Tras las nuevas medidas económicas

Nuevas medidas: dólares para los ricos, impuestos a los trabajadores

El ministro de Economía, Guzmán, anunció un nuevo paquete de medidas para “estabilizar” la situación económica del país. Resumidamente, más dólares para los grandes capitalistas agroexportadores, menos para los trabajadores.

Facundo Cormano

La recesión económica desatada por la pandemia generó un fuerte desajuste en todas las economías del mundo. Argentina en particular está viendo combinarse la crisis que ya arrastraba tras el macrismo y los golpes de la crisis mundial de la pandemia. El resultado no puede no ser explosivo. Una de las formas externas de la crisis argentina es de las clásicas de hace décadas y décadas: la presión sobre el peso por la falta de dólares.

Más dólares para los capitalistas

En los últimos días se anunciaron nuevas medidas que intentan fomentar el ingreso de dólares. El principal ingreso de billetes verdes reales (es decir, que no sea a través de préstamos) en el país es, como es sabido, la exportación agropecuaria, con la soja y sus derivados como estandarte.

Mientras a los trabajadores les impone el impuesto al «dólar ahorro», haciendo así más costoso y difícil resguardar lo suyo para los de abajo, el gobierno decidió bajarle las retenciones por tres meses a los sojeros. Esperan que así se liquiden más de 10 mil millones de dólares, que significarían un ingreso de unos 3 mil millones de dólares a las reservas del país. Es sabido que los exportadores de soja suelen especular con eventuales subas del dólar por lo que retienen sus cosechas hasta que una corrida les garantice tener mucho más que si liquidaran antes de una nueva devaluación. Con la baja de las retenciones el gobierno busca que puedan hacer eso mismo sin devaluación mediante. De una u otra forma, los sojeros siempre ganan más.

Los niveles de liquidación están muy por debajo de los de años anteriores, quedando casi la mitad de la producción sin facturar. La especulación y la presión devaluatoria son moneda corriente dentro del capitalismo agrario, si no recordemos como salieron a declarar exportaciones luego de la corrida cambiaria de agosto de 2019 cuando, post-PASO el dólar trepó un 40%.

Mirá también:  Como si no hubiera un mañana

Si bien desde el gobierno confían en la buena fe de los empresarios agrícolas, desde la Mesa de Enlace ya anunciaron que estas medidas les parecen una “tomada de pelo” y que no liquidarán ni un solo grano hasta que no haya una medida consensuada. Una nueva muestra de que el gobierno puede rugir como un león pero termina arañando como un gatito.

Pero no son los únicos beneficiados por la política gubernamental. Los exportadores industriales y las empresas mineras también verán reducidos sus impuestos. Para los exportadores de productos industriales finales el monto de retenciones se reduce al ¡0%! Hasta las multinacionales automotrices consiguen algún dólar más, a ellas se les reduce el impuesto a los derechos de exportación extra MERCOSUR al 0% (no así los destinados al mercado común regional).

Más ajuste para los trabajadores

La vicejefa de Gabinete, Todesca Bocco, salió a decir que una devaluación brusca no es beneficioso y que “llevar el dólar a $130 sería una desgracia para la economía”. Y aquí uno puede preguntarse: ¿Sabe la vicejefa de Gabinete cuánto está el dólar? El dólar oficial cotiza alrededor de los $80, pero el pequeño ahorrista, el laburante que quiere tener algún tipo de respaldo frente a las crisis o tiene algún proyecto (utópico) como tener una casa propia, lo paga a unos $130 por todos los impuestos solidarios que se le agregan.

El dólar bolsa y el contado con liqui rondan en los $140 y $147, respectivamente. Tengamos en cuenta que estos son los dólares con los que se manejan los empresarios para, básicamente, fugar las pocas divisas que van quedando en el país de forma legal. Por último nos queda el dólar blue, que hoy ronda los $150. Entonces le preguntamos a la vicejefa, ¿no está el dólar ya a más de $130?

Claro que es cierto que los trabajadores no ganarían nada con una abrupta devaluación, pero había otras medidas posibles a tomar que no fueran la simple entrega de millones de dólares a los que ya tienen millones de dólares. Pero eso implica atreverse a tocar los bolsillos empresarios y el gobierno de Fernández ha demostrado no estar dispuesto a hacerlo ni siquiera en casos estafas descaradas como la de Vicentín.

Mirá también:  Alberto Fernández y la recaudación

Como corolario de la grave situación que viven los trabajadores y las clases populares del país, por las nuevas medidas muchos vieron limitada su capacidad de compra de dólar ahorro o solidario, o prohibida como aquellos empleados que trabajen en una empresa que haya solicitado en alguno de estos 6 meses el ATP.

El gobierno confiaría el “fortalecimiento” de los «instrumentos financieros» en pesos, desalentaría el comercio del billete verde, estabilizando la situación cambiaria. Dicho así, suena más o menos ininteligible. Se trata de una suba de las tasas de interés de préstamos y activos financieros en pesos, cuyas cotizaciones son parcialmente atadas a la del dólar, para que los especuladores se lleven en pesos la misma cantidad que se podrían llevar en dólares. Así, buscan aliviar la presión contra el peso simplemente entregando dinero a los especuladores de los bancos y las bolsas. ¿Suena familiar? Es la política que quiso implementar el macrismo con las LEBAC… y ya sabemos lo efectivo que fue eso.

En síntesis, se trata de una entrega masiva de dólares a los bolsillos capitalistas con la esperanza de que la devaluación del peso se vaya dando de forma más o menos controlada, sin corridas que disparen el dólar abruptamente. De una u otra forma, es una redistribución de ingresos de los bolsillos de los trabajadores a los capitalistas: abrupta con las medidas económicas, gradual en cuanto a la evolución futura de la cotización del dólar. Lo más grave es que aún con esta inmensa entrega no tienen ninguna garantía de que efectivamente no haya grandes corridas: toda la experiencia de la política económica macrista lo demuestra.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Engels antropólogo

Portada: Emilse Roja DESCARGAR EN PDF   “La simple caza de la riqueza no es el destino final de la humanidad, a lo menos si el progreso ha de ser la ley del porvenir como lo ha sido en el pasado. El tiempo transcurrido desde el advenimiento de la civilización no es más que una fracción ínfima de la existencia pasada de la humanidad, una fracción ínfima de las épocas por venir. La disolución de la sociedad se yergue amenazadora ante nosotros, como el término de una carrera histórica cuya única meta es la riqueza, porque...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre