A 19 años de la rebelión popular

No fue magia: ¡Fue el Argentinazo!

Hoy se cumplen 19 años del Argentinazo, esa gesta heroica e independiente de las masas, del pueblo hambriento y desocupado tomando la historia en sus manos y volcandola en las calles. ¿Cuánto le debemos a esta rebelión popular? ¿Qué cambió después de que las masas gritaron “que se vayan todos”?

Rafael Ramirez

argentinazo 2001

Cuando arranque a militar, allá por los albores del 2011, estaba bastante de moda el concepto “relaciones de fuerza”. Mis compañeros decían todo el día “No, porque las relaciones de fuerza dan, podemos tomar la facultad contra la falta de presupuesto” y en general las otras corrientes estudiantiles decían cosas como “No es momento, la correlación de fuerza no da, es una locura de los troskos”. Yo no entendía absolutamente nada, pero cuando llegaba a mi casa, me iba al cyber (si antes había uno cada dos cuadras) y me ponia a buscar en el “Internet explorer” que significa el término “correlación de fuerzas”, obviamente seguí sin entender nada hasta diciembre, más precisamente, hasta el 20 de diciembre. Antes de la marcha que conmemoraba los 10 años del Argentinazo y en la que “los troskos del Nuevo MAS” decíamos que con Cristina se venía el ajuste, tuvimos una reunión en la que me explicaron en qué consistió aquella “acción independiente de masas”. Parece que hacía 10 años, la gente cansada del hambre, la desocupación y el ajuste permanente ordenado por el FMI, comenzó un proceso de movilización de masas, que no fue llamado por la CGT, quien se dedicó a traicionar a los trabajadores (hay cosas que no cambian) y terminó de detonar cuando el gobierno de De La Rúa, quiso imponer un “estado de sitio”.

“Que boludo, que boludo, el estado de sitio se lo meten en el culo” coreban las cientos de miles de personas que marchaban desde todos los barrios y en todas las plazas del país. Luego vino “La Batalla De Plaza De Mayo” en la que los piqueteros, junto a miles de personas de a pie, oficinistas, motoqueros, estudiantes y los partidos de izquierda, resistieron la represión policial que dejó un saldo de 5 compañeros caídos en las inmediaciones de la plaza de mayo y 38 en todo el país.

Mirá también:  8M en Chile: millones en la calle con la fuerza de la rebelión popular y la marea verde

Horas más tarde De La Rúa, salió volando en helicóptero y la alegría popular invadió La Plaza, las veredas, los balcones y los hogares.

En la reunión nos dijeron, fíjense que después de semejante gesta, la lucha siguió y pasaron varios presidentes más que se tenían que ir, porque la gente los echaba hasta que años después llegaron los Kirchner. Este matrimonio del PJ santacruceño había formado parte de las filas del menemismo en los 90, incluso Nestor que era gobernador de Santa Cruz apoyó la privatización de YPF, entregando nuestros recursos naturales y dejando en la calle a miles de trabajadores. Luego, rebelión popular mediante, ese matrimonio de pejotistas pragmáticos, comenzaron a montar una épica “nacional y popular” combinada con la concesión de algunas reivindicaciones en materia de derechos humanos y una moderada mayor redistribución de los recursos estatales.

Así, fue que gracias a la rebelión popular, que fue un “hasta acá” de las masas, en conjunto con el engrosamiento de una caja estatal debido al boom exportador de las materias primas, los sectores populares vivieron una década con algunos alivios en su precaria situación: Subsidios a las tarifas de los servicios, subsidios que ayudan a las familias populares como la asignación universal por hijo, la jubilación de las amas de casa, el retorno de las paritarias, etc. Todas medidas que no significaron ningún cambio de fondo, pero mejoraron moderadamente la situación de los sectores populares que llevaban décadas sufriendo una realidad cada vez más desesperante.

“No fue magia” consignaron los militantes K, para referirse a que a ese alivio, a que esas concesiones a las masas, fueron producto de un “gobierno nacional y popular”. Sinceramente me parece más atribuible a una rebelión popular histórica, a millones de personas en las calles tirando abajo a cuanto presidente quiera ajustarlos, que a dos ex menemistas, y duhaldistas que supieron leer la situación para no terminar mirando las marchas desde un helicóptero como el resto. Pero bueno, a veces las creencias son difíciles de combatir, cuando hay tantas ganas de creer.

Mirá también:  Contra las cuerdas: Piñera pide la renuncia de sus ministros

Las masas empobrecidas en las calles, movilizándose contra el gobierno ajustador y el FMI, resistiendo la represión policial y enfrentadola, movieron la “correlación de fuerzas” un poco a nuestro favor. Por eso este país es “imprevisible” “conflictivo” como le gusta decir a los empresarios y a los políticos de derecha en el “Coloquio de IDEA”. Un país en el cual la gente tiene un “hasta acá”, un limité más justo, menos pasivo que en muchísimos países del mundo. Macri, lo sufrió quiso pasar por encima de ese límite en diciembre del 2017, en las jornadas de lucha del 14 y 18.

Hoy se cumplen 19 años del Argentinazo y el año que viene enfrentaremos a un gobierno que ajustó el presupuesto a pedido del FMI, que tiene agendado quitar los subsidios a las tarifas de los servicios, que pretende que nuestras paritarias sean devoradas por la inflación y que le dio un hachazo al bolsillo de los jubilados. A 20 años del Argentinazo, si siguen aplicando sobre las espaldas de los sectores populares los planes del FMI, pueden llegar a enterarse de que la magia no es nada frente al “hasta acá” que pusieron las masas.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre