Nueva oficina del FMI en el Banco Central: Profundización del control semicolonial

El anuncio tiene un carácter más que simbólico. En primer lugar, la última vez que el FMI tuvo oficina propia en Argentina fue cuando se aplicaban las feroces recetas de ajuste durante los 90'; en segundo lugar, se trata de la venida de funcionarios del organismo para tener un control directo sobre la política económica del Banco Central. Una verdadera provocación que hace de las elecciones una verdadera ficción, pues quienes realmente gobiernan son los tecnócratas de los organismos internacionales.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Por Alex Colman

Esta semana se supo que el FMI instalará una oficina adentro del Banco Central, dirigida por el jamaiquino Trevor Alleyne, el cual fue nombrado “representante residente” y se encargará de regular si el gobierno cumple o no con las metas de equilibrio fiscal y nula expansión monetaria establecidos por el acuerdo stand-by firmado en julio pasado. Su desembarco en Argentina está previsto para fines de noviembre. El FMI no posee oficina en el BCRA desde el default declarado en 2001.

La oficina estará compuesta por un staff de personal técnico y administrativo; el mismo Alleyne ha sido calificado como “especialista” en países del Tercer Mundo, sobre todo en materia de deuda y subsidios a la energía, tema que –según se dice– “seguramente atenderá en Argentina”.[1] La presencia del economista se suma a la misión técnica encabezada por Roberto Cardarelli,[2] quien realiza visitas trimestrales a nuestro país, la próxima de las cuales se realizará el mes que viene.

El anuncio se hizo casi en paralelo a la noticia de que el próximo viernes, 26 de octubre, el FMI analizará un préstamo ampliado a la Argentina por US$ 57.000 millones. Lo cual no es coincidencia: para que el FMI dé el visto bueno al nuevo acuerdo, es necesario que pase el Presupuesto de ajuste, que se vota este miércoles en la Cámara de Diputados. Por otro lado, si dicho presupuesto pasa, el control de su diseño estará entre las principales tareas de Alleyne.

Cabe recordar la insistencia de Christine Lagarde, en julio de este año, de abrir una oficina con el objetivo de “tener información actual y cruda de las negociaciones que emprenderá Macri con la oposición para lograr un acuerdo de ajuste fiscal que satisfaga al Fondo y a la clase política de la Argentina”.[3] Tanto en ese momento como ahora, la meta del FMI es obtener influencia y fluidez en el acceso a la información[4] y a las decisiones económicas. Se trata por lo tanto de controlar de forma directa la política monetaria argentina, un tipo de supervisión de carácter cuasi colonial.

Ahora, el objetivo de la nueva oficina será regular que se cumplan las metas que en materia fiscal y económica han sido previstas en el proyecto presupuestario. Estas implican recortes de $ 200.000 millones en la administración nacional, $ 100.000 millones en la provincial, una caída de la economía equivalente al 0,5% del PBI (aunque el FMI prevé -1,5%), una inflación del 23% y un dólar de $ 40,10 promedio. En otras palabras, Trevor Alleyne garantizará de manera directa el repago de la deuda con intereses elevados a los acreedores del FMI, a costa de ajuste y miseria prolongados para los trabajadores y demás sectores populares del país.

Mirá también:  Córdoba – Importantes movilizaciones en el aniversario del Cordobazo

 

[1]             Jamele, Agustín. (21 de octubre de 2018). “Trevor Alleyne, el jamaiquino que Lagarde envía a la Argentina”. Diario Perfil.

[2]             Cabe recordar que las quejas de dicho economista al modo de intervención de Luis Caputo al frente del Banco Central influyeron en la renuncia de este último a fines de septiembre. El conflicto se disparó por la vuelta de Caputo a un modo de intervención cambiaria cuyo objetivo era frenar el alza del dólar, y que consistía en la venta de reservas pero señalizando su precio.

[3]             Lejtman, Román. (20 de julio de 2018). “El Fondo Monetario Internacional abrirá una oficina en Buenos Aires para monitorear el acuerdo con Argentina”. Infobae.

[4]             Supuestamente– hasta ahora el FMI sólo accedía a la información pública y reservada de la administración de Macri, y de ahora en más se podrán consultar a la oposición y a otras consultoras privadas que analizan la situación económica.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre