Puerto Rico

    Medio millón en la Marcha del Pueblo exigiendo la renuncia de Rosselló

    Tras diez días de protestas este lunes se dio la Marcha del Pueblo en Puerto Rico con una asistencia aproximada de medio millón de personas, en una isla con cerca de 3.2 millones de habitantes. La convocatoria se unió con el llamado a paro de las principales centrales sindicales. Las calles de la capital San Juan se vieron abarrotadas por jóvenes, mujeres, trabajadores, artistas, etc. en una convocatoria que incluso movilizó a personas del interior para manifestarse y pedir la renuncia del gobernador Rosselló.

    Izquierda Web2
    Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
    Johan Madriz


    La semana pasada se dieron a conocer cientos de mensajes entre el gobernador y su equipo de gobierno con contenido sexista, homofóbico y discriminatorio. Dentro de la trama se develó una estrategia de trolls en las redes sociales que, coordinadamente, actuaban bajo un guion para aparentar la aceptación de las medidas adoptadas por el gobierno y atacar las posiciones de la oposición.

    Simultáneamente, se abrió un proceso federal por el desvío de millones de dólares que debían destinarse a la atención de las víctimas del huracán María, que provocó miles de muertes y destruyó buena parte de la infraestructura del territorio, incluso colapsando la red eléctrica durante meses. Estos dineros habrían sido malversados y nunca llegaron a los programas de atención de los afectados.

    A pesar de los intentos del gobierno de ningunear las marchas divulgando datos falsos sobre la cantidad de asistentes la realidad es que las calles del centro de la ciudad estaban repletas hasta donde alcanzara la vista, llenas de banderas, al grito de ¡Fuera Ricky! y cantando al ritmo de las cacerolas.

    El domingo mediante un mensaje divulgado por todas las estaciones de radio, canales de televisión y plataformas de redes sociales Rosselló reafirmo que no pretende renunciar alegando que no ha cometido ningún ilícito y rebajando sus acciones como una mera equivocación por la que ya ha perdido perdón. Asimismo,anunció que no buscará reelegirse en el 2020 y que dejará la presidencia de su partido que domina el congreso bicameral.

    Estas declaraciones han aumentado la indignación popular ya que el caso de corrupción afecta a los más necesitados y saca a la luz a las miles de personas aúnestán en la calle tras haber perdido sus viviendas en el huracán. Así la marcha de este lunes, también bautizada como “660.510 + 1” en alusión al número de personas que votó por Rosselló mas una, es las más masiva desde hace al menos 15 años tras las protestas que pusieron fin a la maniobras de la marina estadounidense en la isla Vieques.

    Mirá también:  ¡Alto al bombardeo de Trump! ¡Por la autodeterminación del pueblo sirio!

    Tras la pérdida del apoyo popular la burguesía comienza a desmarcarse de la administración tras su inviabilidad política lo que suma puntos de presión que podrían provocar su eventual caída. Las empresas de cruceros (una de las actividades económicas más importantes de la isla) han suspendido la llegada de los barcos, los principales centros comerciales han cerrado sus puertas y el principal diario de la isla –El Nuevo Día– tituló en su portada: “Gobernador, es hora de escuchar a la gente: tiene que renunciar”.

    La falta de opciones políticas que aglutinen todo el descontento y combatividad es uno de los principales límites del proceso, que por lo demás es sumamente progresivo. ¡La furia es el único partido que nos une! cantaban los manifestantes reflejando esto. Así, el espectro político está copado por tres principales fuerzas. El Partido Popular Democrático de centro izquierda que aboga mantener el actual estatus de Estado Libre Asociado. El Partido Nuevo Progresista (de Rosselló) conservador de derecha que declara sus intenciones de anexarse a Estados Unidos y el Partido Independentista Puertorriqueño de izquierda socialdemócrata que plantea el desligue total de EEUU. Este en sus inicios esbozó algún ideario socialista, influenciado por la Revolución Cubana, pero con el paso del tiempo se ha transformado, tomando posiciones más laxas y sosteniendo como su principal bandera la soberanía del país dejando la discusión de clase relegada, actualmente solo tiene un representante parlamentario.

    La isla viene en una recesión económica que provocó la cesación de pagos en 2015 tras lo cual el gobierno federal tomó el control (aún mas) de la administración local llevando adelante medidas de ajuste neoliberal, para que ni un centavo de la deuda con los acreedores se quede sin pagar, al costo de la salud, la educación y la vida de los boricuas. La administración Rosselló es la mandadera de estos dictados de la Casa Blanca.

    Mirá también:  "El ascenso del socialismo millennial"

    Entonces, la situación política actual se debe leer y entender no como la simple rabia por mensajes discriminatorios y absolutamente condenables de un político burgués (aunque esta sea la chispa que encendió el fuego) sino como un fenómeno más profundo que tiene que ver con el sometimiento colonial de Puerto Rico al imperialismo yanqui. Es así que hay que exigir la renuncia de Rosselló y la salida de todos los bandidos del gobierno, pero también es necesaria la emancipación del país y que sean los sectores trabajadores y explotados los que decidan su futuro.

     

    Print Friendly, PDF & Email

    DEJAR UN COMENTARIO

    Ingresar comentario
    Ingrese su nombre