Mientras Hugo Yasky pide “evitar paros”, los docentes porteños se ponen en pie de lucha

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Por Pablo Pérez

En el segundo día del año, todavía resuena la bronca por los aumentos que anunció el gobierno nacional hace una semana: tarifazo al transporte, al agua y a la luz, como para arrancar… Pero parece que esa bronca y mal sabor que tienen millones de trabajadores, no la comparten los dirigentes sindicales.

Es que después de estos anuncios, el secretario general de la CTA, Hugo Yasky, se despachó en una entrevista diciendo que hay que “evitar los paros generales” durante el año electoral, salvo que el gobierno monte una “provocación”. Como si los escandalosos aumentos a todos los servicios, los despidos, los permanentes ataques a los trabajadores, a la educación y a las condiciones de vida y de trabajo de millones no fueran provocaciones por parte de un gobierno de CEOs que quiere llevarse puesto a los de abajo incluso en año electoral.

Yasky, que además de su cargo sindical es diputado por Unidad Ciudadana, resaltó que “estamos a diez meses de la posibilidad de derrotar a este Gobierno” refiriéndose, por supuesto, a las elecciones presidenciales de octubre. Sin sonrojarse, el dirigente sindical muestra el plan del kirchnerismo: dejar hacer y deshacer a antojo del gobierno durante diez meses más para ver si sin poner palos en la rueda La Jefa puede ganar las elecciones. Es decir, dejar a los trabajadores y a los sectores populares “a la buena” del gobierno del ajuste y el hambre por la posibilidad de derrotarlo en las urnas.

La situación se tornó más preocupante cuando Horacio Rodriguez Larreta, jefe de gobierno porteño, anunció el cierre de las 14 escuelas nocturnas de CABA en un rotundo ataque a la educación y a los jóvenes trabajadores que están terminando el secundario. Para Hugo Yasky y Unidad Ciudadana sería favorable al gobierno luchar contra el cierre de las nocturnas con medidas de fuerza efectivas: el paro general y la movilización. Su respuesta es “mejor esperar y ver”.

Mirá también:  Reunión CGT-FMI: Traidores y ajustadores

 

 

Éste no es el caso de los docentes porteños, que ya anunciaron que no iniciarán el ciclo lectivo 2019 si avanza el cierre de las 14 escuelas a las que asisten más de 2500 estudiantes, y preparan para el verano medidas de lucha que se sumen al no inicio de clase. Hay que rodear de solidaridad a los docentes y a la comunidad educativa en esta lucha contra el cierre de las nocturnas y por una paritaria que permita hacerle frente a los ataques de toda índole del gobierno.

Cambiemos sigue profundizando el ataque a los trabajadores. Generalmente los gobiernos patronales se guardan algunas migajas para los años electorales. Pero en el contexto actual, con un país al borde del default, con el riesgo país marcando records y el Fondo Monetario Internacional monitoreando y dirigiendo cada movimiento del gobierno, Macri sólo busca ajustar a la población para mostrarle a los mercados que pueden confiar en él. Su salida es reventar las condiciones de vida de millones. Frente a esto, el kirchnerismo y la burocracia sindical no se cansan de ser una muleta del gobierno para que no caiga y poder terminar su mandato en paz, intentando canalizar la sentida bronca popular hacia las elecciones en lugar de la lucha.

El 2019 llegó y trajo consigo más ataques a los de abajo. Y, como respuesta, el kirchnerismo nos manda a esperar ahora hasta octubre. No importa si en el camino las paritarias son de miseria, si ya no hay escuelas nocturnas en CABA, si el sueldo no alcanza ni para pagar la SUBE. La meta de la “oposición” es no hacer olas para que el gobierno pueda reventar la educación y el salario a gusto y piaccere. Nada bueno puede salir de esta política.

Mirá también:  Cómo no romperse la nuca en el salto hacia las masas

De lo que se trata es de acompañar las peleas de los trabajadores, que sin duda estarán a la orden del día a lo largo de este 2019, año de elecciones y de ajuste.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre