlandia, Suecia, California ayer, Columbia Británica hoy (¡sin mencionar el incendio bajo el mar en el Golfo de México donde una tubería de petróleo submarina tuvo fugas y se incendió!) La situación seguirá empeorando si el pueblo no se rebela contra los responsables: ¡el capital fósil, las finanzas, la agroindustria y los poderes fácticos! Richard Poulin, sociólogo quebequés, nos pone al día sobre la terrible ola de calor que ha causado varios cientos de muertos en Canadá (D.T.).]

Una ola de calor extremo está azotando el oeste de Canadá, causando cientos de muertes. La temperatura alcanzó los 49,6°C en el pueblo de Lytton, en la Columbia Británica -este pueblo acaba de ser destruido por un incendio forestal-, batiendo récords históricos en Canadá.

Cielos humeantes, aire sucio, calor letal

En tres de los últimos cinco veranos, las y los británico-colombisnod han sufrido fenómenos meteorológicos extremos. La histórica ola de calor, que disparó las temperaturas del desierto de la Muerte -hizo más calor en la provincia que en el desierto de Nevada-, se trasladó al este de Alberta y puso de manifiesto la realidad del cambio climático.

Los científicos del clima son cautelosos a la hora de citar el cambio climático como causa de un evento meteorológico concreto. Pero para ellos, las pruebas demuestran que los fenómenos extremos se están intensificando y son cada vez más frecuentes debido al calentamiento global.

“Como científico del clima, dice Simon Donner, profesor de climatología de la Universidad de Columbia Británica, esperamos ver más olas de calor extremo en el futuro porque estamos añadiendo gases de efecto invernadero a la atmósfera. Pero lo de ahora va incluso más allá de mis predicciones. Tener una ola de calor tan larga y tan calurosa en Canadá no tiene precedentes en la historia».

La ola de calor se explica por un fenómeno llamado cúpula de calor, una masa de aire muy caliente que se asienta sobre una zona y no se mueve. Esta cúpula de calor a alta presión crea un efecto similar al de una tapa en una olla de agua hirviendo.

La cúpula térmica impide la formación de nubes, dejando el camino libre a la radiación solar.

«La corriente atmosférica, que debería empujar esta masa de aire hacia fuera, fluye en cambio alrededor de la cúpula térmica, creando un bloqueo», explica Simon Legault, meteorólogo de Environment Canada. «Las temperaturas se acumulan a las del día anterior. Te levantas por la mañana y hace más calor que el día anterior», dice Armel Castellan, de Environment Canada. La intensidad de la cúpula también se ve acentuada por el fenómeno meteorológico de La Niña. Esta masa de aire cálido se desplaza muy lentamente hacia el este, lo que explica la larga duración de la ola de calor. Aunque la intensidad de esta ola de calor es excepcional, este tipo de fenómenos podría producirse con mayor frecuencia con el cambio climático.

Los expertos coinciden en que, sin el cambio climático antropogénico, es casi seguro que no se hubiera producido una cúpula de calor tan extrema. El calentamiento global está haciendo que las olas de calor sean más frecuentes, más largas y más intensas.

Mirá también:  Arte, vanguardias y revolución

La ola de calor se ha cobrado casi 700 vidas, frente a las 1.756 muertes por la covid-19 desde el inicio de la pandemia en la provincia más occidental del país. En la Columbia Británica hay unos 143 incendios. El fuego destruyó el pueblo de Lytton, un municipio con el desafortunado récord de la temperatura más alta. «Sólo pasaron 15 minutos desde las primeras señales de humo hasta el incendio total», dice el alcalde de Lytton, Jan Polderman.

Aumento de las inundaciones y de la contaminación

Se espera que la lluvia contenga los voraces incendios forestales. Pero la lluvia podría crear graves problemas de inundación. La cúpula de calor se está sumando a la sequía que ya está en marcha, lo que está provocando más incendios forestales. Otro efecto de la ola de calor es que los glaciares y los glaciares de las Montañas Rocosas de la Costa se están derritiendo con mayor rapidez y el nivel del agua es alta en los ríos. Como resultado, los residentes del valle de Pemberton, al norte de Vancouver, han recibido la orden de evacuar sus hogares porque los ríos se están desbordando.

La ola de calor también está elevando la contaminación al nivel del suelo. Vancouver, la metrópoli de la Columbia Británica, alerta sobre los altos niveles de ozono troposférico a nivel del suelo, relacionados con las reacciones entre el óxido de nitrógeno, producto de la combustión de los combustibles fósiles, y los compuestos orgánicos volátiles que aumentan cuando el aire caliente se estanca. En definitiva, la cúpula térmica provoca un importante deterioro de la calidad del aire y, en consecuencia, de la salud de la población.

En el este de Canadá

Durante el verano, la mitad norte del planeta se inclina hacia el sol, aumentando las horas de luz y calentando el hemisferio. El impacto de esta exposición extra a la radiación solar es acumulativo, por lo que las temperaturas suelen alcanzar su punto máximo semanas después del día más largo del año. Pero no es el caso de este año: Quebec vivió su primera ola de calor a finales de mayo.

Las olas de calor comienzan con un sistema de alta presión (también conocido como anticiclón), en el que se acumula la presión del aire sobre una zona. Esto crea una columna de aire descendente que se comprime, se calienta y a menudo se seca. El aire descendente actúa como una tapa o cúpula térmica, atrapando el calor latente ya absorbido. El sistema de alta presión también expulsa corrientes de aire más frías y rápidas y aleja las nubes, facilitando que los rayos del sol lleguen al suelo.

Entonces, el suelo -suelo, arena, hormigón y asfalto- se cuece al sol, y durante los largos días y las cortas noches del verano, la energía calorífica se acumula rápidamente y las temperaturas suben.

Las olas de calor son especialmente frecuentes en zonas ya áridas, como los desiertos, y en altitudes elevadas donde, con facilidad, se forman sistemas anticiclónicos. La humedad del suelo puede mitigar los efectos del calor, al igual que la evaporación del sudor puede enfriar el cuerpo. Pero en la Columbia Británica no hay mucha agua en el suelo y en la vegetación para absorber el calor.

Sin embargo, el calor extremo también puede acumularse en zonas muy húmedas. De hecho, por cada grado centígrado que se calienta el aire, un lugar puede absorber un 7% más de agua, lo que puede crear una peligrosa combinación de calor y humedad. Eso es lo que está ocurriendo en el este de Canadá, incluido Quebec. Las temperaturas han superado los 30°C y, con el índice de humedad, superan los 40°C. Es el calor tropical. A punto de comenzar el mes de julio, Quebec vive su tercera ola de calor. Esto es bastante excepcional en su historia. En 2020, en todo Quebec, se batieron nada menos que 51 récords de calor, algunos de casi 90 años. 2021 promete ser aún peor.

Mirá también:  Una entrevista político-filosófica con Lucio Colletti (Segunda parte)

Quebec tiene un clima continental, no marítimo. Una ola de calor siempre va acompañada de una humedad pegajosa que dificulta la respiración. A diferencia de lo que ocurre en el oeste, como las cadenas montañosas no están cubiertas por glaciares, el agua de los ríos y lagos, así como de la capa freática, es baja. Refugiarse al amparo de un árbol para beneficiarse de su sombra y sufrir menos calor es inútil en un clima continental donde el calor es muy húmedo. No hay refugio más que en casa, si está climatizada, y cuando no lo está, la gente, sobre todo los ancianos, pasa el rato en los centros comerciales para no asfixiarse.

La catástrofe climática en curso

Temperaturas estivales récord, incendios forestales mortales, inviernos excepcionalmente suaves y sin nieve en muchas regiones, como ha ocurrido este año en Quebec, donde ya se han producido ocho tornados, fenómenos meteorológicos extremos más frecuentes y violentos: la catástrofe climática avanza más rápido de lo previsto, sobre todo debido a la subestimación de la retroalimentación del calentamiento.

Las regiones polares se están calentando hasta tres veces más rápido que la media mundial, lo que está provocando olas de calor en el Ártico. De hecho, las regiones más frías del planeta se están calentando más rápidamente que las regiones más cercanas al ecuador, por lo que las personas que viven en climas templados pueden experimentar algunos de los mayores aumentos de los eventos de calor extremo. Las regiones del mundo ya cálidas también se están calentando, lo que les lleva más allá del ámbito de la habitabilidad en ciertas épocas del año.

Y como las emisiones de gases de efecto invernadero provocadas por la humanidad siguen inundando la atmósfera -las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera alcanzaron recientemente un máximo de 420 partes por millón-, se prevé que las olas de calor sean más frecuentes y extremas.

Las olas de calor agravan las desigualdades sociales estructurales: dado que las ciudades se calientan más deprisa que sus entornos, los barrios más pobres -en los que viven desproporcionadamente personas de color, inmigrantes y aborígenes- y los de clase trabajadora tienden a calentarse más. Estos barrios tienen menos cubierta de árboles y espacios verdes y más superficies pavimentadas que absorben el calor. Al mismo tiempo, los residentes con bajos ingresos tienen más dificultades para pagar los productos que refrigeran sus hogares. Este patrón de desigualdad térmica también se reproduce a escala mundial.

Se nos está acabando el tiempo para actuar: las olas de calor se han convertido en un hecho que conlleva un impacto cada vez mayor, desde las repercusiones directas en la salud de las personas hasta la tensión en las infraestructuras. La humanidad debe reducir urgentemente su producción de gases que atrapan el calor para limitar el aumento de la temperatura global. Y hay que hacerlo de forma drástica.

7/07/2021

Canicules catastrophiques au Canada

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Este artículo es parte de un trabajo mayor publicado en Izquierda Web el 17 de mayo de 2020. La política revolucionaria como arte estratégico   Veamos para finalizar con lo que damos en llamar el “paralelogramo de fuerzas de la política revolucionaria”. Lo concebimos como la capacidad de estar en el momento justo donde hay que estar. Se puede aprovechar hasta con organizaciones pequeñas. El paralelogramo de fuerzas es algo que inicialmente se constituye de manera objetiva, un conjunto de determinaciones que condensan objetivam...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre