violencia y corrupción policial

    “Me obligaron a robar porque sino me mataban”

    Un joven rosarino relató ante el móvil de Canal 3 cómo fue secuestrado por oficiales de policía, subido a un auto civil, golpeado y obligado a punta de pistola realizar distintos robos durante cinco horas en la zona de Rosario. Luego de su testimonio el joven fue detenido “en flagrancia” por orden de un fiscal.  La escalada represiva y el crimen organizado, de la mano una vez más.

    Izquierda Web2
    Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


    En la tarde del viernes 6 de Septiembre, José Luis Zarvansky se acercó al móvil que Canal 3 estaba realizando frente a la Comisaría 15° en Sarmiento y Ameghino para denunciar que la tarde del jueves había sido detenido por agentes de la policía, quienes lo obligaron a cometer por los menos cuatro robos y le demandaban 20 mil pesos bajo amenaza de muerte.

    “Miren como tengo las manos, miren como me han pegado” relató Zarvansky, visiblemente golpeado y alterado, al móvil del canal de televisión.

    José Luis es un joven rosarino que, según relató, fue detenido alrededor de las seis de la tarde mientras andaba en su moto. No contaba con los papeles encima, razón por la cual los policías lo subieron a un patrullero. Ya desde ese momento de detención arbitraria y discriminadora se dio cuenta que algo andaba mal. Se sumó otro patrullero y lo llevaron a un descampado, lo hicieron subir a Ford Fiesta Kinetic gris donde había tres oficiales uniformados, lo engrilletaron, golpearon y luego lo llevaron por la ciudad obligándolo a cometer distintos robos.

    “Ellos sabían donde estaba la plata y todo” contó José Luis, dando cuenta de un trabajo de inteligencia previo sobre los lugares que asaltaron para conocer movimientos, empleados y lugares de recaudación. “Me dijeron todo lo que tenía que hacer, me dijeron ‘manoteá celulares, todo lo que haya a mano’ y ellos me estaban esperando en el auto particular ahí afuera”. Incluso le dieron una pistola 9 milímetros sin balas para amedrentar. En el trayecto lo amenazaron, golpearon, le pusieron una bolsa en la cabeza y “picanearon” según relató”.

    Minutos después de su testimonio, con el móvil televisivo aún presente, personal de la comisaría 15° se apersonó y lo llevó detenido de manera violenta y atolondrada, por orden del Fiscal de Flagrancia César Cabrera. La detención fue capturada en cámara.

    Mirá también:  Gatillo fácil | Elevan a juicio a Luis Chocobar por el asesinato de Pablo Kukok

    Según trascendió en medios locales, el fiscal Cabrera desestimó la denuncia del joven, declaró que los hechos delictivos no existieron y que se le iba a hacer un peritaje por consumo de estupefacientes en el hospital provincial.

    Ante estos hechos César Rojas, dirigente regional del Nuevo MAS declaró: “Repudiamos totalmente la detención de José Luis Zarvansky, y exigimos una investigación seria e independiente sobre su denuncia. No puede ser que la policía actúe con total impunidad, es un caso que tristemente nos remite al de Luciano Arruga”. A su vez relacionó esta denuncia de violencia institucional a la escalada represiva que se vive en la ciudad y el país. “Ante una crisis social cada vez más evidente la respuesta, tanto del gobierno nacional como del provincial ha sido reforzar el dispositivo represivo, que ataca en primer lugar a la juventud pobre y precarizada. Con la excusa del narcotráfico intentan construir un enemigo interno en la juventud, y lamentablemente Perotti, aliado de Alberto Fernández que se encamina a ser el próximo gobernador también basó su campaña en devolverle ‘el orden’ a la provincia” se explayó.

    Finalmente Rojas, que es artista y da clases en la UNR declaró: “Es evidente que este sistema que excluye, margina y persigue a la juventud es un fracaso, pero no se trata simplemente de tal o cual gobierno, el capitalismo no va más. En ese sentido nosotros ponemos sobre la mesa otro programa, para que esta crisis la dejen de pagar los trabajadores y los jóvenes y la empiecen a pagar los que se enriquecieron con ella. Un programa que parte de romper con los mandatos del FMI, imponer un férreo control de cambio, de precios y abastecimiento, de aplicarle impuestos a las grandes fortunas sojeras y bancarias y que eso vaya a generar empleo genuino para todos los trabajadores que hoy sufren las consecuencias de esta crisis y lamentablemente también su faceta represiva”.

    Print Friendly, PDF & Email

    DEJAR UN COMENTARIO

    Ingresar comentario
    Ingrese su nombre