Nuevos tarifazos, servicios sin techo

    Izquierda Web2
    Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

    Por Cristian de la Torre

    El día de hoy vino con más malas noticias para los trabajadores y los sectores populares, resulta ser que se anuncio un sinfín de aumentos en servicios públicos, en un contexto de inflación creciente, que afectan directamente al bolsillo de los laburantes.

    En lo que respecta al transporte, se puede decir que aumentó todo: subte, colectivos y trenes. El subte un 67%, los trenes 60% y los colectivos un 30%. En el caso de los colectivos el aumento será escalonado, a partir de hoy 15 de agosto de $1 más para la tarifa mínima, y aumentará otro peso en septiembre y otro más en octubre. Es decir, el colectivo que costaba $10 en el monto básico, ahora pasará a $11, $12 en septiembre y $13 en octubre.

    Por su parte, el Ministro de energía Javier Iguacel anunció el aumento de la energía eléctrica en un 24,4% promedio desde este mes en Capital Federal y Gran Buenos Aires, en las provincias serán los gobiernos provinciales los que deberán decidir el porcentaje de ajuste de tarifas de la distribución eléctrica. La tarifa del gas también va a aumentar según dichos de Iguacel, todavía no hay números oficiales, pero se estima un aumento del 25%. Por su parte las petroleras anunciaron un aumento próximo en las naftas del 8%

    Junto con estos aumentos tenemos que mencionar el de las prepagas en un 7,5% desde agosto y los trámites de DNI y pasaporte que subirán un 57% y un 200% respectivamente. Según el comunicado del Registro Nacional de las Personas (Renaper), el valor del DNI será de $300, mientras que el pasaporte pasará a costar $1500.

    Como todos sabemos, cuando aumenta la luz, el gas y la nafta, hacen lo propio los supermercados, y este sector ya anuncio un aumento en los precios.

    Es por todo esto que en entre los sectores populares se empieza a palpar mucha bronca por abajo. Los trabajadores miran cómo día a día el salario no alcanza para llegar a fin de mes, como las cuentas de la luz, el gas y el agua le viene por sumas de miles de pesos y mes a mes se hacen más difíciles de pagar. Bronca que se ve claramente en ese rostro que ve como la tarjeta SUBE a la cual antes le cargaba de a 100 pesos, ahora debe cargarle 200 0 300 pesos e igual no le rinde.

    El tarifazo es de lo más dañino, debido a que descalabra toda la estructura de gastos en las casas de los trabajadores. Son consumos habituales que no se pueden dejar de lado sin afectar drásticamente las condiciones de vida de las familias en los barrios.

    En el caso de los trabajadores desocupados, la situación es mucho más drástica, ya que ni tienen con qué afrontar semejante gasto a la hora de salir a buscar trabajo.

    Hay un malhumor latente, basta escuchar lo que se comenta en cualquier fábrica, oficina o lugar de estudio. Cada día suena más seguido la recurrente frase “yo no lo voté”.

    La historia es la de siempre,  nos dicen que hay una crisis, y que tenemos que hacer “sacrificios”. El problema es que los sacrificios siempre los hacemos los mismos, mientras los grandes empresarios se benefician con la devaluación y las políticas económicas del gobierno. Mientras ellos se hacen monstruosamente millonarios el que paga los platos rotos es el trabajador, el que vende su fuerza de trabajo, dicho sea de paso, el único vendedor de mercancías que no puede aumentar a su voluntad los precios cuando ve que todo a su alrededor aumenta.

    Pero la mayoría de los trabajadores no come vidrio y ya sabe que el resultado de los tarifazos macristas no es un “sinceramiento” sino una clara transferencia de ingresos de los trabajadores a los empresarios. Las promesas del “segundo semestre” se quedaron en el 2016.

     

    Print Friendly, PDF & Email

    DEJAR UN COMENTARIO

    Ingresar comentario
    Ingrese su nombre