El ajuste en Ciencia y Técnica se profundiza

¡Necesitamos un plan de lucha a la altura de este ataque!

Macri, Barañao y el Directorio del CONICET quieren dejar sin trabajo a más de 2000 investigadores para pasar el ajuste que pide el FMI

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Por Natalia Ferressini y Alex Colman

 

La situación de desfinanciamiento del sector científico no es una novedad. Hace décadas arrastramos la precarización laboral a la que nos someten a miles de becarias y becarios por no considerarnos trabajadores -sin derechos tan fundamentales como vacaciones, licencias por enfermedad o maternidad, aguinaldo o aportes jubilatorios-, lo mismo que la pérdida de poder adquisitivo que se viene profundizando desde antes de 2014. Asimismo, hace varios años que venimos denunciando el solapado recorte en los ingresos a la Carrera de Investigador Científico (CIC), que repercute en el despido de investigadores del sector.

Sin embargo, el gobierno de Macri -de la mano de los lacayos del Directorio del CONICET y el Secretario Lino Barañao- ha decidido redoblar la apuesta en contra de las trabajadoras y trabajadores del sistema científico. Primero nos ajustan económicamente, con la complicidad de la burocracia sindical, firmando paritarias de hambre que nos dejan a las becarias y becarios con salarios 4 mil pesos por debajo de la Canasta Básica. Avanzan también sobre conquistas del movimiento como las prórrogas para mujeres que tuvieron hijos durante la beca doctoral o posdoctoral. Y ahora, nos encontramos con un recorte brutal de los ingresos a CIC, sólo 450 ingresantes de casi 2600 postulaciones, lo que representa nada más y nada menos que el despido de un 83% de los postulantes. Más de 2100 investigadores que trabajaron en el sistema durante 7 años o más, produciendo conocimiento en ciencias básicas o aplicadas en Universidades Nacionales, en centros de salud pública, o articulando con la industria. Jóvenes científicos y científicas que fueron despedidos teniendo evaluaciones intachables (algunas de las cuales llegan a 97 o 98 puntos sobre 100), muchos de los cuales se quedan en la calle a partir del 1° de mayo.

Pero vayamos a los números concretos, por área, del recorte al que pretenden someternos. En la convocatoria general, es decir, “temas libres”, en el área de Ciencias Biológicas y de la Salud (que engloba a Medicina, Biología, Veterinaria y Bioquímica) aprobaron a 64 de 321 científicos postulados, es decir, cerca del 20%. En el área de Ciencias Exactas y Naturales (Matemática, Física, Astronomía, Química y Ciencias de la Tierra y las Atmósferas) ingresaron 64 científicos de 255 postulados, lo que representa el 25%. En Ciencias Agrarias e Ingeniería (todas las Ingenierías, Ciencias Ambientales, Hábitat y Diseño, Informática y Comunicaciones) fueron probados 42 de 254 postulantes, el 16,5%. Para el conjunto de las Ciencias Sociales y Humanidades los ingresos sumaron 38 de 556 postulantes, un miserable 6,8%. En total, de todas estas categorías sólo ingresó el 15%, es decir, 208 científicos y científicas de un total de 1386.

Dentro del área de “temas estratégicos” (temas definidos por el Ejecutivo como de interés estratégico para el desarrollo del país) ingresaron 154 de 874 postulantes; es decir, en los temas que el propio Estado define como estratégicos para el desarrollo de nuestro país, sólo ingresó el 17,6%.

Por último, pese a los dichos de Barañao respecto de la necesidad de que las Universidades Nacionales absorban parte de los científicos en la nefasta entrevista que le hicieron en el diario Clarín,[1] la flamante categoría de “fortalecimiento a universidades” contó con 88 ingresos sobre 335 postulaciones entre las cuatro categorías (Ciencias Agrarias e Ingeniería, Ciencias Biológicas y de la Salud, Ciencias Exactas y Naturales y Ciencias Sociales y Humanidades), es decir un 26% de aprobados.

Así llegamos a los 2145 científicos y científicas despedidos por este gobierno.

El gobierno de Macri, en su rotundo fracaso económico, no sólo le roba el presente a más de dos mil científicos y científicas, sino que nos está robando el futuro a los que venimos detrás, porque este recorte brutal afecta a los futuros concursos en los que el efecto dominó se profundizará cada vez más. Y los que hoy seguimos siendo becarios nos encontraremos concursando con todas y todos los despedidos de las convocatorias anteriores. Es claro que estamos frente a un descarado intento de desguazar el sistema Científico y Tecnológico.

 

El rol de contención de la burocracia y la flamante sumisión del PO

La movilización multitudinaria de ayer frente al CONICET sólo puede entenderse en el contexto del conflicto general en Ciencia y Técnica que se viene desarrollando en torno al brutal ajuste en el sector. La instancia de ayer había sido convocada hacía varias semanas por la dirección de ATE CONICET, pero con otro cariz. Se trataba de una medida de carácter simbólico, enmarcada en el Día del Investigador Científico: una olla popular al mediodía, y a las 16:00 hs. la colocación de una baldosa en homenaje a Dante Guede, trabajador de CONICET detenido-desaparecido durante la última dictadura cívico-militar. Por su parte, desde Jóvenes Científicos Precarizados (JCP) -organización sindical de la que participamos- nos propusimos convocar a una movilización ese mismo día a las 11:00 hs., aprovechando que se reunía el Directorio del CONICET, con el objetivo de reclamar por recomposición salarial, derechos laborales para becarios, y contra los recortes al ingreso a la Carrera de Investigador (dado que ya se rumoreaba que iba a haber un recorte más pronunciado este año). Nuestro planteo central, desde la Corriente Sindical 18 de Diciembre y también desde JCP, tenía que ver con la necesidad de convocar de forma urgente a una Asamblea General de Trabajadores de Ciencia y Técnica para discutir un plan de lucha contra el desfinanciamiento en el sector científico.

Mirá también:  Por Carlos Fuentealba en la Casa de Neuquén | Habla Héctor Chino Héberling

La publicación de los resultados de la convocatoria 2018 para ingreso a la Carrera transformó sustancialmente todo el panorama. Como dijimos más arriba, nos encontramos con el anuncio de más de 2000 despidos inminentes, encubiertos por la lógica precarizante del CONICET. Como JCP fuimos convocados el lunes a una reunión de coordinación en la sede de ATE de Carlos Calvo con el conjunto de las organizaciones políticas y sindicales del sector, en la que propusimos realizar una Asamblea General durante la acción del miércoles para discutir los pasos a seguir. Pero nos encontramos con la negativa del sindicato a convocar a una Asamblea General, bajo el argumento de que lo del miércoles era una medida que el sindicato había planificado desde hacía bastante tiempo, y que tenían que respetar las instancias orgánicas del sindicato, por lo que no podían convocar a una asamblea. En cambio, proponían realizar un corte de calle para manifestar su descontento con la situación, y posteriormente, convocar a una movilización a Plaza de Mayo o a Congreso en una fecha posterior. Frente a nuestro llamado de atención, el sindicato respondió que su rol era “contener al movimiento”, y que dejar la toma de decisiones en manos de una asamblea era una muestra de irresponsabilidad política. Los planteos de algunas de las restantes organizaciones sindicales fueron incluso más nefastos: el kirchnerismo, por ejemplo, planteó que lo que había que decir el miércoles era que “hay que votar mejor en octubre”, y que esta situación “se va a resolver con el cambio de gobierno”. Sin embargo, luego de una dura batalla política, y coadyuvado seguramente por la bronca que se vivía por abajo, el día siguiente ATE finalmente se dignó a convocar a una asamblea para el día  miércoles.

Lo que evidencia claramente este breve racconto es el modelo de sindicalismo que lleva adelante la dirección de ATE CONICET: un rol de contención del movimiento, que pretende ante todo descomprimir la bronca por abajo con medidas de carácter simbólico, y dispersando cualquier instancia de discusión colectiva. Se hacen pasar por luchadores, pero en realidad son otro sostén de la gobernabilidad, una condición de posibilidad más para que el ajuste se profundice.

El día de ayer nos hicimos presentes frente a las puertas del CONICET cientos de trabajadores del sector científico: despedidas y despedidos, becarias y becarios, investigadoras e investigadores, y también docentes y estudiantes universitarios. Todos con un reclamo unitario: Macri no se aguanta más, y hay que frenar el ajuste en Ciencia y Técnica. Sin embargo, el desarrollo de la jornada mostró distintas líneas de clivaje que es necesario reponer. En primer lugar, es de destacar que finalmente el Directorio del CONICET suspendió su reunión, en una clara muestra de desprecio por el futuro de los nuevos despedidos. Ante esto, se pidió una reunión con los gerentes del CONICET a la que subieron delegados de ATE CONICET (de la lista Verde y Verde y Blanca), Red de Afectados y JCP. En esta reunión, los gerentes (Alan Temiño y Alberto Arleo) lo único que ofrecieron fue la apertura de una reunión el próximo 23 de abril con una comisión de miembros del Directorio, para hablar de los despidos y de la problemática salarial. Una reunión que se va a efectuar siete días antes del 1° de mayo, esto es, a una semana de que a cientos de despedidos se les terminen sus becas doctorales, quedándose sin continuidad laboral, y en la calle.

Mirá también:  Del ajuste en Ciencia y Técnica

Ante este panorama, desde la Corriente Sindical 18 de Diciembre presentamos la moción de permanecer en el CONICET hasta que se presente un compromiso de adelantar la reunión, realizando una medida de fuerza para presionar y generar un hecho político que tuviera mayor alcance. Otras organizaciones políticas como RyR, y la mayoría de los Afectados (los despedidos), propusieron ingresar al hall del CONICET hasta que se diera respuesta a nuestros reclamos. Sin embargo, ATE CONICET y el sector mayoritario de JCP, encabezado por el Partido Obrero, acordó levantar la medida de hoy, y realizar un corte en Santa Fe y Godoy Cruz, votando además una serie de medidas para darle “continuidad” al plan de lucha: una movilización a Plaza de Mayo el miércoles 17 de abril, y una nueva movilización al CONICET el 23 de abril. De esta manera, ATE CONICET y el PO defendieron la misma política, diluyendo cualquier posibilidad de efectuar una medida de alto impacto cuando eso era justamente lo necesario. Bajo la responsabilidad de ambos, ayer se perdió una oportunidad importantísima: pegar en caliente aprovechando que éramos cientos -o quizás mil- en el Polo Científico, generando un hecho de impacto político nacional en relación a un tema que hoy está instalado en la opinión pública. Veremos cómo se desarrolla el conflicto a lo largo de las siguientes semanas, pero que esto sirva como muestra de cuán distintas son nuestras perspectivas respecto de las políticas de la dirección de ATE CONICET y también del Partido Obrero.

 

Hay que masificar la lucha. El 17/04 es necesaria una Asamblea Multisectorial

Si bien consideramos que el día de ayer se perdió una enorme oportunidad, bajo ningún punto de vista creemos que haya sido la última. El movimiento es muy dinámico y las bases (en su mayoría no agrupados) tienen muchísima bronca y pueden reorganizarse si se les da una perspectiva de lucha real y concreta.

Desde la Corriente Sindical 18 de Diciembre no depositamos ninguna confianza en la instancia de negociación abierta. En último término, lo más probable es que el Directorio se niegue nuevamente a dar respuesta a nuestros reclamos. Este escenario va a poner sobre la mesa la necesidad de pasar a medidas más contundentes. Tenemos que empezar a pensar en medidas que estén a la altura de las circunstancias. El recorte de Carrera de 2016, con más de 500 despedidos, puso sobre el tapete la necesidad de una toma del Ministerio de Ciencia. Hoy son más de 2000 despidos. Si el ataque es duro, necesitamos responder de forma dura. Es por eso que tenemos que empezar a discutir los próximos pasos a seguir, articulando con los distintos sectores en lucha contra el ajuste.

El próximo 17 de abril hay convocada una movilización a Plaza de Mayo de trabajadores del sector científico, en articulación con sectores de la educación universitaria. La idea es movilizar y realizar algún tipo de acción con impacto para continuar con la instalación del conflicto en la opinión pública. Desde la Corriente Sindical 18 de Diciembre convocamos a movilizar ese día, en continuidad del plan de lucha votado en la asamblea de ayer. Sin embargo, creemos que esta instancia es una oportunidad para realizar una Asamblea Multisectorial que permita el desarrollo y profundización del plan de lucha. La enorme potencialidad de tener a todos los sectores afectados por el recorte en el sector científico, más las y los docentes universitarios, hace que sea indispensable que la marcha del miércoles a Plaza de Mayo concluya en una multitudinaria asamblea donde se debata un plan de lucha que esté a la altura del brutal ataque al que nos enfrentamos, de cara a la próxima instancia de negociación del martes 23 de abril.

 

¡Masifiquemos la lucha! ¡Asamblea Multisectorial para derrotar el ataque del gobierno!

¡Macri no se aguanta más! ¡Todos los despedidos adentro!

[1]             Clarín; Política; 07/04/2019; nota de Ricardo Braginski “Cara a cara Lino Barañao: ‘Ahora se cree que hay derecho que se financie la ciencia, pero no fue siempre así’”.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre