Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Por Milton R

 

Este jueves, gremios del sindicalismo combativo y diferentes agrupaciones de izquierda como el Nuevo MAS se movilizaron a Plaza de Mayo junto a diferentes sectores en lucha en repudio a los constantes ataques de despidos y suspensiones por parte de las patronales, con el intento de poner en marcha tintes de la reforma laboral. Durante la jornada, con miles en la calle, tuvieron una participación destacada los trabajadores despedidos de Pilkington y los obreros de Fate.

Recordemos que los trabajadores de la fábrica de autopartes, llevan un mes de lucha en el acampe montado en la puerta de la empresa, donde se reclama la reincorporación de los persecutoriamente despedidos. “Todos sabemos que el ajuste que estamos viviendo los trabajadores es por la complicidad de la burocracia sindical traidora” declaró Esteban Salvatierra, uno de los despedidos de dicha fábrica, a izquierda web, debido a la paupérrima y ausente CGT, quien hasta el día de hoy sigue escondiéndose. “Son los grandes traidores de la clase obrera que van a marchar a Lujan y hacen marchas de Antorchas pero no están en la calle reclamando un salario digno y puestos de trabajo” calificó Salvatierra a la burocracia sindical.

Por su parte, los compañeros de Fate también acaban de ser atacados bajo un preventivo de crisis dentro de la fábrica, lo que conllevaría por lo menos unos 400 trabajadores, casi un turno entero de trabajo, debido a “pérdidas millonarias” durante los últimos años y sus “causas externas e internas”.

Es así como muchos sectores, en conjunto, canalizan la bronca contra un gobierno que ataca sin piedad las condiciones de los trabajadores. Estos cierres de fábricas, junto a los despidos sin motivo, no son más que el resultado de las maniobras que quieren llevar a cabo Macri y sus amigos empresarios para dar pie a la reforma laboral que ya comienzan a imponer de hecho.

Mirá también:  La paradójica continuidad de un gobierno fracasado

En consecuencia a la crisis que están viviendo los trabajadores, quiénes son los que la están pagando la crisis financiera que está atravesando el país, es necesario un paro general activo de 36 horas y la unidad de toda la izquierda y los sectores en lucha, para poner en pie un verdadero plan de lucha y derrotar el ajuste del gobierno macrista y de los empresarios que cada día hambrean al pueblo trabajador.

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre