Verdad y mentira en las estadísticas

Los números del INDEC vuelven a desmentir a Macri

A contramano de las declaraciones y promesas de Macri en pleno año electoral, las mediciones del INDEC del mes de abril muestran que la política económica del gobierno no logra frenar la inflación y que más del 30% de los argentinos permanecen sin acceso a cloacas.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Agustín S.


Una vez más, el gobierno nacional y el organismo de estadísticas oficiales manejan números distintos y contrapuestos. Según los números de Macri, habría un millón y medio de personas más con cloacas fruto de la obras públicas realizadas durante su mandato. Según los números del INDEC, en cambio, en el transcurso de finales del 2017 a finales del 2018, la cantidad de personas sin acceso a cloacas habría ascendido un 0,2%, es decir, que a finales de 2018 había 143.000 personas más sin cloacas que en 2017. En total, son 9,6 millones de personas las que viven sin cloacas en la Argentina, un 34,5% de la población.

Ante la publicación de estos números, el macrismo no rectificó sus declaraciones ni se llamó a silencio, sino que creyó más conveniente salir a desmentirlos. Pablo Bereciartua, Secretario de Infraestructura y Política Hídrica, declaró públicamente que las estadísticas del INDEC serían “datos equivocados” y cuestionó los mecanismos de medición del organismo (ídem). Al parecer, Macri y sus funcionarios pretenden que la población de por reales números que no tienen ningún respaldo estadístico real o mínimamente serio, sólo porque ellos lo dicen. Las palabras que salen de la boca de un gobierno ajustador y anti-popular tendrían más credibilidad que las estadísticas que el mismo Estado hace públicas todos los meses.

Otro punto en el que el discurso macrista quedó expuesto es en lo relativo a la inflación y los supuestos “productos cuidados” o “esenciales”, anunciados por los funcionarios del gobierno nacional (Macri no fue capaz ni de hacer el anuncio por sí mismo) hace pocas semanas.

Estos 64 productos cuyo precio sería “congelado” hasta que pasen las elecciones fueron presentados como la solución milagrosa a la caída del poder adquisitivo de los trabajadores.

Mirá también:  Crece la bronca contra el gobierno

Sin embargo, las estadísticas del INDEC indican que en abril la inflación fue de un 3,4%. Si bien la de marzo había sido más alta (4,7), la inflación interanual total sigue en alza: entre marzo del 2018 y marzo del 2019 fue del 54,7%, y de abril a abril fue de 55,8%. Por si queda alguna duda de que los “precios esenciales” don un chiste, en el rubro alimenticio la inflación es especialmente alta, llegando al 66,2% internanual, con picos del 70 u 80% en algunos productos como el aceite y los lácteos.

En el rubro del transporte (en el que el gobierno había prometido terminar con los tarifazos por el resto del año) el aumento fue aún mayor, con un 68% interanual.

El aumento en el precio de los alimentos y el transporte es la expresión del traslado de la última corrida del dólar a los precios internos. En el contexto de una economía en crisis (recesión sin fin y caída del consumo) y con valores dolarizados gracias a la política neoliberal de Macri y el FMI, medidas superficiales como estas no pueden paliar ni levemente el impacto de la devaluación sobre la inflación y el salario de los trabajadores.

En suma, la incapacidad del macrismo de hacer coincidir sus promesas electorales con la decadencia económica que se plasma en las estadísticas oficiales (y que se percibe en la experiencia cotidiana de todos los trabajadores del país) da la imagen de un gobierno cuya política económica ha fracasado y que no logra dominar la situación.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre